• werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

CUESTIÓN DE MATRIZ

Escrito por José Antonio Sequera Meza en Jueves, 16 Junio 2016. Publicado en Cine, Literatura, Opinión

 

Cuestión de matriz[1]

Los deseos del hombre por encontrarse en la imagen son diversos, variados y extremadamente creativos[1]. Una que me maravilla es la relación que encuentran los visores entre la película Matrix y una cantidad considerable de pensadores: desde la antigua Grecia (qué libre seríamos sin ellos) hasta la modernidad. Digamos nombres: desde Platón hasta Putman o Sartre. No digamos ya que sea una persona en el mundo, son múltiples personas y personalidades que con singular alegría “citan” Matrix como punto de referencia para una discusión “filosófica”.

            Pero, ¿puede una película ser un argumento filosófico?, ¿Desarrolla, siquiera discurre, desde ese principio?, a mí, la sorpresa no se me quita. Pero sobre todo porque después de dos horas de cine el individuo egresa de la sala todo un filósofo.  Queda la interrogante, de dónde surge la idea de que la película es en sí una propuesta filosófica. Una cuestión meramente práctica, en realidad, de la mercadotecnia del cine mismo; para vender una película a la cual nadie apostaba por ella. A la que todos mencionaban como el guión que nadie entendía. Por supuesto, la lógica de mercado de Hollywood: como es un galimatías, debe ser filosofía.

            Claro está que los guionistas utilizaron sus artimañas para convencer a la producción; además, como nadie entendía a los hermanos, éstos podían llamar ignaros a los productores y establecer un guión con frases sueltas, oraciones inconclusas, oraciones en latín (digo para autorizarse a partir de la lengua) como temet nosce –  en el deseo de autorizarse hubiese sido mejor la referencia en griego. Sin embargo, lo latino es de suma importancia para la lengua inglesa porque es a partir del Imperio que se establece la civilización; por otro lado, el ideal de los EEUU se cimentó en conformarse como el nuevo imperio.

            Es pues, la primera producción New age, que es tomada en “serio” por algunos seguidores que dicen saber de filosofía. Además, como manera de preparar a los nuevos visores filósofos, en el paquete The Ultimate Matrix Collection (2006), se incluye una adenda: Las fuentes de Matrix ; Regresa a la fuente: filosofía en Matrix. Toda una preparación en donde las autoridades son diversos profesores de diversas instituciones estadounidenses: Iakovos Vasiliou, profesor adjunto de filosofía; Ken Wilder, escritor y filosofo; Christopher Grau, profesor asistente; T.J. Mawson, filosofo; David Chalmers, profesor de filosofía; Colin Mcginn, profesor de filosofía; Donna Bowman, profesor asistente de estudios religiosos; Michel Mckenna, profesor asistente de filosofía; Wiliam irwin, profesor de filosofía; Julia Driver, profesora de filosofía; podríamos continuar la lista con una serie de profesores, adjuntos o chair, los cuales realizan una apología, desde sus diversas áreas: estudios culturales, estudios religiosos, del “valor” de Matrix. El punto nodal de sus argumentos es que Matrix presenta a la filosofía además con la adenda de aventura, acción, balazos.

            Para fortuna de la filosofía, no aparece la inspiración mayor de los hermanos Wachowski:  Jean Baudrillard.  La negativa de J. Baudrillard  es rechazar esa amalgama de frases clichés que han sido de filósofos o de pensadores, pero que se corresponden a un sistema de corrientes dentro de la misma filosofía.

            Pero, sobre todo, esta producción fílmica, como toda producción de la nueva era, mezcla diversos autores y problemas; la gran problemática es que combina corrientes: el mito de la caverna de Platón con las categorías kantianas de conocimiento. Las frases, las medias frases, las ilustraciones en acciones, se convierten en el nuevo modelo de interpretación y de razonamiento; a través del cual podemos “encontrar” a Sócrates, Descartes, Berkeley, Kant, Nozik –sólo por mencionar algunos-.

            Otra de las “bases” fundamentales de la película reflexiona y presenta un nuevo modelo de religiosidad: aunque, en realidad, este modelo se funda desde los sesentas y se consolida en la década del siglo XX, la combinatoria de religiones en el mundo.  Este es un fenómeno propio de un mundo cosmopolita, y también es parte de la búsqueda de respuesta de Occidente por el no advenimiento de Jesús: los post-milenaristas no se dejaron esperar; todos y cada uno de ellos proponía una nueva visión religiosa del mundo. ¿Dónde está Dios? las respuestas no podían, para Occidente enmarcarse en una sola respuesta,  además tampoco desde la perspectiva dominante de ninguna religión. Obviamente, se deja fuera de todo el contexto de la película, la visión religiosa musulmana.

            Desde esa perspectiva, se supone que los expertos mencionan las características religiosas desarrolladas en Matrix, Cristianismo gnóstico, Cristianismo tradicional, Budismo, Hinduismo, Taoísmo. También desarrolla las paradojas religiosas de la misma manera que las filosóficas: preguntas en los personajes, aunque claramente aquí la función y forma de algunos personajes está ligada, irremediablemente, a alguna religión. Así como algunas caracterizaciones de algunos personajes que lo ligan a oriente medio y lejano. India y/o Tíbet.

            Las preguntas que se realizan los personajes en Matrix son tan filosóficamente válidas como las que se realizan las caricaturas de Walt Disney. Tanto o más, pues, como aquella otra pregunta de un amigo: ¿Por qué la gallina cruzó la carretera?

 

 


[1] He visto propuesta de seminarios, diplomados, especialidades, enfocadas en el estudio de la imagen; desde diversas perspectivas y orígenes. Mal del siglo. engañado hombre por la representación,, cuando el análisis debería enfocarse por lo que produce la imagen, y no en el resultado. Por supuesto, el problema es que falta teoría, compañeros, teoría. Aunque a estas alturas del partido, aquel que alce la voz en solicitud de los libros, será abucheado, excluido. 

 



[1] De las brevedades de Blasfemias líquidas

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.