• werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Crisol Internacional: “Bangladesh- cuando llueve sobre mojado”

Escrito por Andrea König Fleischer en Martes, 30 Septiembre 2014. Publicado en Cultura, Sociedad

En México tenemos un sinnúmero de proverbios, dichos y refranes que además de enseñanzas prácticas, nos puedan dar aliento y esperanza en momentos difíciles, como ha sido el devastador caso del Huracán Odile, en B.C.S.  Especialmente durante las horas antes, durante y sobre todo después de su paso y ahora, en las  en los incansables labores de reparación de daños y reconstrucción  de muchas comunidades rurales y colonias urbanas enteras a lo largo de nuestra Sudcalifornia. Por ello,  se escuchan constantemente palabras como: “Ánimo”,  “No pierdas la fe”, “En la unión está la fuerza.”, “Échele ganas.”  “NO te rindas”…” “La vida tiene que seguir” y cada uno de nosotros tendrá ante la crisis compartida, su propia respuesta de cómo salir de ella, tanto física, emocional y económicamente. Tras el desastre viene una especie de calma y profunda introspección que se divide en varios  segmentos emocionales que abarcan entre otros: shock, tristeza, lamento y  una legítima preocupación por recuperar la serenidad y retornar a  una rutina o cotidianidad que quizás en alguna momento no nos gustaba o aburría, pero que ahora anhelamos por recobrar y que empezamos a valorar y apreciar desde otra perspectiva. Durante estos momentos de reflexión personal por supuesto nos pueden llegar a la mente situaciones  de otros desastres naturales o catástrofes que han ocurrido tanto en nuestro estado o país, como también en otras partes del mundo. Sucesos que difícilmente se han podido  olvidar y que tristemente, en diferentes facetas y magnitudes van a seguir ocurriendo, sin que la humanidad pueda impedirlo. Sin duda, hemos logrando un extraordinario y muy veloz avance tecnológico y científico hasta ésta segunda década del siglo XXI, pero aún no dejamos de aprender sobre las fuerzas de la naturaleza y probablemente también sobre la fragilidad de nuestra propia naturaleza como SER y  sobre nuestro rol y nuestras responsabilidades dentro de una comunidad. Este aprendizaje nos puede motivar a mirar hacia otras naciones que han tenido que crear una verdadera cultura de prevención a raíz de dolorosas experiencias y Bangladesh, antes conocida como Bengala, ubicada en el Sur asiático, país limitando y casi totalmente rodeado por la India que lo circunscribe por el  Norte, Este, Oeste y  Noroeste y  al Sureste Myanmar (Burma), a corta distancia de Nepal y Bután, y limitado finalmente al Sur por el Golfo de Bengala, es sin duda un claro caso de sobrevivencia, resistencia y mucha solidaridad entre su pueblo.Esta ex colonia británica es uno de los países más poblados y pobres del mundo, con más de 140 millones de habitantes y que a pesar de registrar durante las últimas décadas un crecimiento económico favorable, mayor al 6% anualmente, cuenta todavía  uno de los índices de pobreza más altos en toda  esa región y el su ingreso per cápita se limita a sólo $ 1.25 Dls. al día; en otras palabras, un poco más que 16 Pesos  diariamente  para sobrevivir, realidades económicas no tan distantes de  algunas zonas marginadas de nuestro México y  áreas menos desarrolladas del mundo y que aunado a  las catástrofes naturales como: sequías, terremotos, huracanes e inundaciones que  se van agravado, han provocado verdaderas situaciones críticas y miserias sociales hasta que el apoyo de la ayuda humanitaria llega para causar solamente un alivio temporal. Bangladesh por todo esto y por su geografía se encuentra en la lista roja de países sujetos a riesgos climáticos durante la próxima década, ya que el 80% de su superficie territorial se encuentra prácticamente a nivel del mar, sus extensas llanuras o “floodlands” representan una verdadero e irresoluto problema en materia de riesgos y adaptación al cambio climático; es decir con el trasfondo de las crisis económicas, medioambientales y de seguridad que atraviesa este país, el refuerzo de las capacidades de ajuste de las naciones y de las comunidades se convierte en un tema realmente muy complejo y difícil de resolver. Por lo anterior y debido a la enorme presión demográfica que se vive en este país, existen muchos asentamientos en sitios de riesgo, con altos grados de contaminación del agua en algunas zonas, debido al  uso excesivo de pesticidas,  especialmente en sus costas y de arsénico en sus  zonas montañosas; además  de  presentar  problemas continuos de erosión a causa del alto índice de deforestación, que es a su vez, consecuencia de las crecientes  necesidades  de  las comunidades rurales.

