• werr
  • dddd
  • werr
  • qqttg

El cometa Ison

Escrito por Martha Guadalupe Gutiérrez Sánchez en Martes, 26 Noviembre 2013. Publicado en Ciencia, Tecnología

Este 28 de noviembre se define el destino del cometa Ison, también calificado por los medios internacionales como "el cometa del siglo", en esta fecha que el cuerpo celeste se encuentra en el perihelio (punto más cercano al sol) se sabrá si este cometa sobrevive y continúa su viaje a través del sistema solar o perece en el primero de los casos por la fuerza calorífica del sol que lo haga estallar o en la segunda posibilidad de exterminio, puede resultar alargado por la fuerza gravitacional del astro y deshacerse en pedazos.


Aunque cualquiera de estas posibilidades ofrecerá un espectáculo único para los astrónomos que cuentan con potentes telescopios, las expectativas tienden a la esperanza de que el Ison sobreviva de este acercamiento al sol e inicie su viaje de retorno al recóndito espacio, pasando de nuevo cerca de la tierra, en donde en esta ocasión podrá ser observado a simple vista e incluso se predice que será tan brillante como una luna llena que facilitara sea visto incluso de día.
Ante este tema una de las primeras preguntas que surgen es precisamente, que son los cometas, de donde vienen, a donde van y muy especialmente que efectos pueden atraer para nuestro planeta. Para contestar la primera interrogante es necesario trasladarse al origen del sistema solar se calcula hace 4 500 millones de años, en que la existencia de una nebulosa cósmica se concentra alrededor de un gran disco que da creación al sol y a los planetas más densos hacia el interior y los gaseosos y livianos al exterior.


En los bordes que separan el sistema solar de la próxima estrella, se localiza un área denominada la zona de Oort, que es la casa de los cometas y que se formó junto con nuestro sistema solar, aunque cabe destacar no sólo aquí orbitan los cometas pues también existe otro lugar localizado entre la órbita de Neptuno y Plutón que alberga a millones de ellos en el denominado Cinturón de Kuiper.


El hecho de que se encuentren en la zona más alejada del sol, en las más oscuras profundidades del sistema, provoca que estos cometas estén congelados y plenos de gases como el metano, agua y polvo; lo que han llevado a los científicos a denominarlos como "bolas de nieve sucia". Esporádicamente sucede que el paso de una estrella produce un "jalón gravitatorio" que saca al cometa de su órbita y lo lanza hacia el sol, en su camino hacia el astro paulatinamente se van calentando, sus gases y agua entran en efervescencia sublimándose (evaporándose) formando lo que se denomina "coma", "cauda" o "cola".


Lo que hace diferente al Ison, descubierto el pasado mes de octubre por astrónomos rusos, son sus niveles de luminosidad, que permitirán este cometa de sobrevivir al "beso del sol" pueda constituirse en todo un espectáculo que según creen los científicos sólo podrá verse una vez, pues de sobrevivir el Ison no regresara, según se predice.


Aunque desde lejanas épocas los cometas han estado ligados a dramáticos hechos y cataclismos, se estima que debido a la distancia a la que pasará de la tierra, este no representa ningún peligro para nuestro planeta, sin embargo resulta difícil escapar de las predicciones fatalistas, atizadas en buena medida por agoreros del desastre que predicen calamidades, aunque sin ningún fundamento científico.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.