• qeeq1
  • qqqgg
  • qqttg

Crisol Internacional:”La ayuda humanitaria de cada día…”

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 29 Septiembre 2017. Publicado en Crisol Internacional, Cultura, Política, Sociedad

No solamente en tiempos difíciles de guerras, crisis, hambrunas y catástrofes naturales el mundo necesita de una mano  amiga y solidaria, el lo necesita todos los días.  Tan sencilla y compleja es la cuestión del apoyo, caridad y de la solidaridad humana como brindar un vaso de agua,  un trozo de pan, una medicina, una pala y un pico, o bien a veces basta una sonrisa que puede ser y hacer la diferencia para muchos necesitados en un momento de desolación y desesperación. No tenemos entonces que esperar a  “que pase algo terrible” o “que nos pase algo a nosotros mismos” para comprender el significado y profundo  valor del tema del altruismo y de la ayuda humanitaria,  para  poder actuar hoy  y siempre con  fraternidad y solidaridad, tanto  en tiempos de duelo nacional…como el que aún atravesamos,  sino todos los días de la  vida.

Considerando la Carta de las Naciones Unidas sobre este fundamental tema, identificamos que uno de sus principales propósitos es fomentar y  realizar la COOPERACIÓN MUNDIAL en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario”. En este sentido la primera vez que la ONU participó en la reconstrucción tras un conflicto fue en Europa después de la devastación de la Segunda Guerra Mundial. Hoy día, la comunidad internacional confía a la Organización de las  Naciones Unidas (ONU)  la coordinación de las operaciones de socorro frente a los desastres, naturales o provocados por el ser humano en las zonas donde la capacidades de las autoridades locales no son suficientes para hacer frente a la contingencia o la situación. Desde el punto de vista oficial (ONU)  a través de sus Resoluciones  46/ 182 de 1991 y 58/114 del 2006, se define la Ayuda humanitaria como la “asistencia diseñada a salvar vidas, aliviar el sufrimiento y mantener y proteger la dignidad humana, en PREVENCIÓN o en situaciones de emergencia y/ o rehabilitación y para ser considerada como tal deben existir la humanidad, imparcialidad, independencia y neutralidad  en su otorgamiento.” Veamos estos principios  con mayor detalle: actuar conforme al criterio de la humanidad quiere decir atender con prioridad el sufrimiento humano, no importa donde se genere o encuentre, protegiendo la vida,  la salud  y el respeto de todas las personas. A la vez actuar con imparcialidad significa brindar apoyo  SIN hacer distinciones o diferencias sobre la base de la nacionalidad, raza, sexo, creencias religiosas, clase social u opiniones políticas. Aplicar los principios de la independencia y neutralidad al brindar la ayuda exige la acción desinteresada y neutral con respecto a las zonas y personas afectadas, sin tomar partido o inmiscuirse  en las hostilidades o controversias. Dentro de este contexto la ayuda humanitaria se puede clasificar en la resolución de emergencias, la  reconstrucción y  la  prevención de desastres. Desgraciadamente la ayuda humanitaria por su naturaleza parece imprevisible y por ende es muy complejo el poder anticipar o planear; sin embargo, la clave para los países está en mejorar su capacidad de PREVENCIÓN o gestión de riesgos y  su nivel de respuesta o resiliencia ante situaciones de crisis.

Oficialmente la historia de la ayuda humanitaria se remonta al siglo XIX con la creación del actual Comité de la Cruz Roja Internacional, justo en 1859 durante un conflicto bélico suscitado entre Austria y Francia que provocó 400 mil muertos y heridos y cuando de forma totalmente circunstancial el empresario y filántropo suizo Henrí Dunant  fue testigo de la masacre y empezó a organizar un grupo de médicos para asistir incondicionalmente  a las víctimas de ambos bandos. Cuatro años más tarde se celebró el primer Congreso Internacional  para promover el Movimiento Internacional de la Cruz Roja con la participación de 4 organizaciones y 14 Estados,  que hoy  integra ya 190 naciones y 97 millones de voluntarios. El Movimiento Internacional de la Cruz  Roja y de la Media Luna Roja es el organismo de mayor alcance en cuanto a apoyo humanitario internacional y muchas veces el primero en responder a los desastres.

En la actualidad hay decenas de organizaciones dedicadas a la ayuda humanitaria y prácticamente todos los países cuentan con agencias especializadas en temas de emergencias y desastres  y  la mayoría de ellos colaboran con los organismos descentralizados de la Naciones Unidas, especialmente con la Organización Mundial de la Salud, la Oficina de Asuntos Humanitarios, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) y muy especialmente en el caso de desastres, el Fondo Central para la Acción en casos de Emergencia (CERF). Debido a la relevancia de la ayuda humanitaria las Naciones Unidas han establecido un día conmemorativo, el 19 de Agosto,  para rendir tributo a los miles de  trabajadores y voluntarios que arriesgan sus vidas para llevar la ayuda y apoyar a las personas en crisis alrededor del mundo entero. Desafortunadamente los conflictos y catástrofes naturales han alcanzado límites inimaginables,  ya que  no sólo  cobran  anualmente la vida de miles de personas en todo el mundo, sino también causan una verdadera  tragedia humana para todos  aquellos  atrapados en guerras que no han causado y obligados por ello a esconderse o huir y emigrar a tierras desconocidas…

Si reflexionamos un poco más sobre el doloroso tema de los desastres y en esta ocasión los provocados recientemente y en tan poco tiempo por  la imparable fuerza de la NATURALEZA que nos ha abierto nuevamente  heridas añejas, recuerdos tristes y  dejado cicatrices muy profundas en nuestro querido México, que indudablemente está dividido y dividido tanto en la opinión pública, la política, la economía, pero no así y JAMÁS en el espíritu de querer ayudar, aliviar, socorrer espontánea y desinteresadamente, creando “CADENAS HUMANAS” y “PUENTES DE SOLIDARIDAD CON HÉROES ANÓNIMOS CUYA VOLUNTAD ES DE ACERO”,llegando voluntariamente adonde rige la devastación, la desesperanza, el miedo y la incertidumbre. Es por ello que la “Ayuda humanitaria, el espíritu solidario y la cultura de la prevención ”  por más mínimos  que sean  nuestros esfuerzos cotidianos deberían formar parte de nuestras  actividades  y tenerlas  bien grabadas en nuestra mente y  soltarlos  de nuestro corazón “cada día” levantarnos, unirnos  y ser mejores como  personas y como sociedad…

 

P.S.: http://realidadayuda.org/glossary/ayuda-humanitaria, based on Global Humanitarian Assistance, A Development Initiative; 2014.

http://www.ifrc.org/es/introduccion/disaster-management/-

http://www.un.org/es/events/humanitarianday/

http://www.un.org/es/sections/what-we-do/deliver-humanitarian-aid/index.html

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.