 Reducir los riesgos ambientales integralmente no se limita únicamente a trabajar sobre y contra la vulnerabilidad frente a los riesgos naturales, sino sobre todo un abanico de factores económicos, sociales, políticos que producen o aumentan la vulnerabilidad de los individuos respecto a dichos riesgos. Por eso la reducción de riesgos se ha convertido en un tema de debate  tan relevante  mundialmente. En efecto, el cambio climático, la escasez de tierras  aptas para el cultivo, la creciente disminución de agua potable, la reducción de recursos naturales y los flujos migratorios masivos de las últimas décadas afectan el porvenir de la humanidad entera y más aún en naciones sensibles como Bangladesh, cuyo pueblo ha iniciado un admirable camino de lucha para mejorar  sus condiciones de vida y elevar su bienestar; prueba de ello son su decidida voluntad política nacional como exterior que ha también motivado la firma de importantes  acuerdos internacionales  como “La Convención Internacional sobre la Diversidad Biológica, El Protocolo de Kioto sobre el Cambio Climático,  La Convención de las Naciones Unidas para el Combate de la Desertificación, CITES,  La Convención sobre la Modificación del Medio Ambiente,  La Convención de Basileo sobre Manejo de Residuos Tóxicos,  La Convención del Mar de la ONU, Protección de la Capa de Ozono, Contaminación Marina y La Convención de Ramsar sobre los Humedales” buscando así una participación y un aprendizaje más activo en los foros internacionales y sobre todo, políticas estratégicas de conservación  para un mejor porvenir  en esa nación.

Un extraordinario ejemplo en la lucha contra las crisis y la  pobreza es  Mohamed Yunus, el fundador del Banco Grameen, galardoneado en 2006 con el Premio Nobel para La Paz por "los esfuerzos para promover el desarrollo social y económico desde abajo". Como expresó el jurado respectivo "No podrá alcanzarse una paz duradera hasta que una gran parte de la población mundial encuentre la manera de salir de la pobreza. Los microcréditos constituyen una de las formas de conseguirlo.” El desarrollo desde abajo sirve además para que la democracia y los derechos humanos ganen posiciones. Yunus ha demostrado ser por este concepto  un líder capaz de traducir sus ideas visionarias en hechos concretos para beneficio de millones de personas, no sólo en Bangladesh sino también en muchos otros países. Los créditos para gente pobre sin respaldo financiero alguno parecían una idea imposible. Pero desde su humilde inicio hace tres décadas, Yunus —primero y sobre todo a través del Banco Grameen— ha convertido los microcréditos en un importante instrumento en la lucha contra la pobreza, mostrando perseverancia y dando esperanza a los más necesitados.  Indudablemente, el ejemplo de Yunus puede  inspirar e invitar a una  profunda reflexión sobre la resistencia humana ante las tempestades naturales y de cómo actuar” cuando nos llueve sobre mojado”, porque a todos nos pueda ocurrir una tragedia ambiental y la diferencia siempre estará en  nuestra actitud de cómo enfrentar y salir de esas  adversidades…

 

 

P.S. Para datos económicos, demográficos y estadísticas: https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/bg.html

Sobre cambio climático: http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/COUNTRIES/SOUTHASIAEXT/0,,contentMDK:21893554~menuPK:2246552~pagePK:2865106~piPK:2865128~theSitePK:2

http://www.academia.edu/828160/Vulnerability_of_Bangladesh_to_Natural_and_Anthropogenic_Disasters

 

 

 

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.