• werr
  • weee
  • werr
  • wer

Personajes célebres sudcalifornios: DOMINGA G. DE AMAO

Escrito por Eligio Moisés Coronado en Viernes, 07 Junio 2019. Publicado en Historia, Historias de Vida., Personajes Célebres Sudcalifornios

(Selección de la biografía elaborada por Javier Manríquez Amao.)

 

Quien sería periodista, escritora y poeta sudcaliforniana, doña Dominga González Morales de Amao, nació el 20 de febrero de 1912 en la localidad de El Rincón, cerca de El Valle Perdido, en la delegación de San Antonio, Baja California Sur. 

Sus primeras letras las aprendió en la escuela rural de El Valle Perdido. Después estudió en el poblado de cabo San Lucas, y luego en la escuela primaria de La Paz que actualmente lleva el nombre del educador Gregorio Torres Quintero.

En la capital de su entidad natal tomó clases de música y participó en una estudiantina que llegó a presentarse en el teatro Juárez de esta ciudad. 

Comenzó a escribir sus primeros trabajos literarios cuando apenas tenía doce o trece años de edad, mientras vivía en Santa Rosalía.

Se casó en San Antonio con quien sería el compañero de toda su vida, Loreto Amao Mendoza.

En medio de la vida familiar supo encontrar el momento y la oportunidad para estudiar periodismo por correspondencia. Escribió las columnas periodísticas “Correo de San Antonio”, “Notitas de San Antonio” y “Notitas Breves de San Antonio”, además de hacerse cargo del Instituto de Protección a la Infancia en su suelo nativo, lo que la llevó a realizar todo tipo de actividades en favor de los niños y a formar un elenco itinerante de artistas con el cual recorrió los pueblos cercanos con el propósito de recaudar fondos para su causa.

 Hacia 1967 participó en la fundación de la Asociación de Escritores de Baja California, de la cual fue miembro activo, y un papel semejante tuvo en la Asociación de Prensa y Radio (APYR) de Baja California Sur.

Publicó numerosos artículos periodísticos, ensayos, cuentos y relatos de muy variada extensión en diferentes diarios y revistas locales. Eventualmente lo hizo en el estado de Baja California, a donde viajó con frecuencia. Sin embargo, el género que acabó por definirla como mujer de letras fue el de la poesía, y los poemas que salieron de su mano los construyó a partir de la experiencia obtenida del mundo circundante: lo que se ve y se vive desde el solar propio, que nada más puede ser expresado con las palabras que otorga la sencillez.

Su obra, esparcida en publicaciones como El Sol de La Paz, El Sudcaliforniano, Guaycura, La Voz del Sur, Últimas Noticias y El Diario de La Paz, así como en revistas como Letras de Baja California, Palestra y California Gráfica, entre otras, halló cabida más tarde en los pequeños libros que con un gran esfuerzo financió y dio a la imprenta. Entre ellos están: Confidente (1974), Íntimo (1976), Añoranzas (1979), Madrigales y cuentos (dirección de Cultura del gobierno del Edo., 1984), Arco iris (1987), Cuentos para niños (1992), Ocaso, Recuerdos y dedicaciones (1992), Raulito y su abuelo (1993), Los indios. Nuestras raíces (1994), Ramillete (1998), San Antonio (1999) y

Manojo de leyendas (2000), el último de ellos.

En vida recibió el homenaje de sus coterráneos: la biblioteca pública municipal de San Antonio lleva su nombre, el Club de Mujeres Profesionistas y de Negocios la nombró en 1979 la “Mujer del Año”, se le reconoció como Valor Cultural en 1992 y le dieron su nombre a la VII Jornada Literaria Regional organizada por la Universidad Autónoma de Baja California Sur y otras instituciones del estado.

Doña Dominga González de Amao murió el 20 de julio de 2005 en su casa de San Antonio. Quince años antes había escrito con humildad y con nostalgia: “El ocaso llega sin sentirlo. El camino es largo. Cuántas cosas dejamos atrás. Si volvemos la mirada, nos asombra lo que hemos hecho. Cuántos afanes…”

 

(Imagen: Retrato por Armando Manríquez, que se conserva en la biblioteca de San Antonio.)

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.