• werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Crónicas sudcalifornias: ANIVERSARIO, EL ÁGORA DE LA PAZ

Escrito por Eligio Moisés Coronado en Martes, 10 Mayo 2016. Publicado en Crónicas Sudcalifornias, Cultura, Historia, Sociales, Sociedad

El espacio de difusión cultural llamado “Ágora de La Paz”, que se ubica en las calles Ignacio M. Altamirano entre Constitución y 5 de Mayo de la capital sudcaliforniana, fue inaugurado el 1 de abril de 1981 por el presidente José López Portillo acompañado del gobernador Ángel César Mendoza y el gobernador electo Alberto Alvarado, luego de haber encabezado un acto en que fue puesta en servicio la recién reerigida Casa de Gobierno, en las calles Francisco I. Madero entre 5 de Mayo e Independencia de la propia ciudad.

La palabra ágora es de origen griego y da la idea de lugar de reunión de personas o asamblea, y fue establecido como plaza al aire libre (de ahí, por ejemplo, el término “agorafobia” que es el horror que algunos sufren a los espacios abiertos).
 
El ágora de Atenas constituyó una contribución urbanística de la centuria de Pericles (siglo V a. e.) que vino a ser propiamente la cuna de la democracia, porque en ella se juntaba la gente a discutir y tomar decisiones sobre los asuntos públicos. En otras ciudades tenía también función religiosa o mercantil.
 
En México, las ágoras proliferaron durante la administración de López Portillo, cuya esposa, doña Carmen Romano, presidió el Fondo Nacional para Actividades Sociales (FONAPAS), aparte de dos instituciones más que eran el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y el patronato de Promotores Voluntarios. El Fondo Nacional, que las creó, estuvo bajo la responsabilidad de Alfredo Elías Ayub.
 
En BCS, FONAPAS fue dirigido primeramente por Jorge Susarrey Cabrera y enseguida por Juan Ramos Cepeda, quienes despacharon en el edificio del DIF (Aquiles Serdán y Antonio Rosales) y les correspondió, entre otras varias e importantes acciones, dotar de instrumentos al nuevo edificio de la Escuela de Música, construido entre las calles José María Morelos y Marcelo Rubio, en 1979.
 
Luego de su triunfo electoral, el gobernador Alvarado Arámburo puso la presidencia del Fondo Estatal en manos de su esposa la señora María Teresa Soto, y confió a este cronista la dirección respectiva. En esa amable responsabilidad estuvieron asimismo Ireneo Collins Castro, Sixto Rodarte Martínez, Luis Peláez García y varios más. La institución quedó instalada contigua al Ágora, que estaba en su jurisdicción, y sus vecinos el Museo de Antropología e Historia y la biblioteca Justo Sierra, el primero con Fanny Campillo al frente, dependiente del INAH, y la segunda, a cargo de Mary Nogales, de la dirección estatal de Acción Social y Cultural.
 
En el Ágora fue puesta en operación una librería con sala de exposiciones, administrada por Francisco Arámburo Salas, y en su escenario a la intemperie comenzaron a ofrecerse actividades culturales de todo tipo, particularmente en los “Miércoles del Ágora” en que actuaron artistas y grupos locales, así como los que enviaba el organismo central cada mes para disfrute gratuito de un público al principio bastante reacio a estar en un lugar donde habían funcionado poco antes la cárcel y las oficinas de la dirección de Policía y Tránsito, en que se iba a visitar a un amigo o pariente o a pagar una infracción. Pero al final triunfó la persistencia y se pudo “calentar” el área, con asistencia creciente.
 
El sexenio presidencial de Miguel de la Madrid (1982-1988) determinó la cancelación de FONAPAS, que Alberto Alvarado reemplazó en el ámbito local con la dirección de Cultura, en el mismo lugar que el pasado 1 de abril cumplió 35 años de existencia con claros signos de renovación de los antiguos lauros con un ambicioso catálogo de tareas.
 
Hacemos votos por que lleguen a cumplirse en beneficio del mejor futuro cultural de los paceños. 
 

 

 

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.