• werr
  • wer
  • weeee

La plaga de palomas

Escrito por Ramón Ojeda Mestre en Jueves, 11 Febrero 2021. Publicado en Artículos de opinión en BCS, Escritores Sudcalifornios , Opinión, Sociedad

Resultado de imagen de PALOMAs

Por Ramón Ojeda Mestre

Vaya atolladero en el que nos hemos metido como sociedad moderna y proambiental o ecofriendly. Amamos y admiramos a las aves, tenemos grupos de observadores y fomentamos el aviturismo. Somos casi ornitólogos u ornitologistas por el conocimiento y disfrute de la presencia de cardenales, calandrias, cenzontles, gorriones, codornices, azules, halcones, chureyas, carpinteros, primaveras y otros muchos que de momento no recuerdo, salvo el mascarita-peninsular, que es endémico de estas bellas regiones pericúes, guaycuras y cochimíes.

Pero, las hermosas y queridas palomas se han convertido en un problema de salud pública que sólo la UABCS o la UNAM y usted podrían ayudar a resolver en Los Cabos y en La Paz, ya que, al incrementarse el número de palomas en las zonas urbanas, los árboles en que se posan se van secando en lapsos breves por lo agresivo de sus heces fecales y los edificios, pisos y casas que las albergan se convierten en focos insalubres y feos. 

Las palomas pueden causar más de 40 enfermedades.

El mayor peligro de las palomas lo constituye el contacto directo a los excrementos y su inhalación en forma de polvo microscópico.

Las palomas pueden trasmitir múltiples enfermedades infecciosas, incluso con consecuencias fatales por daño pulmonar, neumonías, hepatitis o afección cerebral, según especialistas serios.

"Sus plumas, sus excrementos, entre otros agentes de estas aves, trasmiten hongos, bacterias y parásitos", dijo Ana María Navarro, coordinadora nacional de la Estrategia de Zoonosis del Minsa.

 

Los más afectados, según la especialista, son los niños, adultos mayores, personas infectadas con VIH, enfermos de cáncer y diabetes debido a que sus defensas están disminuidas. 

Explicó que el mayor peligro lo constituye el contacto directo a los excrementos y su inhalación en forma de polvo microscópico.

La especialista indicó que se tiene reportes de más de 40 enfermedades transmisibles entre las que se encuentran: La salmonelosis, colibacilosis, criptococosis e histoplasmosis. Además, las palomas son portadoras de ectoparásitos como piojos y garrapatas.

Síntomas. Las personas afectadas por este tipo de enfermedades pueden presentar:

- Fiebre, escalofríos, sudoración, mialgias, anorexia.

- En cuadros digestivos se manifiesta por vómitos, enterocolitis, dolor de cabeza, debilidad.

- Infecciones agudas acompañadas con deshidratación. 

Recomendaciones. 

- Controlar la proliferación de estas aves disminuyendo la disponibilidad del alimento.

- La limpieza de zonas con excremento de palomas, deben hacerse con guantes desechables y ropa adecuada.

- Lavar la zona con abundante agua para evitar la exposición al polvillo.

- No es aconsejable que las personas que tengan su sistema inmunológico debilitado realicen ese tipo de limpieza.

- Las autoridades locales deben emitir ordenanzas y fortalecer la educación sanitaria para evitar la proliferación de palomas.

En Europa han alertado respecto al Daños en los edificios por las palomas, señalando que la presencia de palomas en nuestros edificios son un riesgo para nuestra salud, pero también para nuestras casas…

El excremento de las palomas al mezclarse con la lluvia, el aire y varios contaminantes ambientales, empieza a deteriorar los materiales de construcción, dado que favorecen el crecimiento de microflora que produce ácidos y otros metabólicos que deterioran los materiales. Como consecuencia de esta actividad metabólica, comienza a haber efectos indeseables desde el punto de vista estético, ocasionando una desintegración progresiva de los materiales, que con el tiempo afecta la integridad de los revestimientos.

