• werrr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Familias sudcalifornias: ¿CASTIGOS O PREMIOS? CÓMO EDUCAR A LOS HIJOS

Escrito por Mi Nana en Viernes, 09 Noviembre 2018. Publicado en Cultura, Educación, Familia., Familias Sudcalifornias., Sociedad

Entre la educación autoritaria de algunos padres y la falta de límites que algunas abuelas o abuelos que cuidamos a los nietos se encuentra la opción de la libertad responsable con la que realmente se consigue formar valores y fomentar una buena autoestima. Pongamos atención a este tipo de educación.

No podemos confundir la libertad con la falta de normas o reglas dentro del hogar, y es que existen abuelas que con tal de ganarse a las o los nietos, no educan y dejan que los pequeños hagan lo que les plazca.  Es cierto que la educación ha cambiado mucho desde aquella época en la que los cinturones y los jalones de orejas eran una forma de mantener la disciplina, y está bien que ya no sea de esa manera, lo que no está bien es pasar por alto groserías o faltas graves de respeto, es dejar de poner atención a la formación de nuestros hijos o nietos, y para eso siempre cabe una plática seria con los chiquillos, así como una comunicación constante y plena. Debemos evitar el exceso de permisividad o de recompensas.

¿Castigos, premios? Sinceramente lo mejor, y se los repito, es educar con responsabilidad, con atención y amor. Está demostrado que el autoritarismo marcado por los castigos educa, pero genera graves problemas de falta de autoestima. Así como también que la falta de normas no prepara para la socialización e incapacita a los niños para resistir la frustración. Como dictan los clásicos, es en el término medio donde está la virtud. La apuesta es sencilla y pasa por educar en libertad, pero sobre la base de la responsabilidad.

El secreto reside en pedir a los hijos y las hijas una actitud de responsabilidad que les haga dueños de su propia vida, siempre desde la sabiduría del corazón, desde la empatía no sólo con otros seres humanos sino con el mundo mismo. No se debe castigar ni premiar, sino que la educación consiste en valorar acciones concretas y guiar a los hijos de tal manera que, desde su más tierna infancia, aprendan a adquirir responsabilidades. Y recuerden que el ejemplo es una de las mejores maneras de formar.

 

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.