• informe
  • werr
  • wer
  • weeee

Crisol Internacional: Cuando el pasado se hace presente: secuelas de las pruebas nucleares en las Islas Marshall

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 09 Octubre 2020. Publicado en Artículos de opinión en BCS, Andrea König Fleischer, Columnistas, Columnistas BCS , Crisol Internacional, Opinión, Sociedad

Топ 15 на данъчните убежища в света | Банкеръ

La mayoría de nosotros tiene la idea de que las islas del Pacífico son verdaderos paraísos con palmas de coco, playas de arena blanca bañadas en aguas turquesas y con un mundo submarino asombroso, características que en muchos casos coincide perfectamente con la realidad. Sin embargo y a pesar de nuestro fantástico ensueño, hay zonas en el vasto Océano Pacífico que han sido azotadas por experimentos con bombas nucleares durante mucho tiempo, no solamente al término  de la Segunda Guerra Mundial, sino también en la era moderna y específicamente nos referimos a las Islas Marshall, un conjunto de veintinueve atolones, distribuidos en cinco islas. Este estado insular se llama oficialmente la República de las Islas Marshall y está ubicado en la región de Micronesia, al Norte de Nauru y que en el pasado formó parte del Territorio en Fideicomiso de las Islas del Pacífico, administrado por los Estados Unidos, alcanzando su Independencia apenas hace tres décadas y hoy es uno de los países más jóvenes de Oceanía.

Históricamente se sabe que las islas fueron descubiertas por los exploradores españoles, Salazar (1526) y Saavedra Cerón, quienes las bautizaron como “Los Pintados” por su curiosa apariencia sobre el mar,pero dos siglos después los ingleses los nombraron “Marshall”, en recuerdo al explorador John Marshall quien las visitó en 1799. No obstante, los españoles las reclamaron como parte de sus dominios en Micronesia, hecho que no fue reconocido ni por la Corona inglesa, ni tampoco por la alemana de aquella época y quienes las volvieron a ocupar y  gobernar a partir de 1885, desarrollando un comercio floreciente de la copra o carne seca de coco. Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, Japón se apoderó de las islas, instalando fuerzas militares que fueron combatidas por las tropas estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial, quienes tomaron finalmente posesión de ellas al término de esa guerra. La historia de ocupaciones, invasiones, hostilidades y actos militares se fue posteriormente agudizando entre 1947 y 1958, en plena”Guerra Fría”, cuando se realizan 67 ensayos nucleares en esta región.

 Islas Marshall, una zona más radioactiva que Chernobyl y Fukushima

A pesar de que ha pasado más de medio siglo, algunos científicos de la Universidad de Columbia afirman que “Las bombas atómicas de las Islas Marshall contaminaron 1.000 veces más que Chernobyl y la radioactividad hizo inhabitables en algunas de las zonas utilizadas como campo de pruebas por Estados Unidos.” Asimismo se detectó queLos niveles de radiación que se registran en la actualidad en algunas regiones de las Islas Marshall, en el Pacífico Central, donde los Estados Unidos realizaron pruebas nucleares entre 1946 y 1958, durante la Guerra Fría, son mucho más altos que en las áreas afectadas por los desastres nucleares de Chernobyl, Ucrania y Fukushima, Japón. “ Tres publicaciones, casi simultáneas en la Revista deProceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) realizadas por un equipo de investigación del Centro de Estudios Nucleares de Columbia, presentaron datos actualizados sobre la concentración de isótopos nucleares en unas partes de las Islas Marshall afectadas por las explosiones del pasado. Estas investigaciones revelaron que la radioactividad está muy por encima del límite de exposición legal establecido en los acuerdos entre los Estados Unidos y la República de las Islas Marshall. Cabe señalar además que los estudios sobre contaminación radioactiva se llevaron a cabo con muestras de suelo, sedimentos oceánicos y diversos vegetales y el área de contaminación generalizada ocasionada por las pruebas nucleares del pasado abarcan la cadena de atolones situados entre Australia y Hawái, es decir  a una distancia de aproximadamente 9 mil km.

Quizás algunos recuerden con asombro y temor la  detonación nuclear de mayor potencia, conocida como “Castle Bravo”, en 1954 en el atolón Bikini que tuvo un poder destructivo 1.000 veces superior al de las bombas lanzadas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. Hoy se han detectado niveles elevados de contaminación en los atolones de Bikini, Enewetak, Rongelap y Utirik. Según los últimos informes, los expertos y las autoridades locales coinciden en que la radioactividad en estas pequeñas islas impide por completo el regreso de la población, es decir nos enfrentamos ante un verdadero reto de la humanidad, causado en el pasado, pero con enormes consecuencias para el futuro y no basta recordar simplemente las víctimas de los accidentes nucleares ocurridos en el pasado para hacer frente a un tema de interés global, que debería importarnos a TODOS: gobiernos, empresarios, científicos y a la comunidad internacional.  

Las pruebas nucleares de EEUU en las Islas Marshall han dejado más  radiación que Chernóbil y Fukushima | Ciencia 

Además, en el caso específico de las Islas Marshall, que tuvo un trato como “un botín” de varias naciones en el pasado; representando un lugar  geo-estratégico muy valioso en el Océano Pacífico  pero sobre todo,  el hogar de más de 50 mil habitantes, que siguen teniendo problemas generales de radioactividad ambiental y por ende de salud, en puntos como la isla Runit. A la vez los expertos  de la IAEA (Organismo Internacional de Energía Atómica de las Naciones Unidas) están muy preocupados por la seguridad de la cúpula de hormigón y acero construida hace más de 50 años para contener los materiales radioactivos en el punto de impacto de una de las bombas nucleares y opinan que: ”Basándonos en nuestros resultados, llegamos a la conclusión de que para garantizar una reubicación segura en los atolones de Bikini y Rongelap, sería necesaria una mayor remediación ambiental para evitar la exposición potencialmente dañina a la radiación”, relatando lo anterior de forma técnica los investigadores y con ello evidenciando con mucha claridad que “El pasado se hace presente”, y que existen claras secuelas de aquellos experimentos nucleares en las Islas Marshall y también en otras partes del mundo que no deban quedar en el olvido.

Islas Marshall teme exposición a desechos radioactivos | Noticias | teleSUR

PS.: http://ow.ly/wyN650v1l8p 

https://www.lavanguardia.com/natural/20190718/463575750959/las-bombas-atomicas-de-las-islas-marshall-contaminan-mas-que-chernobyl-y-fukushima.html

https://www.iaea.org/sites/default/files/40405081517_es.pdf 

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.