• werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Crisol Internacional: “Apagones y Amaneceres”

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 01 Abril 2016. Publicado en Crisol Internacional, Cultura, Política, Sociedad

Una vez más el mundo fue fuertemente sacudido y profundamente lastimado por las atrocidades recurrentes del Terrorismo,  que esta vez estallaron en plena Semana Santa y azotaron a Bruselas en Bélgica, a Pakistán y también a  Irak,  afectando a sus habitantes y también a sus visitantes. Lo que a pesar de la distancias nos pone a pensar si algún  familiar, amigo o conocido de nosotros podía haber sido una víctima más de esas tragedias. En estos momentos de shock y duelo mundial que TODOS hemos presenciado o experimentado de alguna manera, o bien a lo largo de nuestras vidas por diversas situaciones y circunstancias estresantes, resulta sumamente difícil mantener un espíritu fuerte y  la mente clara, objetiva y despejada. Entonces ante esa fragilidad, muchas emociones nos puedan invadir y hacernos sentir rabia, miedo, tristeza y una enorme impotencia después de la barbarie que  literalmente se nos  puede presentar y suscitar una situación de “apagón” interno, al encontrarnos a oscuras con uno mismo, enredados psicológicamente entre emociones negativas, malestares físicos y heridas del alma cuando reflexionamos sobre el estado actual  del mundo y el futuro de la humanidad…

Muy lamentablemente los temas del TERRORISMO y de la VIOLENCIA  se han vuelto ya en “el pan de cada día” y el encabezado de los medios de comunicación, o la noticia que perversamente vende y es un tema de conversación hasta en los rincones más remotos de la TIERRA.  Por ello, nuevamente surge la pregunta, ¿realmente existe algo que podamos hacer para prevenirlo y evitarlo? Y no limitarnos a ya NO querer PONER UN PIE FUERA DE NUESTRO PUEBLO o decidir  YA NO VIAJAR y  más triste aún YA NO CONFIAR EN NADIE; porque éste que está parado en la esquina o a la vuelta de nuestra casa puede ser un malhechor? Cuando nos encontramos así a  oscuras con nosotros mismos bien es cierto que no vamos a ver el resplandor de las estrellas  en el cielo y mucho menos las florecitas  del camino, el día se vuelve gris y la noche ésta por lo general  más oscura antes del amanece; pero bien es cierto que también puede haber un nuevo “amanecer” tras una larga y oscura noche lo que con esperanza nos permite despertar de nuevo y quizás cambiar las perspectivas y con fuerza y fe el propio mundo.

Hay una sabia expresión que dice “MANTÉN LA CALMA” que hoy día se ha vuelto en una de las reglas principales de cómo actuar ante una situación de peligro como un incendio, un terremoto, un choque con múltiples víctimas ó una acción terrorista o  con cualquier situación que amenace nuestra vida o integridad física y/ó emocional, pero realmente esta recomendación requiere de mayor explicación “MANTENER LA CALMA” implica ser capaz de reaccionar  de inmediato tras el impacto físico al entorno y al golpe emocional que acompañan a una  situación de emergencia súbita e inesperada, como por ejemplo una explosión cercana ó una sucesión repentina de disparos a nuestro alrededor. “MANTENER LA CALMA”  implica el poder reaccionar y controlar en el menor tiempo posible dado lo sorpresivo de cualquier hecho, ese impacto emocional que  la adrenalina nos aviva, efecto del que NADIE está libre, incluido también el  personal encargado de prevenir o remediar una situación de emergencia y que supuestamente está preparado.

Paradójicamente en la actualidad se disputan más conflictos violentos fuera de su origen geográfico y dramáticamente  el mismo miedo que  sienten las personas que hace meses huyeron de Afganistán o Siria hacia Europa Occidental aquejan a los centenares de migrantes balseros de África del Norte dispuestos a arriesgar todo para iniciar una nueva posibilidad de vida; es decir tener un nuevo “amanecer”. La angustia y el temor que los obligó a dejar a su patria, no sólo vive en los migrantes y ahora refugiados, sino ante los escenarios violentos en muchos ciudadanos de países altamente desarrollados y hay que estar consciente que en cualquier momento de la vida nos puede suceder esta especie de “apagón” o crisis que nos puede cambiar totalmente la vida o bien, terminarla… aspecto  que  nos motiva a cuestionarnos y  que también nos enfrenta al mismo tiempo a nuestros miedos más profundos. Por lo general estos sucesos se presentan acompañados por miedo y ansiedad, mucha confusión, incertidumbre y especulación porque tememos que  la situación se vuelva a repetir, todo eso es nutrido por las experiencias previas del pasado como sentimientos de desesperación, angustia o pánico grabados en nuestro cerebro. Los expertos de las neurociencias bien no tienen la “barita mágica” de cómo borrar o evitar a los “apagones”, sin embargo hay maneras para contrarrestar estos sentimientos y sanar las heridas provocadas por los hechos inesperados, tratando de conectarse con la seguridad y estabilidad interna. Al haber pasado por un hecho inesperado y todas las emociones que implica,  nos abre la posibilidad de entrar por una nueva puerta hacia nuestro interior, de entender cosas que antes no concebíamos o conocíamos de nosotros mismos, y así  adquirir seguridad y confianza en ámbitos desconocidos. En estos momentos de Semana Santa y con ello de tranquilidad, paz emocional y reflexión se debe  enfriar el miedo  y congelar el pánico como todas aquellas emociones negativas para recuperar y encontrar el nuevo YO…

Por último, incuestionablemente  existen reacciones colectivas ante ciertos sucesos inesperados o trágicos, pero las emociones que se desencadenan son la suma de las personales, cada persona vive las experiencias de forma distinta y puede elegir como enfrentarse a ellas, observando aquello que le provoca daño y reemplazarlo por algo que le de autoestima, seguridad y tranquilidad. A pesar de los acontecimientos y sucesos a nuestro alrededor por más graves e intensos que han sido,  todos somos dueños de nuestros pensamientos y sentimientos y no olvidemos que la realidad la construimos segundo a segundo, día tras día y muchas veces, después de algún “APAGÓN” se avecina un  nuevo “AMANECER”…y eso solamente  de nosotros depende.

 

P.S.: Consejos sobre seguridad https://eifeoidetam.wordpress.com/2015/11/22/lecciones-derivadas-del-reciente-atentado-terrorista-en-paris-oct-13-2015/

http://www.guioteca.com/psicologia-y-tendencias/%C2%BFque-hacer-frente-a-hechos-inesperados-como-apagones/

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.