• werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Crisol Internacional:”Rien ne va plus o la Pasión por el juego, Montenegro”

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 07 Diciembre 2018. Publicado en Columnistas, Columnistas BCS , Crisol Internacional, Cultura, Sociedad

La historia de los juegos de azar es tan antigua como la humanidad misma;  jugar por diversión, necesidad o incluso vicio es una larga y aventurada novela de los hombres y mujeres dispuestos a arriesgarse para ganar y triunfar en la vida. El ser humano desde tiempos muy remotos ha estado atraído y hechizado con el espectáculo de por las apuestas y juegos, ya sea desde una palestra, escogiendo al ganador de una batalla de indomables gladiadores o posteriormente arriesgando y apostando quién sacará el número más alto al lanzar los dados. Rembobinando las manecillas del reloj  nos encontramos con el surgimiento de las primeras “casas de juegos” que posteriormente fueron evolucionando a modernos casinos como las que conocemos hoy en día y que eran desde su inicio unas verdaderas guaridas de la fortuna o de la desgracia humana,  dónde lo mismo se juega al Black Jack,  Poker o la ruleta durante horas, perdiendo o ganando algunos no solamente riquezas, posición social sino también la noción del tiempo y espacio…

Hasta la fecha no se sabe con exactitud cuando se inventaron los juegos de azar y los establecimientos para su práctica, aunque existen  registros muy arcaicos en China que datan de hace más de 2 mil años A.C. y que  indican que ya se practicaban juegos de azar sobre azulejos pintados; costumbre o vicio según la perspectiva que se fue propagando por el mundo para llegar siglos después a Egipto y también a Europa. Según los historiadores los juegos de azar siempre han sido un pasatiempo atractivo y muy popular que fue progresando aunado a la evolución del dinero, tanto monedas como billetes. Sin embargo sí se sabe a ciencia cierta que en el año de 1638 el Ayuntamiento de Venecia ofició la apertura del muy famoso Casino di Venecia o Il Ridotto,  erigido majestuosamente sobre el Canale Grande e inaugurado durante el Carnaval de ese año. A partir de aquel momento empezaron a florecer otros casinos o “casas pequeñas” por toda Europa y particularmente en ciertas ciudades alemanas como Wiesbaden y Baden-Baden que posteriormente fue llamado por  la famosa  actriz y cantante Marlene Dietrich como  “el casino más bello del mundo”, sitios exclusivos que junto con la glamurosa Montecarlo de Mónaco  se volvieron imanes para el juego,  la fortuna y la ilusión de convertirse en millonario de la noche a la mañana. Así, durante los siglos XVIII y XIX se dio un boom de la construcción de extravagantes edificios que más bien parecían palacios o castillos todos definitivamente de extraordinaria arquitectura y una espléndida decoración de interiores como el extravagante Casino Ritz de Londres  que indudablemente reflejan el estilo y la moda de la Belle Époque.

Algo retirado de aquel glamur inicial que se fue trasladando paulatinamente y combinando con el espectáculo  hacia el “showbusiness”  que conocemos actualmente por la Ciudad de las Luces en Las Vegas y que  también se dio  justo en el corazón de la península de los Balcanes, zona rodeada por bellas montañas con  oscuros bosques, situada en medio de escenarios legendarios y del área histórica del cruce de culturas y grandes civilizaciones, donde se ubica  la  joven República de Montenegro que apenas hace 12 años obtuvo su independencia. Montenegro es una vieja provincia de la Ex Yugoslavia socialista que también fue zona de conflicto político e ideológico; asimismo es un rincón secreto para los aficionados al juego y las apuestas, análogo al legendario Casino Royal del famoso super-agente  británico 007, James Bond, quien definitivamente personifica y que perpetuó la práctica de los juegos, ya sea de los naipes o bien,  poner la tensión en las manos del croupier y la célebre frase de “Rien ne va plus”… “No va más” o -no se ´pueden hacer más apuestas-  en la ruleta. A pesar de que las escenas  del famoso Casino Royal fueron rodadas en el magnífico Spa Kaiserbad  que se encuentra en la República Checa, haciéndonos creer casi a la perfección que se trataba del bello Montenegro, localidad que realmente tiene una amplia variedad de opciones de diversión, juego y aventura.

Montenegro escribe su propia historia política y económica, marcada por  momentos sumamente crudos ocurridos  durante conflictos sociales del pasado, y brindando en la actualidad   una amplia gama de casinos  y centros de recreación para atraer nuevas fortunas y capitales, con una interesante oferta de clubes que cautivan jugadores y visitantes de todo el mundo. Elegantes casinos como  el Merit, Merit Avala, Pasha y  el moderno Automat Club son solamente una lista de la “Pasión por el juego”, donde TODO PUEDE PASAR: GANAR O PERDER, ANHELAR O DESESPERAR, con el juego de las emociones, también sitios para divertirse y socializar. Interesantemente en la actualidad nos topamos con dos realidades opuestas: una que está dispuesta a correr riesgos en un mundo donde todo cambia rápidamente, haciéndole eco al famoso refrán “el que no arriesga, no gana” y otra que con voz razonada que invita a evaluar, medirse y no exagerar para no perderlo TODO en un santiamén. Como sea, Montenegro siempre es y será un bello destino de viaje y uno de los sitios aún más recónditos en los Balcanes, dónde tanto la aventura, cultura y el juego se fusionan para dejarnos un recuerdo inolvidable y también una experiencia singular de haber caminado por sus tranquilas playas, encontrando un sendero tranquilo entre sus tupidos y oscuros bosques, deleitándonos también con de su una sabrosa gastronomía y especialmente, con la oportunidad de haber conocido gente, amable y hospitalaria…

.

P.S.:https://www.888casino.es/blog/un-breve-recorrido-por-la-historia-del-casino

http://visitmontenegro.com www.visit-montenegro.com

https://www.lonelyplanet.es/europa/montenegro

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.