• werr
  • weee
  • werr
  • wer

Temas femeninos: DIGAMOS ADIÓS A LAS COMPRAS COMPULSIVAS

Escrito por Nínfulas en Martes, 01 Enero 2019. Publicado en Cultura, redes sociales, Sociedad, Temas Femeninos

¿Les ha pasado que no pueden resistirse a comprar cierto artículo, aunque no lo necesiten? Seguro que sí, todas lo hemos vivido por lo menos una vez; a veces el motivo es una “oferta”, y muchas otras sólo se trata de un impulso o un enamoramiento loco por dicho objeto.

El problema con las compras compulsivas ya sea por aprovechar una oferta o por lo que sea, es que no sólo se trata de aprovechar una oportunidad, sino de un efecto mental, y es que incluso algunos estudios científicos, han descubierto que esa urgencia por comprar se debe a que las emociones y el sentido del valor son regulados en la misma parte del cerebro: la corteza prefrontal ventromedial.

Así que, por este motivo, cualquier publicidad que apele a nuestras emociones para vendernos algo, resulta exitosa. Así́, nuestro cerebro determina lo que siente y le parece valioso en la misma región que, además, forma parte de la toma de decisiones, lo cual dificulta hacer juicios imparciales frente a ofertas y abre el camino a compras compulsivas.

¿Cómo podemos evitar caer en esas peligrosas tentaciones?

Lo más recomendable es darnos tiempo para procesar la información, poner una barrera entre la emoción y el objeto, pensar muy bien si realmente es necesario comprarlo, y de esta forma juzgar con claridad;

Además, aquí́ te compartimos algunas claves para lograrlo:

Primero: saber que comprar no es un pasatiempo. La costumbre de ir de paseo a los centros comerciales para ver lo que hay en ellos es un error fatal, comprar por “diversión” se llama consumismo; de hecho, sólo deberíamos ir a las tiendas si necesitas algo específico, jamás a ver
qué ofrecen las rebajas.

Otro consejo infalible es, evitar que los datos de nuestra tarjeta se queden guardados en la computadora. Los sitios que te ofrecen “facilitar las compras con un clic” sólo intentan acortar el tiempo de decisión. Hagamos lo mismo con cualquier método de pago virtual, así́ tendremos unos minutos extra para pensar dos veces.

Por último, debemos apegarnos a una regla que jamás falla: si no habíamos pensado en un artículo antes de verlo, definitivamente no lo necesitamos. NO debemos comprarlo.

Nos puede encantar y quizá parezca una gran adquisición, sobre todo si está en descuento, pero si no había cruzado por nuestra mente hasta que lo tuvimos enfrente, es un deseo impulsado por las emociones, el gusto pasará no se preocupen.

¿Sabían que el cerebro confunde la necesidad de objetos con el vacío emocional? Este año, pensemos en eso cada vez que deseemos algo en alguna tienda departamental o en internet, y también preguntémonos qué sentimiento queremos satisfacer con esa próxima adquisición antes de hacerla y por qué creemos que nos haría felices. Les aseguro que la respuesta nos puede sorprender.

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.