• werr
  • dddd
  • werr
  • qqttg

Crisol Internacional: “De hoteles, pensiones y posadas”…

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 23 Marzo 2018. Publicado en Crisol Internacional, Cultura, Política, Sociedad

Si estuviéramos abriendo nuestro baúl de recuerdos de los viajes y aventuras, especialmente aquella parte que guarda las anécdotas, se hallarían muchas historias que contar y compartir, y lo que en algún momento nos parecía difícil, complicado o tormentoso, hoy, tras el paso de los años, podría parecernos chusco o gracioso.  Desde la antigüedad el filósofo y escritor romano Seneca expresó su visión acerca de ese tema con mucha claridad al afirmar que: “Viajar y cambiar de lugar revitaliza la mente”… Así cada uno de nosotros seguramente tendrá que recordar y contar algún episodio de una visita a un hotel, la estancia en una pensión o la pernocta en una posada que resultó por una o muchas razones inolvidable…

La historia de los alojamientos y de la hospitalidad para viajeros es casi tan antigua como la humanidad misma y para los creyentes el significado de la “Posada” es algo sumamente especial que se tornó espiritual en aquel establo de Belén con el Nacimiento de Jesús Cristo.  Por otro lado, desde tiempos muy remotos la gente ha viajado por diversos motivos, ya sea por el comercio, la religión, la familia, la migración, los estudios o la recreación, entre muchos otros. En sí la palabra “hospitalidad”, viene de su raíz en latín que significa “host” o “cuidado paliativo” y según se documenta en los archivos históricos, los primeros “hoteles” eran casas con cierto confort abiertas al público. Durante aquellas épocas antiguas, por desgracia, algunas de estas “casas” también tenían cierta reputación poco favorable al prestarse para “el negocio más antiguo del mundo”. Fue hasta la era del Imperio Romano que comenzó de manera más formal la instalación de moradas y posadas específicamente para poder atender mejor a los viajeros y para brindarles comodidad y servicios de comida, principalmente a los mercaderes. Sin embargo, según los historiadores fue en el Lejano Oriente, el Hotel Hōshi Ryokan el que se convirtió en el más antiguo del Planeta, ya que se fundó en el año 718 en Komatsu, poblado ubicado en la Prefectura de Ishikawa en Japón y que desde entonces ha estado durante más de trece siglos en manos de la misma familia y que a la fecha puede alojar hasta 450 personas en 100 habitaciones. También hay pruebas de que en Saint Germain des Pres, en Paris en el año 829 ya existía un sitio para albergar a 140 huéspedes y que Carlo Magno impulso este servicio al solicitarle a los obispos apoyo en la creación de posadas sin distinción de ricos y pobres. Más tarde en el siglo XII, cuando se abren nuevas vías de comunicación y fronteras en Europa comenzó la era de los grandes viajes, como las muy conocidas del explorador Marco Polo y con eso surgió la necesidad en medio de una época violenta y de revueltas en lo político y en lo social, el tener que legislar igualmente la hospitalidad, decretando por ejemplo en una parte de Francia, entonces el reinado de Burgundia que: Quienquiera que rehúse a un huésped recién llegado un techo o un hogar pagará tres sueldos de multa.“ Así durante la Edad Media, gracias a esta ley los viajeros podían tener la seguridad de que recibirán hospitalidad allá a donde fueran. Fue entonces cuando también se abrieron más hospederías para los peregrinos del noble Camino de Santiago, para que pudieran llegar sanos y salvos a su destino. Para muchos estudiosos en la materia, Francia es considerada la cuna de la hotelería moderna, ya que muchas mansiones elegantes de sus ciudades se convirtieron en “Hôtel de ville”, así también aquellas ubicadas en la campiña con un toque más rústico y encantador.

Las primeras posadas en el Nuevo Mundo se establecieron en los Estados Unidos después del Descubrimiento de América en 1607, iniciándose una industria de lo más prósperas alrededor del mundo al crearse paulatinamente famosísimas cadenas hoteleras. Justamente el primer hotel que oficialmente fue construido y que también cotizó en la Bolsa de Nueva York, fue el Hotel City, que abrió sus puertas en 1792 en la “Gran Manzana”, que entonces apenas tenía 30 mil habitantes; mientras que el primer hotel moderno y lujoso de una categoría de cinco estrellas, el Tremont inició sus operaciones en 1809 en la ciudad de Boston. El famoso hotel neoyorkino, ubicado a un costado de Central Park, el Waldorf Astoria fue el primer hotel en ofrecer servicio a cuarto o “room service”, para satisfacer los caprichos y antojos de sus visitantes y el primer hotel de negocios fue el Statler ubicado en Búfalo que se inauguró en 1908 con el boom del nuevo siglo y la efervescencia económica a principios del siglo XX. Además con el invento de los automóviles comenzó a imponerse una nueva modalidad para los viajeros motorizados, creándose a lo largo de las carreteras que atraviesan Norteamérica el concepto del “Motel”, es decir “Motor+Hotel”. Nada más entre 1939 y 1960 se construyeron 35 mil moteles en los Estados Unidos reflejando la creciente demanda por este servicio de comodidad, casualidad y a la vez practicidad…

