• werr
  • weee
  • werr
  • wer

LIBERTAD DE EXPRESIÓN ENCADENADA…

Escrito por Omar Castro Catedrático de la Universidad Mundial Campus La Paz en Lunes, 16 Junio 2014. Publicado en Jesús Omar Castro Cota, Noticias, Opinión

El pasado sábado 7 de junio, cuando la sociedad y el gremio de comunicadores festejaban el día de la libertad de expresión como derecho inalienable de todos los mexicanos, consignado en nuestra Carta Magna, al mismo tiempo las autoridades municipales de La Paz, encadenaban los accesos a la plaza pública del Ayuntamiento, en franca violación a las garantías individuales de los ciudadanos apostados ahí desde hace un mes. Más de 20 organizaciones de la sociedad civil mantienen un plantón pacífico en rechazo a la minería tóxica y en contra de la probable aprobación de un depredador y contaminante megaproyecto para la extracción de Oro en la zona de la Reserva de la Biosfera de la Sierra de La Laguna.

Un plantón que inició en el Palacio de Gobierno, y que ahora se busca que la reglamentación de la competencia municipal, vaya orientada a proteger la vida silvestre, las cuencas hídricas, y la vida humana, toda vez que la minería a cielo abierto para la extracción de metales preciosos, resulta altamente destructiva y contaminante, como ha sido ampliamente documentado y demostrado. Basta advertir cómo el agua de la cuenca de Los Planes, alimentada por las vertientes de la sierra de San Antonio, se encuentra con altos niveles de Arsénico derivado de la actividad minera de San Antonio y El triunfo, a pesar de las décadas que han transcurrido desde que en esos pueblos se desarrolló la minería en la extracción de Oro y Plata. A ello se le agregan los problemas de salud que aquejan a los pobladores de esa región del municipio de La Paz, cuyas causas son imputables a los residuos tóxicos que fueron a parar a los mantos acuíferos de la zona.

Las razones para rechazar estas actividades, tienen soporte científico y sea suficiente el sentido común, si observamos lo que ha sucedido en otras partes del planeta y particularmente de nuestro país. Se rompen los frágiles equilibrios ecológicos; se arrasa con la tierra; la vegetación; la vida animal; se consume mucha agua, y el resto queda contaminada, comprometiendo la salud de las presentes y futuras generaciones. En el terreno económico, es mínimo el impacto de los beneficios a nivel local, y las grandes ganancias generalmente parten hacia el extranjero, habida cuenta que la mayoría de las empresas son transnacionales.

En el transcurso de este mes de lucha pacífica, se han llevado a cabo diversas actividades como cine, conferencias, foros, conferencias de prensa, elaboración de carteles, reuniones informativas, reuniones con autoridades municipales, y el acopio de más de 25 mil firmas de ciudadanos libres y convencidos de la necesidad de parar la iniciativa de ese megaproyecto criminal que compromete la riqueza natural de Baja California Sur, y la salud de sus habitantes.

Sin embargo, el pasado sábado 7 de junio –Día de la Libertad de Expresión- y ante el anuncio de que llevaríamos a cabo un Festival Artístico-Cultural en la plaza pública del Ayuntamiento de La Paz, las autoridades con una actitud patrimonialista y represiva, decidieron que no se realizara dicho festival, y para ello, colocaron tremendas cadenas en los accesos al estacionamiento; apagaron todas las luces y cortaron la energía eléctrica de la que se proveía el plantón; y con la fuerza pública, pretendieron negarle a los manifestantes, su acceso con materiales paliativos a falta de energía eléctrica (plantas autónomas de electricidad), y en el colmo de la sinrazón, cortaron el agua de los sanitarios públicos para presionar a los manifestantes.

A pesar de ello, la voluntad, la determinación y el coraje de los allí reunidos, fue más grande que la torpeza política de quienes nos gobiernan desde el Ayuntamiento, y de la nada empezaron a aparecer plantas de energía eléctrica, lámparas, mobiliario, velas, pero sobre todo, el entusiasmo y la solidaridad de todas las organizaciones que se daban cita para sacar adelante el festival. ¿Quién dispuso semejantes medidas intimidatorias? ¿Quiénes decidieron conculcar los derechos más elementales con rango constitucional? ¿La presidenta? ¿El Secretario General? ¿El Director General de Policía? La respuesta la tendrán que dar de cara a la ciudadanía. ¿Querrían emular al exgobernador del Estado de México, ahora presidente, como en el caso de Atenco? Es probable; son del mismo Partido.

El mal cálculo seguramente tendrá un costo político, y más aún, si advertimos la fecha que escogieron para presionar a los manifestantes, precisamente el Día de la Libertad de Expresión. Su malestar por la presencia del plantón transfiguró en una violación a la ley; a creerse dueños de una plaza; a dejar en claro, de qué lado están, y a evidenciar la falta de tacto político frente a las manifestaciones de la ciudadanía. El plantón continúa, y la lucha sigue. Por el agua y la vida, vale la pena luchar, porque mañana o pasado nuestros nietos preguntarán ¿Y ustedes qué hicieron para evitarlo?

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.