• werr
  • wer
  • weeee

How did John do it?

Escrito por Ramón Ojeda Mestre en Lunes, 22 Diciembre 2014. Publicado en Cultura, Historia, Política, Sociedad

Cuando era Presidente de la República Miguel Alemán, allá en los cincuentas, un extraño joven norteamericano que venía de la guerra de Corea llegó por la zona de Teotihuacán y se enamoró de una muchachita quince años menor que él.  Hoy, John Stokes tiene 84 años, vive en Nueva York y fundó la empresa denominada Austen-Stokes Ancient Americas Foundation Inc. hace ya más de diez años.  Esa empresa trafica con el arte mexicano en algunos casos para bien y otros francamente ilegales.  Cuando era jovencita, su hoy esposa Marisol Hernández se pasaba días enteros recorriendo las ruinas de las pirámides del Sol, de la Luna y todos esos maravillosos recintos y piedrones labrados con concepciones metafísicas y oníricas.

Ella lo conectó maliciosamente con mexicanos sinvergüenzas que habían robado hasta el cansancio piezas y reliquias en esa zona de infinita riqueza de las culturas Tolteca y Teotihuacana.  Pero donde ya no se midieron, fue cuando adquirieron ilegalmente un enorme fragmento del muro de más de un metro cuadrado de fresco bellamente diseñado y pintado con una policromía combinada, que aún hoy es parte del azoro y el asombro de quienes tenemos la oportunidad de sentirlo y admirarlo.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia, el INAH, es una de las más importantes instituciones de México para entender, difundir, preservar y restaurar las manifestaciones culturales del México de todos los tiempos.  Hoy parece estar en buenas manos, pues se halla pletórico de científicos e investigadores serios, profesionales y amantes de la mexicanidad universal, si se me permite ponerlo de esa manera.  Esto debe investigarse a fondo.

La Austen-Stokes Ancient Americas Foundation Inc., en 507 N. Midland Ave., Upper Nyack, NY. 10960, Estados Unidos de América y de la que forman parte dominante Marisol Hernández de Stokes, el viejo John y sus hijos, “donaron” esa importante pieza robada de México, al Metropolitan Museum of Art y que consta en la página 15 del Boletín de otoño 2014 que reseña las recientes adquisiciones según Thomas P. Campbell, director de ese maravilloso museo que tanto ayuda a difundir y apreciar el arte, la cultura, la inteligencia y el alma humana. Gracias Ernesto por el folleto.

Para robarse sigilosamente esa pieza extraordinaria del fresco de Teotihuacán se utilizaron sierras eléctricas muy sofisticadas para cuidar la integridad y mercantilidad de esa pintura sorprendente que personaliza a la Diosa de la Fertilidad.  Es obvio que John Stokes junto con Marisol Hernández, quienes también tenían en su poder la cabeza en obsidiana de la Macuilxóchitl del siglo XVI y que también donaron como papa caliente al MET antes de que se descubriera todo, tendrán que explicar ante la justicia mexicana cómo hubieron esas piezas sustraídas ilegalmente del patrimonio arqueológico de México. Ver http://www.metmuseum.org/about-the-museum/now-at-the-met/2014/teotihuacan

¿Cómo llegaron el resto de las piezas de ese fresco fundamental al Museo Etnológico de Berlín, cómo al Sainsbury Centre for the Visual Arts en Inglaterra? ¿Quiénes han estado vendiendo ilegalmente a México y por qué el INAH no le da seguimiento a las denuncias internacionales ante la inutilidad de la exangüe PGR? ¿Qué hace la Cancillería de Mead? Nada, es la respuesta. ¿Tenemos que ir a plantarnos con banderas frente al premio Nobel, para que nos hagan caso como mi coleguita de la FCPS de la UNAM? ¿Qué se fizo el rey don Juan, los Infantes de Aragón qué se fizieron? Así dijo Jorge Manrique en las contradictoriamente imperecederas “Coplas a la muerte de su padre”: Avive el seso y despierte… O como diría Chucho Montaño a los Choyeros: ¡Despierta pariente! o como Natalia le contestaría a Trino Gastélum: Despierta valiente.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Acerca del Autor

Ramón Ojeda Mestre

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.