• werrr
  • werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Crisol Internacional: “Oceanix, ¿una utopía hecha realidad?”

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 09 Agosto 2019. Publicado en Columnistas, Columnistas BCS , Crisol Internacional, Cultura, Política, Sociedad

Resultado de imagen para Oceanix City

Cada uno de nosotros tiene sus  propios sueños e ilusiones acerca del futuro cercano o distante y lo cierto es que tanto las novelas, como las películas de ciencia ficción han jugado un rol determinante en motivar nuestra imaginación y también la creatividad y el ingenio de arquitectos, diseñadores y empresarios astutos, muchos de ellos impulsados por las  crecientes necesidades de la humanidad que sigue rebasando las capacidades de la Tierra. Sin embargo y retomando el pensamiento de Gabriel García Márquez:”Todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permite reconstruir la Tierra”  y tal como lo expresa el escritor y ante la creciente presión ejercida por el calentamiento global para el año 2050, la ONU está creando un proyecto denominado Oceanix, que comprende la construcción de las ciudades sustentables flotantes del futuro.

Imaginémonos una ciudad isla, sin coches y rascacielos, con sistemas de reciclaje y granjas submarinas, diseñada para albergar aproximadamente 10,800 habitantes y construida para resistir desastres naturales como inundaciones, tsunamis y huracanes y el constante aumento en los niveles de los mares. Todo eso suena a pura ciencia ficción, no obstante el trabajo de investigaciones formales que han reunido grupos de arquitectos, ingenieros, diseñadores del MIT (Massachussetts Institute of Technology) que crearon y presentaron el proyecto llamado “Oceanix City”, como una solución de vida alternativa y sustentable, concentrado en ciudades flotantes a la población mundial, ante la creciente escasez de vivienda y los riesgos cada vez más amenazantes provocados por los desastres naturales en tierra firme. Esta idea que para algunos podría sonar como muy descabellada y/o exclusiva no representa realmente ningún proyecto nuevo, de hecho existen algunos antecedentes en el pasado. Sin embargo, las actuales propuestas, financiadas por multimillonarios que en un principio querían preservar sus riquezas a través de las ciudades privilegiadas para unos cuantos, ha afortunadamente cambiado de rumbo tras la intervención de la ONU que quiere impulsar y hacer Oceanix asequible y accesible y especialmente dirigida a todo el mundo. Aún resulta  complicado imaginar que algo así pueda convertirse en realidad, pero retomando a los grandes literatos: “La utopía es el principio de todo progreso y el diseño de un futuro mejor” (Anatole France) y si no soñáramos y viviéramos con un poco más de idealismo la humanidad se quedaría estancada, sumergida en lamentos, malas noticias y pesadumbre.

Resultado de imagen para Oceanix City

A pesar de  que aún existe mucho escepticismo  acerca del proyecto Oceanix, la ONU trata de ganar credibilidad apoyándose en arquitectos y planificadores urbanos y especialistas prestigiados como el famoso arquitecto danés Bjarke Ingels, quien es el responsable de haber diseñado y perfeccionado este concepto. A pesar de que Oceanix es apenas un concepto y  según las fuentes oficiales hasta el momento no cuentan con ningún tipode financiación, es un hecho que la ONU busca apoyar e impulsar este proyecto para que se haga realidad en un futuro no muy lejano, aunque aún no han mencionado cómo. Lo que se sabe es que Collins e Ingels están buscando inversores y creen que con contar con el respaldo de la ONU les será más sencillo conseguirlos.