Los excrementos de paloma son corrosivos para la pintura y es conveniente quitarlos lo antes posible. Con el calor del sol, más fuerte en fechas próximas en verano, se extienden de manera microscópica reteniendo parte de esta temperatura, esto perjudica la conservación de la pintura. Asimismo, el contacto del excremento con el metal caliente contribuye a la evaporación del líquido. Ambas situaciones hacen que la pintura se vaya adaptando a la textura del excremento conforme se va secando. Dentro de la necesidad de retirarlo lo antes posible y evitar que las aves vuelvan a ensuciar.

Citando la restauradora Mainou: “El excremento de las palomas contiene compuestos químicos como nitratos, sulfatos y sulfitos, que sirven de medio de cultivo para el desarrollo de hongos y bacterias capaces de crear condiciones favorables para microorganismos que pueden vivir sin oxígeno (anaeróbicas), entren en función, deteriorando la pintura, los aplanados y la piedra.”

La insistencia de las aves, lejos de disminuir, se incrementa, sobre todo cuando se aprovechan de la actividad humana (comida, cobijo y temperatura). Cabe decir que las medidas de control poblacional nunca son instantáneas, al igual que la reacción adversa de los materiales dejan una huella de futura degradación a corto, medio y largo plazo, allí donde las aves han excretado, es por eso que les recomendamos tomen medidas de protección de los puntos claves del edificio. De lo contrario es muy probable, el proceso de envejecimiento y degradación acelere en estos puntos.

Es fundamental intervenir antes de la época de cría, ya que de esta forma se impide que la población estable aumente considerablemente y se traduzca en soluciones más radicales. Las soluciones deben ser siempre respetuosas con las aves, el medio ambiente y los elementos de la edificación, integrándose en la arquitectura de cada construcción.

Estatua, Bronce, Paloma

Desde hace cinco años en España han insistido en que las ciudades y los pueblos están literalmente invadidos por estas aves que se multiplican con rapidez ocupando y dañando el mobiliario urbano y convirtiéndose en un potencial riesgo para la salud. 

Enfermedades infecciosas de otro siglo, como la difteria, que aún perviven como la Legionela, una enfermedad bacteriana parecida a la neumonía, que afecta más a los hombres

Las enfermedades infecciosas que las palomas pueden transmitir a los humanos no es algo común ya que es necesario un contacto directo con esta ave o con sus excrementos, una de las principales vías de transmisión.

Pero eso no significa que estos animales no transmitan enfermedades mediante agentes infecciosos como virus, hongos y bacterias que causan alergias y dolencias respiratorias. Estas son las patologías más comunes: 

Psitacosis o clamidiasis

La bacteria Chlamydia Psittaci es la responsable de la psitacosis, enfermedad habitualmente transmitida por loros, periquitos y papagayos, aunque también las palomas pueden ser infectadas y convertirse en transmisoras de esta bacteria al hombre por vía respiratoria, secreciones nasales, excrementos o tejidos y plumas, según una publicación del Instituto de Alimentos y Ciencias Agrícolas de la Universidad de Florida (Estados Unidos).

Esta enfermedad provoca en el hombre cuadros similares a la neumonía y a la gripe e incluso dolencias digestivas ya que esta bacteria penetra en el organismo a través de las vías respiratorias y se propaga por el torrente sanguíneo para invadir el pulmón, el bazo e hígado.

La psitacosis es una enfermedad más frecuente en personas que están en contacto directo con las aves, como aquellos que trabajan en plantas avícolas.

 

Salmonelosis

Los excrementos de las palomas pueden ser una vía de infección de la salmonela, una infección bacteriana que puede llegar a través de alimentos contaminados e incluso por la ropa tendida, explica Manuel Pizarro, profesor de anatomía patológica en la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid y especialista en aves.

El cuadro que provoca en el humano es de fiebre, diarrea, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

 

Alveolitis alérgica

Es una reacción alérgica, una hipersensibilidad a las plumas y al polvo fecal de las palomas y se produce por una exposición continua de un individuo a estas aves, como los que trabajan en un criadero realizando tareas de limpieza de las casetas.

