• werrr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Crisol Internacional: “Mar de arena y naufragios, Isla Fraser, Australia”

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 20 Septiembre 2019. Publicado en Andrea König Fleischer, Columnistas, Crisol Internacional, Cultura, Sociedad

Resultado de imagen para ISla Fraser

Vaya que los viajes nos pueden llevar a lugares remotos y recónditos en los bastos extremos de la Tierra, sitios de belleza y primor casi inimaginables y  que a pesar de haber sido  con el paso del tiempo promovidos a través de  reportajes y anuncios turísticos siempre guardan secretos de su pasado  y también rincones sin explorar. Afortunadamente aún quedan muchos lugares por descubrir y conocer y como dice una frase anónima sobre el tema: “Un viaje se vive tres veces, una cuando lo soñamos, dos cuando lo vivimos y tres cuando lo recordamos…”

Así aún existen montañas, praderas, selvas, pantanos e islas en cuyas superficies pocas huellas humanas se han plantado y sin ninguna duda la Isla Fraser, situada frente a la costa este de Australia, a 200 km al norte de Brisbane en Queensland es sin lugar a dudas uno de ellos. Esta Isla cuenta  con una extensión de 1,630 km², siendo  la isla de  arena  más grande del mundo e indudablemente uno de estos lugares de ensueño fantástico  donde se pueden  todavía  observar entre otros a los perros salvajes los notorios dingos de Australia, viviendo en plena naturaleza y también es posible poder observarlos bañarse en las aguas totalmente cristalinas del Lago MacKenzie. Esta isla ofrece experiencias únicas al su viajero que lo mismo puede encontrar y tocar un barco naufragado sin necesidad de mojarse las piernaso bien,explorar bosques tropicales intactos o simplemente construir un castillo de arena y dejar desarrollando fantasías.

Retomando la historia de este paraíso terrenal, el cuyo primer nombre que le habían dado sus aborígenes fue  K’gari que significa “Paraíso” y siendo descubierta en 1770 cuando el intrépido explorador británico Capitán Cook la descubrió y empezó a bautizar su costa con los nombres de Indian Head, que es un acantilado al Noroeste de la isla y que era el punto de encuentro de  los aborígenes y también Sandy Cape, la punta de la isla donde las aguas se volvían peligrosas y los barcos podían naufragar. En aquella época Australia se había vuelto ya muy popular para el comercio y los navegantes ingleses, escoses e irlandeses la navegaban. Según uno de los registros históricos se narra que en 1836 el barco inglés H.M. Stirling Castle, en su ruta de Sidney a Singapur, naufragó en la Gran Barrera de Coral a unos cientos de kilómetros al norte de la Isla hoy conocida como Isla Fraser, a bordo de aquel embarcación iban 18 personas y entre ellos el Capitán James Fraser y su esposa Elizabeth, salvándose en dos pequeñas embarcaciones cerca de Waddy Point donde según algunas versiones fueron rescatados  por los nativos, mientras que otras fuentes cuentan que fueron hechos prisioneros de los aborígenes que los forzaron a trabajar. Lo cierto es que el Capitán Fraser murió de unas heridas dejando como legado el nombre a la isla, mientras que su valiente esposa sobrevivió a la tragedia y fue rescatada por un barco que llegó desde Brisbane llevándola de retorno a Inglaterra  en 1837 donde pudocontar la aventura a través de  unos relatos que se volvieron muy populares en las librerías de Londres, inspirando incluso al famoso escritor australiano Patrick White en a su  polémica novela “Un cinturón de hojas” que no recibió aplausos entre la comunidad aborigen por no narrar las dos posibles versiones de la historia…

Posteriormente para fines del siglo XIX la Isla Fraser se volvió atractiva para los viajeros buscando tranquilidad y paz que décadas después en 1930 se fue poco a poco desarrollando como un nuevo negocio al crearse los primeros operadores turísticos y la organización de los primeros viajes formales. Fue hasta los años noventas que la Isla pasó a integrarse al Parque Nacional Great Sandy y reconocida como un verdadero paraíso natural hecho de arena donde se pueden realizar prácticamente todo tipo de deportes acuáticos, senderismo por el bosque tropical o bien acampar y avistar ballenas. Hoy la isla sigue recibiendo visitantes de todo el mundo, encantados con su biodiversidad y estilo simple y natural de vida, que a la vez nos recuerdan  la belleza y fragilidad de la Tierra. Por ello, el gobierno australiano ha impuesto estrictas normas en cuanto a la conservación de sus recursos y particularmente queda prohibido alimentar a los dingos, lo que a la vez siempre ha causado polémica entre los grupos ambientalistas, ya que históricamente estos perros salvajes han causado víctimas mortales no solamente en la isla sino en Australia mismo, donde también ha sido sacrificados a raíz de esos hechos. Las lecciones tanto del pasado histórico  como del presente de la Isla Fraser son visibles: la naturaleza  misma reclama su carácter salvaje, primitivo y silvestre y que  esta pueda  coexistir con ella es el RETO DE LA HUMANIDAD. Justo aquí  cabe la cita de la poetisa canadiense Anne Carson que bien expresó: “La única regla del viaje es- NO volver como has partido, vuelve diferente.”  Y si somos afortunados y tenemos el privilegio de poder viajar, explorar, conocer lugares como este es para revalorar, disfrutar y definitivamente para conservarlos para las futuras generaciones para que no solamente puedan soñar con un “Mar de arena y naufragios de la Isla Fraser “, sino con un sinfín de sitios y aventuras inolvidables..

 

 

P.S.:https://archive.org/details/shipwreckofstirl00curtrich/page/n6https://tiempodexplorar.com/fraser-island-australia-isla-de-arena/, https://www.visitfrasercoast.com/, https://www.fraserisland.net/

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.