• wee
  • umoferta
  • weee
  • wede
  • weee

“CARAL, LA CIUDAD MADRE”

Escrito por Web Manager en Miércoles, 31 Julio 2013. Publicado en Cultura, Historia

¿Han escuchado sobre Caral?

Caral es presentada como “la primera civilización de América”.

Esta ciudadela fue descubierta en el año de 1994,  y  se encuentra situada en el Valle de Supe, al norte de Lima Perú, tiene aproximadamente 5000 años de antigüedad y fue la capital de la civilización Caral. Fue contemporánea de otras civilizaciones como las de Egipto, China, India y Mesopotamia; su organización fue teocrática y estuvo rodeada por otras civilizaciones, en lo que se denomina “sociedad aldeana”.

El área de Caral fue  declarada Patrimonio de la Humanidad por  la Unesco, el 28 de junio de 2009 en Sevilla, con ocasión de su trigésima tercera sesión ordinaria. Se reconoció así que Caral es distinguido por su antigüedad, complejidad arquitectónica con edificios piramidales, plazas, su diseño y la extensión urbana.

CARAL

Sobre esta ciudad, se ha planteado que fue sede de una comunidad constituida por varios linajes y regida por las cabezas de dichos linajes, donde uno de ellos sería el principal llamado Curaca  y los otros sus contrapartes.

Los Curacas de estos linajes conducirían y organizarían la vida de los habitantes de las diversas ciudades y pueblos contemporáneos a Caral como Áspero, Allpacoto, Miraya, Kotosh y La Galgada, entre otros. Todos ellos compartían una misma tradición y formaron una amplia y bien organizada red de reciprocidad e intercambio. Caral debió ser la cabeza de toda esta red de poblaciones costeñas.

Se dice que lo que mantuvo unido a la población de Caral fue la religión, que se usó como medio de cohesión y coerción social; esto representado en las pirámides religiosas,  con sus plazas, atrios y altares del fuego sagrado, donde se organizaban reuniones para la renovación de dichos monumentos y esto permitía el reconocimiento del poder y fortalecía la identidad cultural.

Lo anterior es la base de la civilización andina y están presentes en Caral como los factores más antiguos de la de la época prehispánica; la música ocupó un lugar importante en esta cultura, pero también hay muestra de un sistema de intercambio y circulación de bienes y servicios, un calendario ceremonial ligado además,  a la producción, el cultivo y la pesca o la construcción y renovación de los templos, entre las más destacadas.

Algunos especialistas sobre esta área, tales como la Dr. Ruth Shady  (jefa del proyecto  Arqueológico Caral-supe) y  el fotógrafo estadounidense Christopher Kleihege, nos dicen que la obra arquitectónica de la ciudad y los materiales asociados evidencian una organización social compleja en tres estratos jerarquizados, la población mayoritaria, los especialistas y las autoridades conductoras de lo terrenal y lo espiritual en el centro urbano.

Los cálculos más conservadores estiman que la ciudad sagrada de Caral albergó de 1000 a 3000 habitantes.

Caral, ha sido denominada también ciudad sagrada ya que fue una época en que por primera vez las sociedades peruanas tuvieron un gobierno central, donde se establece el estado y se utiliza la religión como medio de afirmación.

Todos los hallazgos de esta ciudad, representan religiosidad; muchos fogones para ofrendas, indicios de rituales en cada lugar, no sólo en los templos sino en cada casa o espacio público se da cuenta de esto.

Además de lo anterior, lo distintivo de esta ciudad sagrada, es que  a partir de los restos arqueológicos se llegó a la conclusión de que Caral ejercía como capital económica de una amplia región gracias a su trabajo de agricultura, cuyos productos intercambiaba con los pescadores de la costa u otras poblaciones. Esto se entiende al comprobar la abundancia de restos de productos marinos en Caral, estando ésta a unos 20 km de distancia  la costa más cercana.

Si hasta aquí, nos ha sorprendido esta ciudad, lo maravilloso es que estudios revelan que la dominación regional por parte de Caral, fue ejercida de una forma completamente pacífica, durante un periodo casi de 1000 años.

Caral no dejó restos de fabricación de armas, ni evidencias de la organización de un  ejército o guerra. De hecho las fuentes de agua no contaban con murallas defensivas.

¿Se imaginan?

El surgimiento de una civilización pero no a partir de una guerra. El ejercicio de poder alejado de toda idea de sometimiento o violencia

Verdaderamente es un ejercicio imaginativo lo que habrá que hacer, para situarnos en  aquella época, para visualizar una civilización en la que sólo predominaran los rituales, la música, los juegos, el comercio, pero todo, absolutamente todo de forma pacífica.

Por supuesto que viene a romper algunos paradigmas.

 

SI QUIERES CONOCER MÁS SOBRE ESTA CIUDAD, TE DEJAMOS UN DOCUMENTAL DE LA BBC SOBRE LAS PIRÁMIDES DE CARAL ¡DISFRÚTENLO!

 

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.