 

Provoca la inflamación de los alveolos de los pulmones y los síntomas son tos, dificultad para respirar, fiebre y escalofríos. Se puede confundir con un resfriado.

 

Criptococosis

El Crytococcus Neoformans es un hongo que se localiza en el excremento de las palomas. En realidad, el reservorio (donde se aloja el hongo) es el suelo con el excremento y no el animal.

Según el estudio de la Universidad de Florida, la transmisión se produce por inhalación de levaduras parecidas a los hongos, aunque puede ocurrir ocasionalmente por ingestión.

Los humanos pueden adquirir esta enfermedad si están en contacto con los nidos de las palomas donde también se concentran parásitos y piojos propios de estas aves.

La criptococosis en humanos se manifiesta como meningitis o meningoencefalitis y es usualmente precedida por una infección pulmonar con tos, estornudos con sangre, fiebre y malestar.

 

Medidas para controlar la sobrepoblación 

El Ayuntamiento de Madrid prohíbe dar de comer a las palomas. EFE

Las palomas se han aclimatado perfectamente al hábitat urbano donde instalan sus nidos en cualquier tejado o recoveco de los edificios de las ciudades o pueblos y donde se alimentan en contenedores, vertederos, campos de trigo y cereales. 

Estas aves se pueden reproducir varias veces entre los meses de marzo y agosto y suelen tener uno o dos pichones cada vez. 

Por eso la sobrepoblación de palomas se han convertido en un problema para los ayuntamientos que ponen en marcha programas de control.

En el Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, existen medidas para controlar y lograr un cohabitación sin riesgo y acorde con el medioambiente. 

José María Cámara, veterinario y responsable de Plagas de Madrid Salud del ayuntamiento madrileño, considera que en Madrid no existe una “invasión” de palomas por las acciones puestas en marcha que no contemplan el exterminio pero sí la captura (más de 3.000 palomas al año sobre una población estimada de 70.000) y traslado a palomares del medio rural. 

El problema radica en la paloma bravía, la común de los palomares y utilizada como mensajera, que anida en los edificios frente a las otras especies que han llegado a las ciudades, la torcaz y la tórtola, que lo hacen en los árboles. 

Desde el Ayuntamiento de Madrid se prohíbe alimentar a estas aves y se requiere la vigilancia y correcta conservación de los edificios para evitar que a través de cualquier hueco puedan encontrar una vía de entrada y anidar en los tejados, limitando así la capacidad de proliferación y, por tanto, que se conviertan en un riesgo para la salud.

Un artículo de la BBC de Londres nos indica qué, por esta razón, la SBEI recomienda, para evitar la concentración de palomas en ciertos lugares, que no se les alimente ni se deje restos de comida a su alcance. "La alimentación debe controlarse, utilizando estrategias como la aplicación de anticonceptivos para el control de la población de aves que no les causan daños".

En fin, no me crea, documéntese si tiene hijos pequeños o personas mayores en su casa, vea por ejemplo: https://www.feralbirdmanagement.com.au/feral-pigeon-control-an-environmental-health-guide/ 

https://www.dover.gov.uk/Environment/Environmental-Health/Pest-Control/Pigeons.aspx

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25876285/

https://www.bphc.org/whatwedo/infectious-diseases/Infectious-Diseases-A-to-Z/Pages/Pigeons.aspx

https://www1.nyc.gov/site/doh/health/health-topics/pigeon.page

https://stop-pigeon.com/?gclid=Cj0KCQiAyJOBBhDCARIsAJG2h5eXIZFDSHCUo9mjnYln2JQB-3if0h7G2SVj8fx39dEcAJonnSfxWjcaAiMXEALw_wcB

En fin, el hecho concreto es que el fecalismo al aire libre de estas bellas aves se ha vuelto un verdadero problema para casas y edificios públicos y un riesgo en muchos aspectos y tenemos la obligación de afrontarlo con cuidado ambiental y protector de la salud humana y de las propias aves. No espere que los gobiernos municipales vayan a venir a resolver el problema. Conste.

 

CONTACTO: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Acerca del Autor

Ramón Ojeda Mestre

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.