• werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Crisol Internacional: “La cita romántica más grande del mundo, Isla Macquarie, Australia”

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 23 Noviembre 2018. Publicado en Columnistas, Columnistas BCS , Crisol Internacional, Cultura, Sociedad

Cuando se trata de Oceanía o del “quinto continente” uno siempre puede aprender algo más sobre la historia y su antiguo legado cultural de sus aborígenes y especialmente sobre su fantástico mundo marino y sobre la asombrosa flora y fauna que habitan en algunas de las miles de islas que lo componen. Imaginémonos lugares paradisíacos, prácticamente aislados del resto del mundo y dotados con  vegetación y especies exóticas poco conocidas, que nos invitan en conjunto a reflexionar sobre el origen y significado de la vida,  así como también de la fragilidad de la Naturaleza y de la misma Humanidad…

Si bien a la mayoría de nosotros nos gusta y hasta encanta ver a los carismáticos pingüinos, quedamos realmente maravillados cuando conocemos de su incansable comportamiento conocido como la “Marcha de los Pingüinos” o “El viaje del emperador” (2005),icónicos filmes ambientalistas, uno de ellos del gran cineasta francés Luc Jaquet que conlleva un gran mensaje de conservación, amor, amistad y lucha por la vida y la sobrevivencia. Dicho documental refleja con claridad no solamente la necesidad imperativa de cuidar a la naturaleza, sino también de preservar, mantener y ayudarnos como seres vivos, unos a otros. Ahora bien, Australia tiene un total de 19 sitios declarados como Patrimonio Mundial por la UNESCO, que incluyen algunos de los bosques pluviales más antiguos de la Tierra y alrededor de un tercio de las áreas marinas protegidas del mundo y justo en la remota Isla de Macquarie que se ubica en el Suroeste de Océano Pacífico, casi a medio camino entre Nueva Zelanda y la Antártida y que sin duda constituye uno de los paraísos terrenales. Geográficamente la isla pertenece a Oceanía y políticamente a  la Reserva Estatal de Tasmania (Australia) que abarca en total 1,3 millones de hectáreas y cumple con 7 de los diez criterios de certificación, más que cualquier otro sitio sobre la Tierra. Desde 1997 y debido a su singularidad ecológica está incluida en la Lista de los Patrimonios Mundiales pero mucho antes que esto ocurriera y se reconociera, Macquarie ha sido el refugio natural y lugar de anidación de miles de pingüinos reales que habitan en esa región sub-antártica. Así, en este lugar tan recóndito, con un clima poco amigable para los humanos y con una escasa vegetación del tipo tundra, donde escasamente habitan durante todo el año entre 20 y 40 personas que en su mayoría son investigadores que luchan contra el inclemente clima por mantener su campamento y  los equipos necesarios para recolectar y procesar la información científica sobre la flora y fauna  que existe en  la isla.

El lugar también representa uno de los más relevantes en cuanto a la investigación y conservación geológica en el mundo, ya que es el único sitio donde las rocas, predominantemente de basalto están a una profundidad de 6 km bajo la superficie del agua  formando extraordinarios paisajes naturales. De esta manera los geólogos que visitan a la isla tienen una oportunidad única para estudiar en detalle las características  y procesos de la formación geológica de los océanos y la dinámica de las placas tectónicas. Además la fuerza del viento y agua hace posible la investigación en el interior de escarpados paisajes naturales, lagos y cambios de vegetación y vida silvestre. La belleza del paisaje es extrema, tal  y como lo es  la de sus especies marinas y aves, especialmente sus pingüinos que se congregan en multitudes ruidosas como si quisieran comunicarnos sobre la “Fuerza de la Naturaleza”  desde uno de estos últimos bastiones prístinos que está ubicado en medio del inmenso Océano…

Actualmente para muchos la belleza y simpatía de los pingüinos se ha convertido también en un símbolo de la defensa de la vida silvestre y justo en Maquarie la población de la especie de los pingüinos real, también llamadas “hadas azules”, puede rebasar en la época de su reproducción las 850 mil parejas de ejemplares enamorados, dispuestos a TODO … constituyendo por su magnitud prácticamente “la cita romántica” más masiva y conocida del mundo salvaje, mismas que además como padres responsables mientras dura el crudo invierno, esas aves, padres y  polluelos nos dan a los humanos una profunda lección de amor y sobrevivencia, cuidando unos de otros, simplemente abrazándose y protegiéndose en contra de los gélidos vientos producidos por las tormentas de nieve. Maquarie es un lugar tan extremo e inclemente pero al mismo tiempo uno de los más tiernos sobre la faz de la Tierra. Esta Isla cuenta también con cuatro especies de albatros  que  placenteramente cohabitan sobre riscos como unos “fieles guardacostas”, mientras que los elefantes marinos con sus inconfundibles sonidos graves cánticos agregan sinfonía, sabor y  colorido a este sitio tan especial y apartado del mundo. Afortunadamente hoy la isla ha quedado bajo la protección  legal y  el respaldado de los principios del Patrimonio de la Humanidad, siendo regulado también por la Ley Ambiental de Protección y Biodiversidad australiana desde 1999 y  así no solamente puede darse “La cita romántica más grande del mundo”, sino también un ejemplar marco jurídico de conservación y preservación de las especies…

 

 

 

P.S. : http://salta21.com/La-marcha-de-los-pinguinos.html

https://www.australia.com/es-cl/articles/world-heritage-sites-australia.html

https://whc.unesco.org/en/list/629

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.