• werrr
  • werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Crisol Internacional:”Adiós a unos de los secretos más guardados…Suiza”

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 14 Septiembre 2018. Publicado en Columnistas, Columnistas BCS , Crisol Internacional, Cultura, Economí­a

Si de secretos se trata, en el mundo existen de todo tipo: los secretos de una familia, los secretos entre amigos, el secreto profesional, como el de los médicos, los secretos por patentes, fórmulas, trucos y hasta de recetas, así como también uno de los más guardados históricamente con grandes repercusiones y posibles efectos  en el mundo de las finanzas y negocios: el secreto bancario, que durante mucho tiempo fue inviolable casi sagrado y un orgullo  del bello país de Suiza.  Esa nación helvética defendió por largo tiempo la confidencialidad de los datos bancarios a capa y espada y realmente hacía pocas excepciones para poder revelarlos; solamente en casos de encubrir delitos o en litigios por herencias o divorcios. Pocos saben que este legendario secreto nació en medio de una paradoja y el intríngulis político ocurrido hace varios siglos cuando su primer beneficiario fue el Rey Luis XIV de Francia. La historia parece de una novela de generosa trama e  intrigas, cuando el monarca francés prohibió la libertad religiosa y canceló dentro de su reino todos los derechos civiles de los protestantes, hecho que obligó a muchos de ellos a emigrar a los países vecinos y entre ellos a Suiza y particularmente a Ginebra donde se asentaron cada vez más banqueros reestableciéndose bajo el reconocimiento del Gran Concilio de Ginebra los servicios de crédito a su selecta clientela, encabezada entre otros por el mismísimo monarca que los perseguía en Francia. En otras palabras la corona francesa así recibía créditos de los propios banqueros “herejes”. Fue la época en que la discreción se convirtió en el valor más alto dentro de la banca y Suiza en el más preciado destino en donde poder depositar las riquezas con la confianza y a la vez una atractiva fuente de financiamiento… y todo en  secreto.

Para algunos aquel  bien guardado secreto suena a sinónimo de complicidad y encubrimiento, pero para otros siempre ha significado confidencialidad y certidumbre. El secreto bancario fue evolucionando con el paso del tiempo y  estuvo regulado por la ley civil durante el siglo XX, así un cliente de la Banca Suiza podía expresar una queja por daños contra cualquier banco suizo que no cumpliera con su compromiso de confidencialidad. Para 1930  el secreto bancario adquirió el carácter de obligación contractual, es decir “el derecho de un cliente a que su información bancaria: nombre, dirección, tipo de inversiones o créditos sean de carácter estrictamente confidencial”, comprometiendo a la vez  a todo  trabajador de un banco suizo, sin importar el nivel a “tener la obligación de guardar celosamente la información a la que tiene acceso”. De esta manera en 1934 Suiza promulgó la Federal Bank Act, conocida como Banking Act que le otorgó el reconocimiento legal al secreto bancario

A la fecha esa nación helvética es sede de la diplomacia y también de importantes negocios internacionales, ya que recibe aproximadamente en sus casi 400  bancos que han atraído fortunas por décadas, el 25% de todo el patrimonio mundial. Sin embargo, ante una creciente presión internacional  especialmente ejercida por parte del gobierno estadounidense y también por los delitos financieros cometidos en los últimos años, tuvo finalmente que despedirse tras más de tres siglos de uso y costumbre del famoso “Secreto bancario”. Así, después de un largo proceso de negociaciones Suiza aceptó  recientemente en este 2018 el integrarse al estándar global de la OCEDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y de la Unión Europea (UE) y ceder al intercambio automático de datos bancarios e información que antes eran ultra- confidenciales.

Notablemente el mercado financiero internacional aporta más del 9% al PIB  (Producto Interno Bruto) suizo y justo el sector bancario aporta casi 170 mil fuentes de empleo y  según las Asociación de Banqueros Suizos (ASB) el sistema completo gestiona anualmente aproximadamente 6.1 billones de Euros y la mitad de estos fondos provienen del extranjero. Ante las constantes demandas y quejas del Departamento de Justicia de los Estados Unidos y una denuncia al Banco UBS, uno de los más sólidos del sistema suizo, la presión sobre el “Secreto bancario” creció al grado de tener que entregar datos de casi 4,500 clientes estadounidenses iniciándose así el principio del fin de la confidencialidad bancaria suiza, que en forma absoluta, estricta y prácticamente sagrada se mantuvo por muy largo tiempo. Con este radical cambio al mismo tiempo aumentaron los escándalos de datos robados y evasión fiscal, causando serias grietas en el sistema y sus prácticas e irremediablemente cambiando su futuro. De esta manera a partir de 2018 las autoridades hacendarias de otras naciones ya no tendrán que emitir solicitudes especiales acerca de sus ciudadanos con cuentas en Suiza, sino que esa información les será entregada automáticamente cada año, salvo circunstancias especiales que la Confederación Helvética sigue negándose a cooperar en relación a bases  de datos robados…

Definitivamente Suiza nos deja ahora no solamente con sus bellos paisajes naturales y una exquisita gastronomía, sino con un legado histórico y ejemplar en cuanto al manejo de los recursos financieros.  El secreto bancario operó también en otras naciones como: Luxemburgo, Bélgica y Austria,  e incluso en algunas naciones de América Latina como Chile, Colombia, Perú, Argentina y México donde ha ocasionado intensos debates por implicar la protección de datos de personajes públicos que han abusado de esta prerrogativa. Como sea, definitivamente el “secreto bancario” desató mucha polémica desde su creación y existencia y mientras haya delitos relacionados con él siempre quedará el beneficio de la duda o como afirman los psicólogos acerca de todo tipo de secretos,que tarde o temprano se pueden convertir en “una mochila cargada de piedras”, el peso del secreto puede alejar a las personas de sus metas, ideales y valores más nobles, lógicamente entonces cuando uno se deshace de este peso, la sensación será de liberación absoluta.  Suiza finalmente se liberó  y cedió ante la presión internacional diciéndole “Adiós a uno de sus secretos más guardados” en un mundo que aún enfrenta grandes retos de desigualdad, pobreza e injusticia…y quizás reflexionado sobre este tema deberíamos hacer eco a las palabras del filósofo francés Voltaire: “No pienses que el dinero lo hace todo o acabarás haciéndolo todo por el dinero”…

 

P.S:https://www.swissinfo.ch/spa/secreto-bancario--m%C3%A1s-de-tres-siglos-de-pol%C3%A9mica/910988

https://www.efe.com/efe/espana/economia/suiza-dice-adios-al-secreto-bancario-en-2017/10003-3137885

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150721_economia_secreto_bancario_suiza_lf

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.