• werrr
  • werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Animales imaginarios en BCS

Escrito por Ramón Ojeda Mestre en Viernes, 10 Mayo 2019. Publicado en Ramón Ojeda Mestre

werr

Animales imaginarios en BCS

Ramón Ojeda Mestre

 

Cuando una persona llega a los cincuenta años le empiezan a suceder cosas más raras y sorprendentes que las que le acontecieron antes de esos diez lustros ilustres o deslustrados. De eso se tratan las conversaciones entre amigos o de quienes se conocen por primera vez. La charla, verbal directa o vía epistolar, e incluso telefónica, no sólo se inicia con el clisé o cliché (ambas son válidas) de “Hola, ¿cómo estás?”, sino cuando uno de los dialogantes narra lo que le parece un suceso contable en su vida de preteridad inmediata.

Todo este farragoso prolegómeno para decir que al entrar al extraordinario Museo Regional de Antropología e Historia de Baja California Sur en La Paz, no había dado aún el charolazo del Inapam para librar el modesto y no molesto pago, cuando oigo una voz pausada y cálida que me convoca: “Maestro, estoy en deuda con Usted”, me reí, y le respondí: pues será usted el único, pues lo que yo tengo es una cantidad infinita de acreedores generosos y acto seguido el gran escritor e historiador Ernesto Adams me tomó del brazo y con pausado paso me condujo hacia unos estantes apetitosos e irresistibles donde cada plúteo contenía un acervo seductor.

 ¿Por qué será, pensé, que todos los intelectuales caminan igual? Ninguno se apresura, todos van como si quisieran dejar una huella en el mosaicado, digámoslo claramente, van como si flotaran con parsimonia. Véalo. Un verdadero intelectual, no camina ni se precipita a trancos como usted y yo, ellos levitan como un hovercraft terrestre calmo y cadencioso.

Jesús Ernesto Adams Ruiz, nacido en Tijuana y de la misma edad que Andrés Manuel López Obrador es un prolífico investigador de muy elegante cálamo y que actualmente tenemos la suerte de que esté a cargo de la Dirección General de Bibliotecas de BCS., ya antes lo fue de la Universidad Autónoma de BCS, donde está terminando su gestión uno de los mejores rectores que hemos tenido, Gustavo Rodolfo Cruz Chávez. Pues el Maestro Ernesto Adams, me guió, como un Virgilio en la obra inmortal de Dante Alighieri, hacia ese tentador y tentable mostrador de obras magníficas del Instituto de Cultura para obsequiarme su cuidado libro que lleva por título “Animales Reales o Imaginarios de Baja California Sur”, que recibí con felicidad y esperanza como sucede con las obras aún no leídas, pero sapiente como serpiente de que algo excepcional llegaría al clavarle no los incisivos caninos sino mis ávidos ojos con lentes de fondo de botella. A estas alturas, no sólo le crece a uno la panza y la picardía, sino el espesor de los espejuelos dirían rimando, mis abuelos.

 El libro de Adams es una verdadera maravilla. Es un libro de libros, es como una enciclopedia de bolsillo de cosas extraordinarias. Sí, desde luego que invoca a Borges con su zoología fantástica o a las historias faunísticas de Plinio el Viejo o de Aristóteles o las de Horacio Quiroga y las de Cortázar, Neruda, Arreola o Nicolás Guillén y los cita, pero en realidad recopila textos y pretextos selectos y senectos de una treintena de plumas sudcalifornianas del más alto nivel intelectual, cultural y prosístico.

 

Nunca imaginé que iba a aprender tanto de un libro que parecía tan inofensivo y mustio por su portada sepia con un extraño resto capital de venado de más de ocho puntas. Acertó usted, sensual lectora y querido y cornudo leyente, uno de los méritos del Adams pródigo y prodigioso es obsequiarnos la realidad zoológica de nuestro terruño sudcaliforniano y de su imaginario inagotable, que abre páginas con un recorrido por la descripción de la serpiente en las pinturas rupestres más grandes del mundo y que tenemos en Baja California Sur.

Por cierto, agradezco a mis compañeros del famoso equipo de Beisbol Rupestres que me hayan dado la oportunidad de conocer unas de los trescientos sitios con arte parietal, petroglífico y rupestre de Los Cabos, quizá el único equipo en BCS que tiene entre sus cometidos no sólo fomentar el deporte y practicarlo, sino combinarlo con la actividad cultural de las prehistóricas artes pétreas y el servicio social al llevar partidos de exhibición participativos a las colonias populares y a las escuelas de diversos niveles.

Este famoso equipo de los Rupestres en donde jugamos con puros guantes de segunda mano obsequiados, me tocó uno del “Cañoncito” Osuna de los Cañeros de Sinaloa que obsequiaran Toni Ramos o Ricardo Araoz, en este club singular de los Rupestres digo, que dirigen el Pitico Núñez y Alberto Urías, participan también mujeres y jovencitos cuando son juegos de exhibición, lo que fomenta la integración de género y el respeto a diferentes edades, y pesos (no de dinero sino de volumen, pues juegan desde flaquitos hasta redonditos, viejos y jóvenes y bellas mujeres como Verónica y Natalia). Pero, en fin, no nos desviemos, que ya bastantes y respetables desviadas políticas vemos, lo importante es el imprescindible libro de Adams, que cuando en el más allá me nombren dictador en el Mictlán, ordenaré que sea texto obligatorio y deleitante en las escuelas del Calmecac y Tepochcalli. ¿Qué tal? En fin, sólo me resta darle mis condolencias a mi amigo Demián Bichir por el trágico fallecimiento de su esposa Stefanie Sherk de 43 años el día de ayer en Los Ángeles. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tel 624 177 8960 

Acerca del Autor

Ramón Ojeda Mestre

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.