En la actualidad y con la llegada del internet y la posibilidad de las reservas hoteleras online, existen 15 cadenas muy poderosas de empresas que cuentan con por lo menos 500 hoteles de gran turismo a nivel mundial. Las antiguas llaves también ahora han sido substituidas por tarjetas electrónicas con chip para facilitar los accesos y mejorar los niveles de seguridad de los huéspedes. Hoy la gran mayoría de los hoteles son evaluados por sus visitantes y los estándares de calidad no solamente se expresan a través de las famosas estrellas distintivas que miden sus rangos, sino también el gusto y la preferencia de sus huéspedes. En la “Red” abundan los sitios especializados que nos bombardean literalmente con “ofertas” a través de astutas estrategias de marketing sobre los “mejores hoteles, hostales y pensiones”, prometiendo exclusividad, economía o estilo. Para algunos, nombres como el Hotel Plaza de Nueva York, el Taj Mahal Palace en la India, los hoteles Ritz de Paris y Londrés, el  Sacher en Viena, el Adlon en Berlín, el Coronado en la isla con el mismo nombre frente a San Diego, el Palace de las Vegas o el Pera Palace en Estambul son solamente algunos ejemplos del tipo “Grand Hotel” que se han vuelto icónicos por las personalidades y los artistas que los visitaron o las películas que ahí se filmaron convirtiéndose así en un punto de referencia lleno de clase, nostalgia y lujos. Además existen en muchos los testimonios vívidos sobre viajeros muy excéntricos que han solicitado durante su estancia por ejemplo: el llenado de la tina con miel o chocolate, sopa de cocodrilo para cenar, campanitas para ser arrullados o ¡la modesta cantidad de 816 cojines para poder conciliar el sueño! Cuando se trata de hoteles y alojamientos prácticamente TODO puede ocurrir y existen desde el más barato, el Faridpur en Dhaka, la capital de Bangladesh que cobra menos de medio dólar por noche, al más lujoso The Mark, en medio Manhattan que cuesta 73 mil dólares la suite y ni que decir de los Emiratos Árabes, especialmente cerca de Dubai donde han surgido nuevos complejos turísticos muy exclusivos, cuyos cuartos y suites se rentan arriba de los 25 mil dólares por noche. Asimismo hay hoteles muy exóticos como los submarinos en Florida, los de hielo en Canadá e Islandia, los flotantes de Tailandia y Suecia, las de cuevas excavadas en Capadocia, Turquía, hasta aquellos en las copas de árboles del Amazonas en Brasil o el muy reconocido “Hotel California” en Todos Santos, Baja California Sur, México cuya canción ha inspirado a varias generaciones. En fin, que es válido romper ciertas reglas del protocolo, vivir una nueva experiencia y definitivamente el mundo de la hotelería y de los huéspedes es un universo que per se nos debería dejar un buen sabor de boca a pesar de habernos quedado alguna vez accidentalmente fuera de nuestra habitación, tener problemas con las instalaciones sanitarias o la limpieza, haber tenido el encuentro con algún insecto sonámbulo o escuchado el ruido del “vecindario”, anécdotas que se suman a nuestras vidas, ya que  siempre debería existir y prevalecer un espíritu aventurero y vencedor que al final del viaje felizmente comparte con sus familiares y amigos aquellas experiencias, aventuras y vivencias “De hoteles, pensiones y posadas”…

 

 P.S.: http://hotelesentunja.com/historia-de-los-hoteles-en-el-muno/

https://sobrecuriosidades.com/2007/10/17/los-primeros-hoteles-de-la-historia/

https://www.hotelcareer.de/blog/geschichte-der-hotellerie/

https://www.rollingpin.de/news-events/god-list/die-10-legendaersten-hotels-der-welt/

https://listas.20minutos.es/lista/hoteles-exoticos-raros-o-inusuales-74991/

 

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.