• wee
  • umoferta
  • wede
  • weee

Recomendación fílmica: EL CLUB DE LOS INSOMNES

Escrito por Johnny Antu-Hap en Jueves, 21 Junio 2018. Publicado en Arte, Cine, Cultura, Recomendación Cinefila, Recomendaciones

El Club de los Insomnes: Una bocanada de aire fresco al cine comercial en México.

Cabe decir sobre esta obra que seguramente no será la mejor película mexicana del año, ya sea comercial exhibida en los grandes cines del país o de esas que vemos pasar en los festivales, pero sin duda es algo diferente, y eso siempre se agradece en las salas. Eso sí, hasta ahora, es la propuesta de cine nacional que más me ha gustado.

Mi razón para querer ver esta película, en un principio, fue el hecho de ver a dos de los pocos actores que yo puedo admirar dentro del cine mexicano, me refiero a la talentosa Cassandra Ciangherotti y a Leonardo Ortizgris, que en Güeros estuvo fenomenal, como seguramente también lo estará en Museo. Entonces fui a verla, y vaya que sorprende, en muchos aspectos para bien, en otros para no tanto.

La historia empieza con la imagen de lo que parece ser un estacionamiento iluminado con un montón de lámparas, entonces un narrador empieza a contar, ya después sabemos que el narrador es el protagonista de la cinta, ese sueño/pesadilla en el que está frente a una luz blanca en la pared la cual no puede atravesar, yo creí en ese momento que la película sería una especie de película narrada, pero no es así (nunca es bueno juzgar antes de tiempo) entonces vemos a este joven de nombre Santiago (Leonardo Ortizgris) que está con su psicoanalista, y este decide dejarla, luego de que su insomnio y sus problemas de pareja y de cansancio no han desaparecido, en vez de eso, va y se refugia con la que parece es una amiga de toda la vida, la cual no es más que sólo una chica que conoce de hace pocos meses, Danny, (Cassandra Ciangherotti) una chica malhumorada que trabaja en una tienda estilo "Oxxo" - de esas que están todas las noches abierta. Un día entra en sus vidas otra chica: Estela, (Alejandra Ambrosi) veterinaria, que parece tiene la capacidad de comunicarse mejor con los animales que con las personas, al menos emocionalmente hablando, adicta a los refrescos de cola, y que tras una situación que se presenta en su vida no puede conciliar el sueño;  luego de empezar con el pie izquierdo cuando conoce a Danny y Santiago, ésta se integra a su grupo para darse un poco de apoyo a su vida tan desordenada y no tan jovial. Entre el proyecto de Danny, para por fin largarse de ese lugar (no les digo de qué es su proyecto para no hacerles spoilers innecesarios, y la quieran ver) y ver qué hace Estela con su situación, el más perturbado de todos que es Santiago con su relación y su trabajo inestable, vemos como una conexión entre desconocidos sin serlo tanto, algo que los ayudará finalmente a descansar y darse cuenta de paso, que ya no son tan jóvenes.

La premisa es interesante, el cómo la plantean también, nos da como subtexto de la trama, la idea de que la vida a veces nos tiene atrapados y nos atora sin poder dejarnos ver la felicidad, nos muestra el otro lado de las cosas. Nos presenta personajes con vidas que se resquebrajan.  Santiago y sus sueños, (que de momento tienen mucho de este efecto Spellbound de Hitchcock) Estela y su indecisión, y Danny y su trabajo al cual no soporta si no están estos dos, es el reflejo de lo que los atormenta.

Las actuaciones son muy convincentes y buenas, la química entre el cast es estupenda y funciona, los cameos son excelsos. (La actuación de Humberto Busto, aunque corta, es de lo más destacable).

En cuanto a lo técnico hay algunas carencias bastantes notorias, algunas incluso groseras, como el hecho que el audio en muchas partes de la película falla y se oye desfasado (ahora, eso no sé si fue por culpa de la película o el cine en que la vi en particular); algunos fuera de foco (en realidad sólo uno) que también si bien no arruina por completo el buen trabajo, si son notorios. La fotografía en gran parte de la película es muy impresionante, aunque a ratos no está tan a la altura, pero tampoco está mal. La música, tanto original como la no original me parece es de lo más por arriba del nivel, no sólo hablando de los valores de esta película, sino de lo que nos tiene acostumbrados el cine nacional, realmente muy exquisito el trabajo de Sebastian Bell y Axel Ricco, quien hacen la música para la película. Y a pesar de lo malo ya comentado, me parece que los directores sabían lo que querían hacer y decir con la cinta, que además escriben el guion original y la producen. Finalmente debo decir que, así como son evidentes algunas fallas de la película, se le puso mucho corazón y amor a este proyecto. (No sé si soy el único que vi ciertos guiños a The Truman Show en la película)

Como lo dije al principio, y como lo dice también el título de la entrada, uno debe ver este tipo de cine mexicano, uno que va más allá de la comedia superficial o los intentos de ridiculizarnos como nación; necesitamos cine fresco, sensible, conmovedor sin afán de ser drama. México necesita más cine como este: auténtico y real.

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.