• werrr
  • werrr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Crisol Internacional: “Un viaje al Centro de la Tierra, Isla Santo Tomé”

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 21 Febrero 2020. Publicado en Andrea König Fleischer, Columnistas, Columnistas BCS , Crisol Internacional, Cultura, Sociedad

Resultado de imagen de isla san tomé

¿A quién no le gustaría emprender un viaje al centro de la Tierra, explorar sus paisajes nunca antes vistos, sus misterios y maravillas y descubrir conocer fantásticos seres vivos? Este deseo o sueño existe Desde la clásica obra de Jules Verne que lleva ese mismo nombre, “Viaje al Centro de la Tierra”  (1864)  y que  narra la travesía de un reconocido científico con su sobrino al centro de la tierra, inspirados ambos por escritos antiguos encontrados por el líder de la expedición, libro que sin duda ha motivado en muchas mentes esta curiosidad y deseo de ese particular y misterioso  viaje.  Aquella obra se puede considerar además como la primera de ciencia-ficción, ya que fue publicada con mucho éxito a medianos  del siglo XIX y desde entonces se ha especulado e investigado seriamente sobre este tema y particularmente también sobre las suposiciones que durante el viaje se plasman admirablemente en la novela. Interesantemente se debe resaltar que, casi todas las historias y ficciones escritas por Verne se cumplieron con el paso del tiempo; mostrando con esto no solamente su talento literario sino también su prolífica visión científica. Por ejemplo, se inventó el submarino, el hombre llegó a la Luna, se ha podido dar la vuelta al mundo en menos de 80 días y también, existen máquinas fax, transportes subterráneos y luces fluorescentes. Ficciones escritas de todos sus apasionantes libros que  se han tornado en realidades, excepto la aventura del Viaje al Centro de la Tierra y por el momento nos tendremos que conformar y especialmente alegrar con una expedición remota y singular a una isla ubicada al Oeste de África, que está situada sobre el Atlántico ecuatorial y que se llama Santo Tomé  que por su ubicación geográfica representa curiosamente el verdadero centro de la Tierra sobre la Tierra. El Ecuador atraviesa Ilhéu das Rolas, en Santo Tomé y Príncipe, en donde se ha trazado un planisferio para resaltar este hecho.

Según los expertos en viajes y excursiones alternativos “Viajar al centro geográfico del mundo está al alcance de cualquier turista, pero solamente unos veinte mil optan cada año por esta oportunidad.”  Aunque este hecho geográfico no es generalmente una realidad muy conocida, el país que más se aproxima a este punto por su situación al Meridiano de Greenwich y estar además atravesado por la Línea Ecuatorial, es precisamente Santo Tomé y Príncipe, ubicado en el Golfo de Guinea, frente a las costas noroccidentales de Gabón. Aparte de las dos islas mayores, Santo Tomé y Príncipe, que le dan nombre y centralizan la actividad administrativa del Estado, el país es un archipiélago en el que nada de cuanto se ofrece a la contemplación y al pleno disfrute de quién lo descubre es desdeñable. Para empezar, la variedad de playas tropicales, realmente extraordinarias y en una amplia parte aún vírgenes, donde es posible dejar huellas y construir recuerdos memorables. Además, para los amantes de la naturaleza están sus selvas con una flora deslumbrante, cascadas inigualables y una fauna más que curiosa conformada con especies únicas de tortugas y aves exóticas. Es aún un auténtico paraíso desconocido para la mayoría y un sitio extraordinario en el que habitan apenas 200 mil santotomenses compartiendo un nivel de vida modesto pero muy original.

La historia de estas islas paradisiacas es intensa y elocuente, marcada como mucha otras naciones isleñas por el tráfico de esclavos y en este caso de colonizadores portugueses, hasta que en el año 1585 estalló la Rebelión de Esclavos encabezada por “Rei Amador”, un valiente esclavo quien movilizó a sus hermanos isleños a luchar por su libertad y quien hoy es recordado como un héroe nacional y símbolo de la libertad e independencia del país,  misma que ocurrió siglos después, consumándose hasta 1975, tras largas luchas de para poder ser reconocido como una República Democrática y una nación soberana, que de hecho representa curiosamente también con ese cambio político al “microestado” más grande del mundo, cubriendo apenas una superficie  territorial de casi 1000 km² y siendo por ello además el país africano más pequeño en extensión territorial.

En la actualidad Santo Tomé es internacionalmente reconocido por su exquisito cacao, café y palmito del que en el pasado fue líder mundial de su producción. Las islas se han tornado un destino turístico aún poco conocido y por lo mismo cada vez más atractivo para todos aquellos que buscan la naturaleza pura y prístina. De hecho estas islas forman parte de una cadena montañosa de volcanes sumergidos extintos que incluyen también a las islas de Annobón al sudoeste y también Bioko al noreste, ambas pertenecientes a Guinea Ecuatorial y al Monte Camerún ubicado en la costa oeste de África. Hoy el Gobierno santotomense está apoyando con más proyectos e iniciativas para el desarrollo turístico que aún carece de la infraestructura adecuada, pero poco a poco se va solucionando y avanzando debido al gran espíritu de hospitalidad y al carácter amable de sus habitantes gustosos y complacidos en poder facilitar cómodos servicios a sus visitantes. Asimismo, en Santo Tomé existe una verdadera preocupación por mantener el equilibrio ecológico, cuidando sus atractivos naturales y especialmente de sus reservas de la biosfera y a la vez,  abriendo sus puertas para la inversión extranjera en proyectos sustentables  que permitan desarrollo y progreso. Siendo por todo ello y sin duda  como uno de los últimos paraísos pero asombrosamente ubicado justo en “el Centro de la Tierra”, no tan lejos de los conflictos y hambrunas de varios países del continente africano,  de la prosperidad europea y del “sueño” americano y también de la manifiesta  y triste inseguridad latinoamericana y de los retos actuales que enfrenta toda la humanidad por el calentamiento global, las crisis epidemiológicas, económicas  y también sociales.  Pero bien lo expresó Jules Verne en su obra maestra del “Viaje al Centro de la Tierra”: “Mientras el corazón lata, mientras la carne palpite, no me explico que un ser humano dotado de voluntad, se deje dominar por la desesperación” y entonces tal vez este Viaje al Centro de la Tierra se convierta en la expedición más necesaria y extraordinaria hacia el centro de nuestra consciencia humana…

P.S.: https://www.espaciomisterio.com/ciencia/viaje-al-centro-de-la-tierra_32854

https://www.canarias3puntocero.info/2018/09/10/viaje-al-centro-del-mundo/

https://www.pangea.es/ES/viaje-a/africa/santo-tome-y-principe

https://guiadelviajero.sre.gob.mx/103-ficha-de-paises/412-santo-tome-y-principe

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.