• werr
  • wer
  • weeee

No me eches la sal

Escrito por Ramón Ojeda Mestre en Lunes, 02 Marzo 2015. Publicado en Opinión, Política

Recomiendo respetuosamente, a los integrantes del gobierno, que acudan con la mayor premura y sigilo a Catemaco para que los hechiceros de los Tuxtlas les hagan una limpia pues parecen estar “salados”. Por si las moscas, me encomiendo a Huixtocíhuatl: Diosa de la sal entre los aztecas, según nos enseña uno de los más grandes estudiosos mexicanos de todos los tiempos, nuestro querido amigo y maestro sin par, Miguel León Portilla, quien la semana entrante cumple 89 ubérrimos años.

Es que la sal es un tema apasionante e infinito y aún hoy maravilla y deleita el libro de Bernard Moinier “La sal en la cultura antigua”. Ojala que acuda al Congreso Internacional de Antropología de la Sal, que será este  Agosto en Iasi, Rumanía y al cual asistirán el investigador Carlos Arámburo Fisher de La Ribera, BCS, el comunicador Jesús Montaño Avilés de la Universidad de Colima y exitoso conductor en Cabo Mil, este escribidor y tal vez la Dra. Luz María Gutiérrez del INAH, más los que se inscriban enhttp://ethnosalro.uaic.ro/about/first-international-congress-on-the-anthropology-of-salt/ 

No podrán faltar a este congreso los de la ESSA,  la Compañía Exportadora de Sal S.A., de Guerrero Negro, que es la salinera más grande del mundo y que produce cerca de 9 millones de toneladas al año; deberían de acudir pues urge que esa empresa retome el nivel cultural que llegó a alcanzar. Ojalá que en la Secretaría de Economía se avispen o que Jorge Guillermo Esquivel les explique. Recuerdo la nota en el Sudcaliforniano que apareció en octubre de 2014 respecto a la exposición en el Senado de la República por  sus 60 años de vida y que también vimos en el Peninsular Digital en que se explicó que desde el siglo XVI hasta principios del XX, México fue el primer país del mundo que usó la sal en gran escala con propósitos industriales en la producción de plata hoy se utilizan otros procedimientos y ello ha hecho caer un poco a las salineras de todo nuestro país, como las de Cuyutlán, en Colima, inmortalizadas por el extraordinario documental de Bogart Rodríguez, del Centro de Producción Audiovisual, de la Secretaría de Cultura del gobierno del Estado, video que pertenece a la serie Voces de la Cultura Colimense. De nada.

Cuando Dios dice a dar, bien que sabe dónde vive uno. Suertudo que soy, tuve la oportunidad de estar en Cuyutlán participando en una ejemplar limpieza de playas que organizó SNTE Verde y en la que intervinieron muy exitosamente, centenares de maestros este fin de semana, culminando con una emotiva liberación de tortugas. Agradezco el envite al maestro Juan Díaz de la Torre, a los Maestros Yolanda Martínez coordinadora de SNTE Verde y a la dinámica maestra Esmeralda Martínez así como al Embajador Adrián Orozco Neri y al maestro Francisco Javier Pinto, líder de la sección sindical 6, quien se echó a cuestas organizar esta indispensable tarea de mantener limpias las playas de Colima.

Las lectoras más cultas y sensuales conocen el Peng-Tzao-Kan-Mu. No se imaginen otra cosa, ustedes libidinosos lectantes, es un escrito sobre el arte de obtener sal y describe hasta 40 formas de lograrla. Es el texto más antiguo relacionado con la producción de NaCl y se remonta al 270 a.C. Recordemos: Ajo, sal, y pimiento, y lo demás es cuento. También en uno de nuestros viajes legendarios y deliciosos vimos la Vía Salaria, el estratégico camino de las salineras de Ostia a Roma. Los soldados que la cuidaban recibían como privilegio una parte de su pago en salarium argentum, en sal blanca. Como todos sabemos, de allí viene la palabra salario.

Por ser este amanuense pudoroso, no será detallista al explicar qué quiere decir que la esposa de Lot se convirtió en sal por voltear a ver Sodoma y Gomorra, tal vez si leen “La estatua de la sal”, libro con el que Salvador Novo revela mucho, entenderán más las claves criptográficas o el Granito de Sal dePepe Domínguez el yucateco y Guty Cárdenas, qué maravilla, o de Eduardo Flores Clair, Un granito de sal.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ramón Ojeda-Mestre

Guadalquivir 94

Col. Cuauhtémoc
México, D.F. 06500
00 52 1 55 5435 3405 Cel.
00 52 55 52077984

 

Acerca del Autor

Ramón Ojeda Mestre

Comentarios (1)

  • Ramon

    Ramon

    16 Marzo 2015 a las 07:05 |
    Por favor, quien esté interesado en asistir al Congreso de la Sal, comunicarse con nosotros. Gracias

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.