• qeeq1
  • dddd
  • qqttg

De vuelta a la escuela...

Escrito por Maricela Chávez Gámez en Lunes, 19 Agosto 2013. Publicado en Entretenimiento, Humor

Mis hijos ya son adultos (al menos cronológicamente) así es que ya tengo buen rato ajena a los circos que representa la vuelta de los chicos a la escuela y la falta de esa práctica hizo que algunas cosas me llamaran la atención.

 Veo a muchas mamás contentas porque volverán las apacibles horas matutinas y sobretodo  porque disfrutarán del descanso y  las "felices vacaciones", todavía no me encuentro a ninguna mamá que me diga a los ojos que se siente triste y desolada  porque sus niños regresan a las aulas escolares y,  por otra parte,  estos días representan también la angustia de saber que fuertes gastos están en puerta.

Creo ser abuela muy distinta a las de los cuentos, porque solo aguanto a mis nietos un ratito y siempre y cuando se queden "con todo y nalgas"  porque si bien los quiero mucho cuando llegan a visitarme, los quiero más cuando se van a su casa y regresa la paz y la tranquilidad a mi hogar.

En el afán de mostrarme como abuela tradicional me ofrecí a participar en la expedición en búsqueda de los útiles escolares y cuando vi la lista de necesidades mínimo necesarias, me pregunté si esa hermosa chiquilla de 6 años estaba por conseguir una beca para la NASA... ¡¡Qué barbaridad !! la pobre niña va a presentar lesión de vértebras si logra levantar la mochila, amén que necesita al menos otro par de brazos  y sus respectivas  manos adicionales para cargar la cantidad de libros de texto, 6 cuadernos de cien hojas forrados, rollos de cartulina, paquete de lápices en bolsita con cierre (no en caja), lápices de colores, lápiz adhesivo, bolsita para el borrador, sacapuntas, corrector, tijeras, pincelines, marca textos y rollito de tape... y me faltó el aliento para leer la lista de corridito... Porque falta todavía algún detallito que se me olvide, más el material  para el salón que es cualquier cosita;  solo una regla plástica, 2 dados, 2 pinceles medianos, pegamento líquido, 500 hojas tamaño carta, una carpeta de 3 anillos con lomo de 2 pulgadas eso sí, decorada al gusto, 2 folders con broche de presión, color también al gusto, 10 tubos de silicón, foami con diamantina, foami sin diamantina, libro de colorear y fichas de colores, más lo que se acumule.

Le agradecí a Dios las bondades que lo hicieron mandarme a mí a la primaria con un pequeño veliz de presillas donde cabía todo lo que podía necesitar con los libros oficiales que me entregaban en la escuela y no los podía llevar a mi casa salvo raras excepciones reduciendo de esa forma mis "tambaches escolares"  a uno o dos cuadernos de raya, uno de cuadrícula y uno "de dibujo", mi lápiz con borrador y si acaso una cajita de colores, regla y compás y “zan se acabó”. ¿Cómo cambian las cosas no?

Si midiéramos las capacidades intelectuales y académicas de nuestros hijos en función de las cantidades de "cosas" que necesitan para ir a la escuela, todos serían genios ¿no creen?

 Los padres podemos sentirnos culpables de que si no llevan los útiles completos arriesgamos el futuro escolar de los niños y les quitamos, ¡¡Líbrennos Dios!! De la oportunidad  de abrevar de la sabiduría de sus maestros y recibir los baños en cascada de "conocimientos"... (Adoro el sarcasmo).

Una vez con mi nieta en camino a conseguir mínimamente una joroba a futuro con esa mochilota, lo que sigue es la adquisición de uniformes escolares. Tengo entendido que aunque no son obligatorios en una escuela de paga, ni de rodillas le permitirían a un alumno entrar a clase sin portar uniforme.

 Yo estoy a favor de usarlos, siempre terminan por ayudar al problema que representa el "no tengo que ponerme", en mis tiempos, el uniforme te identificaba como alumno pero además aportaba a otros aspectos como el del aseo personal, porque no podías estar sucio ni descosido, te obligaba a llevar un largo de faldas determinado previamente "a la rodilla" sin riesgos a que a la menor provocación enseñaras los calzones, complementabas el atuendo con peinado apropiado, uñas y manos limpias, zapatos boleados y por supuesto caras limpias sin maquillaje del que hoy día usan las chicas en edad secundariana, ni uñas postizas, en cuanto a los varoncitos, éstos debían usar cinturones y camisas fajadas, hoy los chamacos llevan pantalones aguados con el tiro en las rodillas, camisas o camisetas sueltas, tenis limpios o sucios, no importa, tatuajes, piercings  y demandan al maestro si pretende  censurar el peinado o peor aún mandar al sujeto a que se corte el pelo además de que no se les puede llamar la atención por algún detalle referido a su presentación personal porque o "los traumas" o se sienten víctimas del tan de moda "hostigamiento escolar" (bullyng).

A veces estos pequeños detalles pueden pasar como irrelevantes, pero desde que en las reformas escolares comenzaron poco a poco a desaparecer estas reglas para dar lugar a otras, no sé si mejores, aunque lo dudo, nos empezamos a relajar los padres, los maestros y los escolares, de tal manera que hoy provoca nostalgia recordar lo que fue la educación y sus normas en este país, no hace demasiados años. Y si no me cree, acuda de visita a una asamblea escolar y observe. Seguramente me dará la razón.

Pero con todo y estas remembranzas, que bueno que reiniciaron clases, ahora esperemos un buen ciclo escolar, con más calidad, menos conflictos magisteriales y más ganas de sacar a México de la penosa posición 118 de 144 países que fueron evaluados en el Reporte Global de Competitividad del Foro Económico-Mundial en 2012-2013 y en donde estamos abajo de Brasil, Chile y Panamá en cuanto a la calidad educativa de América Latina, posición que no invita a felicitar a nuestro sistema educativo. Ánimo, aún quedan 24 países evaluados, peor que nosotros.

Acerca del Autor

Comentarios (1)

  • Zulema

    Zulema

    19 Agosto 2013 a las 19:38 |
    creo que para muchas mamás este regreso a la escuela si es una bendicion porque descansamos un rato de los hijos jaja!!! por lo menos tenemos las mañanas para nosotras solitas y el cafe.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.