• wee
  • umoferta
  • wede
  • weee

Familias sudcalifornias: PROBLEMAS FAMILIARES EN VACACIONES, ¿CÓMO SOLUCIONARLOS?

Escrito por Mi Nana en Viernes, 30 Marzo 2018. Publicado en Amor, Cultura, Educación, Familia., Familias Sudcalifornias., Sociedad

Las vacaciones de semana santa o de verano son momentos en los que la convivencia con la familia se hace más presente, podríamos decir que es algo primordial o casi inevitable, tanto para la familia nuclear como la extensa (tíos, primos, abuelos, cuñados), sabemos que todos se encuentran para compartir comidas, cenas e incluso ratos de ocio; y sí, estos momentos pueden ser una fuente de alegrías y disfrute, aunque también de discordias y conflictos.

Es normal que en situaciones de confraternidad las personas también se encuentren con diversas situaciones de dificultad o desacuerdos, el problema es que si no se resuelven adecuadamente, esto puede producir mucho malestar en todos los miembros de la familia o simplemente arruinar por completo valiosos momentos. El conflicto forma parte inevitable de la convivencia, cuando es bien gestionado nos permite crecer y desarrollar nuevas y mejores maneras de relacionarnos; cuando no se sabe afrontar puede provocar dolor emocional y enemistades de mucho tiempo; y realmente es un conflicto ya que las personas involucradas se aprecian pero no saben cómo resolver dichos problemas.

Algo que ocurre comúnmente es que ambas partes involucradas en una discusión, pueden percibir un hecho de forma totalmente distinta ya que las personas interpretamos la realidad de forma subjetiva dependiendo de nuestras creencias, experiencias, valores, ideas y prejuicios. Normalmente, las partes en conflicto al observar una misma situación realizan diferentes interpretaciones de ella, y estas diferencias en la apreciación son tomadas como una “posición en contra” generando reacciones airadas en mayor o menor medida; es importante que evitemos que estas diferencias se conviertan en luchas de poder y lleguen a los gritos u otras formas de violencia; no recomiendo que tomen a otro miembro de la familia como juez, pero sí que todos traten de ser objetivos frente al asunto, y lo más importante, que sean tolerantes y respetuosos.  

En ocasiones alguna de las partes del conflicto puede tener algún trastorno emocional crónico o ser una persona “tóxica” que busca el conflicto como forma habitual de relacionarse. En estos casos hay que tomar distancia en la medida de lo posible y aplicar las siguientes pautas y procurar poner “distancia emocional” en el sentido de intentar que no nos afecten las conductas, sentimientos y actitudes de la persona en cuestión.

Debemos plantearnos la utilidad de intentar evitar estos conflictos que pueden ser una gran fuente de estrés y preocupación, ya que además de estar involucradas personas que queremos, las personas en conflicto tienen que relacionarse de por vida con lo que el “problema” no tiene fin y perdura por años creando heridas y malestar interminables y que repercuten seriamente en la calidad de vida de las personas, así como su bienestar emocional.

Pero, ¿qué podemos hacer para pasar las vacaciones en familia sin llegar a tener estos serios problemas?

  • Primero, es importante la aceptación, tolerancia y perdón. Aceptar otros puntos de vista o comportamientos con los que no “congeniamos”, debemos dejar pasar provocaciones absurdas, evitar engancharnos con situaciones que no valen la pena; no entremos en discusiones o reclamos sin salida. No tomemos todo personal. Y claro, todo esto mientras que la situación o conflicto no dañe la integridad de nuestra persona o cualquier integrante de la familia; de lo contrario, como ya dije anteriormente, es necesario poner distancia, pedirle a la persona implicada que se retire u optar por irnos nosotros.
  • También es importante reconocer nuestros errores, tener capacidad de autocrítica y pedir disculpas si hemos ofendido a alguien.
  • Debemos valorar la familia, tanto propia como política; debemos tener en cuenta que la persona con la que nos “enfrentamos” es familia de nuestros seres queridos con lo que podemos ocasionar daños colaterales a otros familiares incluidos los niños.
  • Evitar hablar de asuntos conflictivos durante las reuniones familiares, así como generar discusiones o tensiones innecesarias.
  • Respetar la relación de tu pareja con su propia familia y no compararla con la tuya ni con ninguna otra.
  • No hay un ganador y un perdedor. Ante un conflicto las dos partes involucradas tendrán que ganar y perder en igual medida, así que mejor buscar la solución más adecuada para todos porque si no quedarán situaciones enquistadas, resentimientos y reproches.
  • La mejor forma de resolver los conflictos es hacerlo positivamenteIdentificar intereses comunes y ser empáticos ayuda a poder encontrar una solución que beneficie a todas las partes involucradas.
  • Ver un conflicto como una oportunidad para mejorar las relaciones entre los familiares. Es conveniente no dejar de resolver ningún conflicto. Eso sí, de la manera adecuada y positiva.

 

¡Recuerden que la familia es el mayor tesoro que tenemos! 

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.