Examinando el proyecto con más detalles destaca que se basaría en plataformas hexagonales con capacidad de hasta 300 habitantes cada una. Estos  hexágonos son las formas arquitectónicas más eficientes, ya que reducen sustancialmente el uso de diversos materiales y por ende los costos. Según los diseñadores “el proyecto contempla construir grupos de seis de estas plataformas, las cuales serían llamadas 'aldeas' y la ciudad entera tendría hasta seis aldeas. Es decir, Oceanix City tendría una capacidad máxima para albergar hasta 10.800 habitantes, aunque la cantidad ideal serían 10.000 personas, ya que esto permitiría que la ciudad tenga una "autonomía plena". En otras palabras estas ciudades flotantes producirán su propia energía, agua y calor e igualmente importante sus propios alimentos. En Oceanix City habrá granjas acuáticas debajo de las plataformas, donde se colocarían jaulas que se utilizarían para cosechar diferentes plantas o vegetales, así como cierto tipo de especies de animales. Por más ficticia o ideal que suene este tipo de estrategia de vivienda y alimentaria futurista definitivamente fomentaría una mejor cultura y consciencia acerca del  aprovechamiento de los recursos disponibles y  cómo cuidarlos al máximo.

Poder imaginarnos un espacio libre de coches, camiones u otro tipo de vehículos grandes, sin emisión de partículas contaminantes suena más que futurista, pero forma parte esencial del modelo sustentable de Oceanix, donde la basura se desecharía por medio de un sistema de tubos neumáticos que recolectarían los desechos en una estación de clasificación, donde sería identificada y reciclada. Tampoco no habría rascacielos o edificios de gran tamaño, o mayores a siete pisos para que la ciudad flotante resistan desde el impacto de un huracán categoría 5 hasta tsunamis.”A prueba de desastres naturales” prometen sus creadores y para  lograr este tipo de blindaje, aseguran que “todas las plataformas estarían unidas y ancladas al fondo del océano, para así crear una especie de núcleo con mayor fortaleza. Una de las supuestas ventajas de este núcleo, es que podría ser remolcado para reubicarlo en una nueva zona en caso de posibles desastres. La idea es que este tipo de ciudades se construyan a una distancia de máximo dos kilómetros de las principales ciudades costeras, por lo que podrían ser accesibles para un ciudadano promedio.”

Definitivamente nos preguntamos de que material estarían hechas y las respuestas se encuentran en elementos naturales y tradicionales  como la madera y el bambú, que le han servido a nuestros antepasados como excelentes materiales de construcción, complementados por el “biorock” un material relativamente nuevo descubierto mediante la exposición de minerales submarinos a la corriente eléctrica, dando vida a un revestimiento de piedra caliza que, según los constructores, “es tres veces más duro que el hormigón pero que es capaz de flotar e incluso se fortalece con el paso del tiempo y hasta puederepararse mientras está expuesta a las corriente marítimas, que además  también permitiría soportar condiciones climáticas extremas.”

A pesar de las híper modernas y futuristas ideas, Oeanix no carecería de sentido humano, contando con centros culturales, espirituales y una biblioteca comunitaria y en dónde también se podrían alquilar bicicletas y vehículos acuáticos. Definitivamente “la utopía estaría hecha realidad” porque en aguas abiertas cercanas a la Polinesia Francesa se inaugurará en 2020 la primera ciudad flotante, que fue bautizada Artisanopolis, basada en un sistema de una sociedad y economía colaborativa, responsable y respetuosa y como lo afirman sus creadores “No será para sustituir la vida en la Tierra”… sino plantear un alternativa viable para todos aquellos dispuestos a comenzar una nueva vida sobre el Océano, conservando y cuidando de su hábitat y de los seres que lo conforman…

 

P.S.: https://www.nobbot.com/general/oceanix-city-ciudad-flotante-onu/

https://www.xataka.com/ecologia-y-naturaleza/oceanix-city-ciudad-flotante-a-prueba-desastres-naturales-auto-sostenible-que-onu-quiere-hacer-realidad

 https://www.revistaad.es/arquitectura/articulos/ciudad-oceanix-primera-comunidad-flotante-sostenible/22606,http://www.konbini.com/mx/entretenimiento/primera-ciudad-flotante-lista-2020/

No te pierdas los vídeos del proyecto: https://obrasweb.mx/videos/2019/05/31/oceanix-una-ciudad-flotante-y-autosustentable-en-medio-del-oceano

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.