• werrr
  • werrr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Crisol Internacional: A, B, C… El privilegio de la educación en Yibuti

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 11 Septiembre 2020. Publicado en Artículos de opinión en BCS, Columnistas, Columnistas BCS , Crisol Internacional, Educación, Sociedad

La falta de igualdad en el acceso a la educación a distancia en el contexto  de la COVID-19 podría agravar la crisis mundial del aprendizaje

El Derecho a la Educación está anclado en prácticamente todas las constituciones políticas de las naciones, así como también forma parte medular de los Derechos Humanos Universales que en su Artículo 26 “hace obligatoria la educación primaria gratuita y universal.” Bien podríamos afirmar también que “nunca es tarde para estudiar y aprender” y que el acceso a la educación definitivamente brinda una oportunidad real para tener una mejor vida e impulsar el cambio social. Hay regiones en el mundo que no han dejado de inducir y promover sus campañas de alfabetización, ya que su rezago educativo no es adecuado y constituye uno de los principales obstáculos para su desarrollo. En el año 1967 la UNESCO oficialmente declaro el 8 de Septiembre como el “Día Internacional de la Alfabetización” para “recordarnos de la importancia de la alfabetización como factor de dignidad y de derechos humanos, así como para lograr avances en la agenda de alfabetización con miras a una sociedad más instruida y sostenible.”

A pesar de los logros alcanzados a la fecha los desafíos persisten, ya que 773 millones de adultos en el mundo NO poseen, hoy en día, las competencias básicas que brindan la lecto-escritura, un dato que por si sólo revela la imperante necesidad de extender y reforzar las campañas de alfabetización y concientización sobre el valor de la educación. Porque bien lo expresó Confucio siglos atrás: La educación genera confianza. La confianza genera esperanza. La esperanza genera paz.”

Hoy día en este tema nos enfrentamos ante un doble reto, ya que debido a la pandemia del Covid- 19, ni el libre acceso a la escuela o a un centro de enseñanza, ni tampoco a la tecnología que se requiere para conectarse al “aula virtual” están garantizados. Sin embargo, y con optimismo muchos pedagogos y maestros aseveran que este momento histórico nos brinda “la oportunidad para reflexionar y debatir sobre estrategias de enseñanza-aprendizaje innovadoras y eficaces en los programas de alfabetización de los jóvenes y adultos de cara a la pandemia y después de esta.” De hecho no solamente este 8 de Septiembre, “Día Mundial de la Alfabetización”, sino TODOS los días del año pueden ser espacios para revisar las políticas educativas, los programas y objetivos de la enseñanza y desde luego, el nuevo rol del maestro, ahora más que antes comprendido como tutor o facilitador del conocimiento, capaz de escuchar y de participar en un debate mundial sobre el futuro de la educación; rescatando la esencia y significado: desde el A,B,C hasta las fórmulas matemáticas complejas, de la historia del mundo y  los antepasados a la célula y la molécula y desde luego, a las bellas artes, la música y sobre todo transmitir mucha creatividad y empatía.

 Djibouti Early Grade Reading Activity | School-to-School International

En este nuevo contexto, lleno de desafíos, nos encontramos también con algunos de los retos de antaño en países que han sufrido históricamente un rezago educativo, como es el caso de Yibuti, una de las naciones actualmente menos desarrolladas y que está ubicada en el mero “Cuerno de África”, es decir al Noreste de África, en uno de los puntos geo- estratégicos más relevantes para la navegación y el comercio internacional. Asimismo, Yibuti comparte fronteras con Eritrea al Norte, Etiopía al Oeste y Sur y con Somalia al Sureste y cuenta además con acceso al Mar Rojo y al Golfo de Adén. País quehistóricamente formó parte también de la colonia conocida entonces como la “Somalia francesa”. El paísalcanzó su independencia en 1977 para convertirse en la República de Yibuti, un país multiétnico aunque en su mayoría musulmán y que cuenta actualmente con menos de un millón de habitantes, donde dominan los linajes afar y somalíes y en donde se hablan diversas lenguas afro-asiáticas que se reconocen oficialmente como lenguas nacionales; sin embargo, el árabe y francés representan las lenguas oficiales.

A pesar de que el sistema educativo de Yibuti está fuertemente influenciado por el sistema francés, hoy según los datos de la UNESCO y del CIA World Factbook,apenas el 67.9% de la población mayor a los 15 años sabe leer y escribir y por lo mismo las campañas de alfabetización son una prioridad para ese gobierno y también para los organismos de ayuda internacional. Yibuti cuenta con una extensión territorial de 23, 200 km² y según los Informes del Banco Mundial apenas cuenta con 81 escuelas primarias públicas, 24 escuelas primarias privadas, doce escuelas secundarias, dos escuelas vocacionales y una universidad en su ciudad capital, datos que revelan la situación precaria y la notoria insuficiencia de la cobertura educativa para una población que sigue creciendo a un ritmo acelerado.

Viajar a Yibuti - Lonely Planet

Los viajeros a Yibuti afirman de haberse sentido literalmente como “en el fin del mundo”, porque se trata de un país poco conocido a nivel mundial, que cuenta con vastas áreas rurales, áridas y desérticas, que hacen para una parte importante de su población que el camino a la escuela sea largo y pesado y bajo altas temperaturas. En un principio era una población nómada que hasta la fecha conserva algunas tradiciones culturales como la poesía y el canto para alegrar su vida. Al final del largo y abrumador recorrido a la escuela, cruzando un paisaje solitario todo valió la pena por conocer el universo de los números y el de las letras, además de hacer amigos y jugar en los ratos del recreo con los compañeros. En la actualidad Yibuti, como muchas otras naciones menos favorecidas enfrentan verdaderos retos para superar la desigualdad y el rezago y evitar la deserción escolar de los alumnos a temprana edad, motivada por la necesidad de hacer un  cambio a un trabajo que pocas oportunidades brindará en el futuro, pero que hoy urgentemente contribuye al sustento de  una familia que apenas tiene que comer y es por eso que TODOS deberíamos volver a valorar el “A, B, C  y el privilegio de la educación”, y que a pesar de los obstáculos que se nos presenten, aprender de las lecciones de otras naciones que también con esfuerzos ya han superado estos problemas.

Los niños de la calle de Caritas Djibouti – Clown Science Dreams 

P.S.: https://es.unesco.org/commemorations/literacyday

https://es.unesco.org/themes/derecho-a-educacion

https://www.infodev.org/articles/ict-education-djibouti

http://www.emiaroundtheworld.com/yibuti-la-sensa

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.