• werrr
  • werrr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Crisol Internacional: CUANDO ACABE LA PANDEMIA…

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 16 Octubre 2020. Publicado en Artículos de opinión en BCS, Andrea König Fleischer, Columnistas, Columnistas BCS , Crisol Internacional, Opinión, Sociedad

Korona Virüs Endişesiyle Başa Çıkma Yolları - Arkas News

Después de meses de confinamiento causado por la Pandemia del COVID-19 han surgido alrededor del mundo cientos de mensajes, no solamente en las redes sociales y  la mega carretera del internet, sino también mediante comunicados telefónicos a través de diversas aplicaciones digitales y especialmente al interior de las familias, amigos y vecinos cercanos, expresando deseos y planes  acerca de: “Cuando acabe la Pandemia  voy a…”.  Pocas veces en el mundo entero se han escuchado tantas veces diferentes voces, algunas incluso fuertes y hasta enojadas, otras más moderadas pero firmes y también el eco de aquellas personas tranquilas y  sosegadas revelando  algunos de sus anhelos  y sueños a futuro: “Cuando acabe la Pandemia…”.

Es un hecho irrefutable que el COVID-19 ha puesto al mundo entero en jaque y particularmente nos ha impuesto nuevos retos en materia de SALUD y SEGURIDAD  y  a la par también plantea una serie de desafíos económicos a futuro para poder reactivar el crecimiento y el desarrollo de las naciones. Tanto los gobiernos de cada país, como los organismos internacionales y de ellos especialmente la Organización Mundial de la Salud  buscan soluciones, como si fueran casi “trajes a la medida” para aliviar la situación y encontrar un nuevo y ojalá  mejor modelo de desarrollo  para los pueblos. El profundo deseo de “CUANDO ACABE LA PANDEMIA VOY A…” es también un deseo íntimo, subjetivo y personal que sin lugar a dudas se relaciona especialmente con nuestra capacidad de soñar y desear; asimismo también expresa la voluntad, voluntad de querer, voluntad de cambiar, pero sobre todo, la voluntad de seguir adelante pero de una mejor manera.  Resulta  también lógico y muy entendible que muchas personas que han estado separadas de sus seres queridos externen que “Después de la Pandemia quiero ver y estar con  mi  familia y amigos.” Estos anhelos se convierten en uno de los más profundos de la humanidad, ya que  como seres sociales y gregarios, TODOS necesitamos de los demás y especialmente del afecto, cariño, la ternura y la comprensión mutua.

 Ellos sí sobrevivieron: La vida que sigue en las residencias - El  Independiente

Ahora bien, las nuevas tecnologías lograron “subsanar” algunos baches emocionales y satisfacer temporalmente  algunas de las  necesidades básicas causados por el distanciamiento social, pero a la vez como bien lo dicen los expertos comunicólogos “han modificado profundamente la relación de la comunicación con el público y con la opinión de las personas en general. Los internautas cada vez son más, son millones y tienen mucho poder para producir y difundir información sobre lo qué hacemos, o por ejemplo, de una organización, una empresa,  o comercio, y ahora sobre temas de la educación a través de clases virtuales, lo puede ser para bien o mal.” Aún nadie sabe a ciencia cierta  los resultados precisos de esta nueva  tendencia causada por la pandemia. Lo que sí  es que puede marcar una diferencia “estar en la red” es  nuestra actitud, que ojalá sea positiva y abierta al comunicar de forma honesta, abierta y también con humildad.

 Fotos de stock gratuitas de adentro, adulto, aislamiento

En todo este nuevo proceso comunicativo escuchamos también sobre planes de viajes, algunos tan grandes y ambiciosos como recorrer todo el mundo con una mochila,  o simplemente de poder caminar y gozar de la naturaleza que nos rodea para  redescubrir su belleza. También hay quienes hacen planes específicos  de compras, para renovar todo el interior de su casa, hacerla más funcional o bien, adquirir un nuevo  guarda- ropa, mientras que otros simplemente agradecen todo lo que guarda su ropero, viviendo con menos y tratando de hacer más con menores recursos ya que muchos negocios, grandes o chicos han sido afectados. Renovar votos  o también disolver vínculos maritales o de noviazgo ha sido otro tema delicado, ya que la pandemia nos ha exigido mucha paciencia, no solamente con los demás sino con nosotros mismos: convivir en espacios limitados durante un tiempo prolongado es una verdadera prueba de amor, comprensión y empatía. También se escuchan opiniones acerca del trabajo y los nuevos entornos laborales, para algunos la “home office” llegó para quedarse, para otros fue un motivo de renuncia o incluso de despido y definitivamente por ello de un cambio radical de vida y también de tener que forzosamente emprender un nuevo trabajo o proyecto, lo que afortunadamente para algunos  representa “una nueva luz al final del túnel” y por ende han dedicado todo su talento y creatividad para conseguirlo. También es cierto que aún quedan muchos deseos guardados internamente en cada uno de nosotros y tal vez los más íntimos y secretos sean los más nobles y magnánimos: vencer los miedos, tener amor a la vida y gozar de paz  para mi familia y amigos y también para mi comunidad y el mundo… además de sentir agradecimiento en todo el sentido de la palabra. Sobre esto probablemente el escritor francés Antoine de Saint Exupery, autor del  célebre libro el “Principito”  resumió con su ingenio y humanismo en una sola frase nuestro sentir de estos días: “El hombre se descubre cuando se mide con un obstáculo.”

Expertos vislumbran efectos del Covid-19 en las relaciones de familia y sus  aspectos judiciales - Facultad de Derecho - Universidad de Chile

Sin duda los tiempos de post pandemia, serán tiempos de renovación y reorientación personal y también en lo económico una redistribución de la riqueza y sin duda una pieza clave en todo este nuevo periodo  serán nuestros pensamientos y deseos de hoy que se pueden traducir en acciones concretas del mañana. Así que no quede corta la autoconfianza  en cada uno de nosotros y recordemos y repitamos frases positivas como “yo puedo hacer lo que me propongo; me lo merezco; nunca es tarde; no hay ni momento ni plan perfecto;  todos empezamos en algún lado; un paso a la vez;  frases que positivamente nos pueden motivar y empujar en estos tiempos hacia un nuevo comienzo. También existen muchos dichos populares que hay que recordar como por ejemplo “No hay mal que dure cien años”; “Solo puede mejorar”; ”Los errores son oportunidades de aprendizaje” que, si los tomáramos más en serio,  nos invitarían  a la reflexión para redefinir un necesario nuevo rumbo “Cuando acabe  la Pandemia…” lo que  tal vez  ocurra  poco a poco o como bien lo decía Cervantes quien nos aconseja “confiar en el tiempo porque éste nos dará dulces salidas a muchas amargas dificultades…”.

 Fotos de stock gratuitas de calle, ciudad, corona

P.S.: https://comunicaciolideratgepolitic.wordpress.com/2016/01/26/578/

 https://www.entrepreneur.com/article/269448

https://www.nytimes.com/es/2020/05/12/espanol/coronavirus-historia-pandemia.html

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.