• werr
  • wer
  • weeee

Masonería moderna

Escrito por Ramón Ojeda Mestre en Lunes, 20 Abril 2015. Publicado en Historia, Noticias, Política

 

Los muy inteligentes se darían cuenta de que mentiría si les dijera que mi museo preferido en París es el de Louvre. No, el que me deja embobado es el llamado Quai Branly por razones que otro día expondré. Sin embargo, debo manifestar que unas de las obras que me maravillan del Louvre son sus antigüedades Orientales y Egipcias, las Etruscas y las Romanas, aunque mejor son las pinturas extraordinarias que hacen que ningún museo del mundo sea tan visitado como ese, dejando a un lado sus esculturas, las artes gráficas y las artes decorativas. Casi diez millones de visitantes el año pasado.

Es más, ya encarrerado el ratón, le saca la lengua al gato y no les oculto que el segundo museo más visitado del mundo es el Smithsonian National Air and Space, de Washington, D. C. En fin, lo importante es que en el museo de Louvre se encuentran tal vez la mayor cantidad de símbolos, claves o señales masónicas incorporadas a las obras de arte que desafortunadamente solo se descubren si se tiene el ojo educado para ello o lleva una guía especial como la que hemos tenido la suerte de que nos comisionaran de la Alcaldía a los integrantes de la Corte Internacional de Arbitraje Ambiental. La famosa francmasonería se las trae aún en la actualidad y es un movimiento cultural e intelectual muy poderoso.

En USA, aún hoy, los billetes verdes del sacrosanto dólar, en todas sus denominaciones, traen claves masónicas y ello refleja la tremenda presencia de esa organización en Norteamérica. En México, por razones que desconozco y que da temor averiguar, los movimientos liberales y masónicos de las diversas denominaciones u Orientes adquieren un nuevo vigor tan importante quizá como en la época de la Reforma y por todo el país se celebran acontecimientos que muestran su ímpetu lo mismo en Tamaulipas que en Veracruz, en Tabasco o en Chihuahua, en Edomex o en Oaxaca.

Creo que a nivel nacional habrá un megaencuentro o "Tenida" como se le llama en el argot ritual de esas antiguas agrupaciones de reflexión, estudio y acción benefactora. La semana entrante en Baja California Sur, la Respetable Logia Simbólica Faro del Sur Número 9, de San José del Cabo, celebra su LXXX Aniversario con conferencias, eventos deportivos y académicos. El Ingeniero J. Valdemar Portillo López, Gran Maestro de Tamaulipas dará la primera conferencia acerca del tema, luego el Ingeniero César Kernz hablará sobre Cosmografía y masonería, que se antoja el tema, habrá también un gran Concierto de la Orquesta Sinfónica de BCS y seguramente le darán su lugar al excelente amigo y sudcaliforniano ilustre Héctor Güereña, los respetados dirigentes Arturo Gómez y David Green, desde luego también Paz y Puente el dirigente estatal de la masonería en BCS.

Estoy citando de memoria porque nos hallamos en la inigualable Tuxtla Gutiérrez para atestiguar la firma del Convenio entre el Gobernador Manuel Velasco Coello y la Academia Mexicana de Derecho Ambiental fundada en 1974, con el prestigiado Jurista Rolando Cañas Moreno al frente y el Instituto Casa Chiapas con María de Lourdes Pastrana, , ¡hace ya cuarenta años!, qué horror, "cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte, tan callando", escribiría Jorge Manrique en las Coplas a la Muerte de su Padre.

Ayer domingo apenas en el Ejido de La Candelaria con Eligio Soto, delegado de la Procuraduría Agraria Federal, en una gran asamblea Ejidal para analizar las conveniencias o no de la Energía Eólica en las bellas cañadas del Pacífico que son de propiedad social y hoy ya en la tierra de Belisario Domínguez y del poeta Enoch Cancino Casahonda que escribiera del dolor "que como siempre esparce su trágica semilla por el mundo" en aquel celebérrimo Canto a Chiapas que hasta los de primaria se saben en la entidad por excelencia de nuestro amigo inmortal Jaime Sabines. No me envidies sensual lectora ni tú galán. Ando en friega.

Acerca del Autor

Ramón Ojeda Mestre

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.