• qeeq1
  • qqqgg
  • qqttg

Crisol Internacional:”Remembranzas y Ritos de Levante, Kirguistán”…

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 27 Octubre 2017. Publicado en Crisol Internacional, Cultura, Política, Sociedad

Asia siempre nos  puede dar muchas sorpresas, ya que aún guarda misterios y sobre todo, una riqueza cultural muy diversa y característicamente original. Los 48 países que integran a este “gigante” de 44,58 millones de km²  que cuenta con una población de más de de  4, 436 miles de millones de habitantes, teniendo por ello la mayor concentración urbana del mundo,  encierra también increíbles paisajes, contrastes sociales y económicos y sobretodo un gran legado histórico. Además, dentro de esta inmensidad geográfica se hablan más de 12 “familias de lenguas”, especialmente las lenguas turcas, con sus respectivos subgrupos lingüísticos, dialectos y múltiples variaciones, siendo el chino sin duda por el número de sus parlantes, la lengua mayoritaria con casi  900 mil millones de hablantes. Todas estas cifras son magnas y extraordinarias, revelando el claro y muy  acelerado crecimiento demográfico y también el progreso en esta región.

En este vasto territorio, un tanto aislada y algo escondida en medio de las cadenas montañosas del Asia Central, muy pocas veces recordada o mencionada en las noticias internacionales, se ubica la República de Kirguistán, surgida en 1991, después de la Caída del Muro de Berlín y la desintegración de la URSS, nación que paso a paso va forjando su camino a la modernidad. Este país se encuentra bordeandoal Norte con Kazajistán, al Sur con la República Popular de China y al OesteconUzbekistán y es la fuente de una historia muy antigua que data ya con más de hace 2 mil años, abarcando el paso, y desarrollo de grandes culturas e imperios, como el mongol, el sunita y hasta la majestuosa  Rusia de los zares. En 1876 Rusia  incorporo el territorio de la hoy República de Kirguistán a su imperio, provocando rebeliones, levantamientos y huidas de los contendientes  a las montañas de Afganistán y de otros hasta China y hoy habitan Kirguistán descendientes de 80 diferentes etnias tratando de encontrar un porvenir y un sólido progreso común.

Los  climas en Kirguistán son muy variados y sus bellos paisajes recuerdan a  algunos viajeros a  la “Suiza de Asia Central”, el lago Issyk-Kul constituye el segundo lago de montaña más grande del mundo después del famoso Lago Titicaca de Bolivia y los puntos más altos están al sur en Kakshaal-Too, creando con ello una frontera natural con China, mientras que la siempre esplendorosa cumbre del Jengish Chokusi de 7,439 metros es considerada las más septentrional del mundo, provocando aterradoras avalanchas año tras año  que  han causado severos daños en la zona. Sin embargo, los kirguises como muchos otros pueblos han aprendido valientemente a convivir con las fuerzas de la  naturaleza y dos terceras partes de la población siguen su vida en el medio rural, incluso una gran parte de ellos continúan las tradiciones semi-nómadas, viviendo  estacionalmente en tiendas de campaña redondas, llamadas yurtas dedicándose  al cuidado de ovejas, caballos y peculiarmente de los endémicos yaks, un bovino de tamaño mediano y de pelaje muy lanoso.

La vida tradicional campirana de los kirguises  mantiene muchos ritos y valores, especialmente el RESPETO  A LA VIDA HUMANA, considerándolo como una máxima, por lo que siempre procuran actuar bien, no ofender o agredir uno a otro, evitando así conflictos y la violencia. Es decir en esta región tan remota y recóndita se aplican reglas de vidas simples, pero muy claras para tener una la convivencia pacífica que tanto necesita el mundo entero. Interesantemente los kirguises aún dividen los acontecimientos y las circunstancias vitales en “jakshilik”, el festejo o la fiesta y el “jamandik”, la pena, especialmente  por la muerte de un ser querido que aún en esa cultura y otras significa para una familia la mayor tragedia y tristeza y que se honra al difunto a través de un largo ciclo fúnebre que consiste en: el aviso de la muerte, los cambios de la vestimenta habitual  a trajes fúnebres, el llanto, la recepción de los huéspedes, la ablución del difunto, el envolvimiento del cuerpo en la mortaja, la despedida, los funerales, los ritos del entierro y la distribución de la ropa y cosas personales del fallecido. En el caso de las mujeres se añade además la entrega de pequeños trozos de telas como recuerdos y comidas conmemorativas de exequias o “kara ash”, finalizando el ritual completo un año después con una última comida e incluso con una carrera de caballos en honor del muerto. Como en algunas otras culturas y religiones los ritos fúnebres de los kirguises reflejan los rasgos de bondad y compasión de un pueblo que es capaz de sentir luto común compartiendo grupalmente la pena. Al conservar en una era moderna acelerada, fugaz y por instantes superficial, estas tradiciones ancestrales y convertirlas en ritos, nos debería quedar una lección sobre la sensibilidad y afectividad humana, que lamentablemente se van borrando como las arenas del desierto en un mundo confuso concentrado cada vez más en lo material y no en lo humano…

En contraste para los kirguises el nacimiento de un hijo sigue siendo el acontecimiento de mayor alegría, símbolo de la continuidad de un linaje o de una dinastía familiar y de la inmortalidad de un pueblo y de sus tradiciones. Las mujeres embarazadas son protegidas por la comunidad y también por amuletos de la buena suerte llamados “Tumar” hechos con garras de osos o lechuzas con inscripciones del Corán y durante el momento del parto se enciendan luces o velas para cuidar de la madre y del bebé por nacer. Muchos kirguises están aún convencidos de que una casa llena de niños es como un bazar, alegre, próspero y feliz, mientras que una casa sin hijos es como una tumba, triste y solitaria. La adoración de los hijos se expresa también  cuando un niño empieza a caminar solo; entonces la comunidad le organiza la fiesta denominada “tuschooo kesuu” o la “Fiesta de los primeros pasos”. No cabe duda que Kirguistán es una nación bifurcada entre la modernidad del Oeste y las tradiciones de Levante, que siempre encierran “Remembranzas y tradiciones”, siendo cada uno de nosotros consciente de interpretarlas de una forma respetuosa, sensible  y  con objetividad…

 

P.S.: Sobre los viajes a la región http://www.centralasia-travel.com/sp/countries/kirgistan/custom

http://www.eu-asien.de/Kirgistan/Uebersicht/Traditionen-Kirgistan-Braeuche.html

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.