• werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Cultura empresarial: MODELO DE CONSTRUCCIÓN DE RESULTADOS

Escrito por Jorge Alberto Vale Sánchez en Sábado, 28 Enero 2017. Publicado en Cultura, Cultura Empresarial, Cultura Empresarial

Hemos considerado a una pareja, a una familia o a un grupo de amigos como casos particulares que nos permiten ejemplificar lo que ocurre en una organización publica; y es que dentro de una organización como tal participan por igual los beneficiarios y los proveedores dentro de la estructura y toma de decisiones de la misma. Lo anterior marca una total diferencia con respecto a la organización privada y sus relaciones entre cliente – empresa – proveedor.

            Es de vital importancia para una organización pública el crecimiento de su infraestructura, la cobertura de sus servicios y la calidad de los mismos, pero sobre todo el desarrollo humano de los involucrados en dicha institución: “clientes” “proveedores” y trabajadores. Para lograr este desarrollo es necesario conjuntar la creatividad,  la energía, la claridad de objetivos y  el compromiso individual de los miembros de la institución. En resumen, es necesario establecer un balance entre el fortalecimiento de nuestra gente y la construcción de resultados.

            Los modelos directivos de las últimas décadas del siglo veinte dejan ver un enfoque centrado en la “resolución de problemas”. Es común, por ejemplo, promover una reunión del cuerpo directivo de una organización para enfrentar una problemática dada y a partir de ésta buscar las soluciones. También es común citar al consejo directivo de la organización pública para atender aquellos problemas que han surgido dentro de un determinado periodo de tiempo,  siendo lo normal que la agenda del directivo de la organización sea llevada en términos de problemas por atender. Incluso es común, cuando se le pide una cita, escuchar frases como: “Déjame ver qué problemas debo resolver hoy”, o bien: “Déjame ver qué me agendaron para el día de hoy”. Esta actitud de apagafuegos deja ver la creencia de que el trabajo de un directivo es precisamente resolver problemas.

            Un modelo centrado en la construcción de resultados arroja en la actualidad mayores aciertos para nuestras instituciones públicas. En este enfoque se busca aprovechar al máximo la energía constructiva y disminuir paulatinamente el desperdicio de energía invertido en problemas que no son relevantes para el alcance de la misión y los objetivos institucionales. En este modelo se busca proveer la motivación, el involucramiento, el coraje y el empeño para el crecimiento de nuestra gente al mismo tiempo que se alcanza el enfoque de construcción de resultados para el crecimiento en infraestructura, cobertura y calidad de los servicios institucionales, asegurando con ello el desarrollo exitoso de largo tiempo para la institución. Este modelo busca administrar la energía aplicada conscientemente a la construcción de resultados deseados, minimizando su desperdicio y enfocándonos tanto como sea posible en el avance paulatino hacia la meta planteada. Los siguientes pasos permiten construir este modelo dentro de la organización:

Paso 1: Celebrar cada pequeño éxito alcanzado en la construcción del objetivo.

Paso 2: Investigar exhaustivamente sobre lo que se está haciendo para alcanzar cada situación exitosa.

Paso 3: Clarificar continuamente (re-enfocar) con lujo de detalles los objetivos buscados.

Paso 4: Ayudar a que todos los participantes (beneficiarios, proveedores y trabajadores) entiendan los beneficios de alcanzar los objetivos planteados.

Paso 5: Buscar estrategias  para mejorar lo que se esté haciendo bien y que permita acercarnos más al logro de los objetivos planteados.

            El primer paso nos permite centrarnos en lo que “se está haciendo bien” y permite comunicar a todos el avance en la construcción del objetivo. El paso dos nos permite conocer el por qué del éxito alcanzado, esto es, el por qué está funcionando nuestra estrategia. El paso tres nos permite conocer a detalle lo que pasará cuando el equipo alcance el objetivo. Estos primeros tres pasos promueven el fortalecimiento del equipo de trabajo y el aumento de la energía positiva necesaria para el involucramiento. El paso cuatro fortalece nuestros valores y le permite al equipo claridad sobre lo que cada participante puede obtener al alcanzarse lo deseado, mientras que el paso cinco asegura la constante y permanente renovación y mejoría en busca de la excelencia.

Acerca del Autor

Jorge Alberto Vale Sánchez

sqeee

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.