• qeeq1
  • qqqgg
  • qqttg

Sobreviviente

Escrito por Justine Hernández en Miércoles, 11 Octubre 2017. Publicado en Literatura, Narración, Poesía

Entonces la tierra tiembla. El cuerpo reconoce su vulnerabilidad, su finitud… mi miedo.

 
Asimilar la impermanencia, es un proceso doloroso y liberador.
 
¿De dónde agarrarse si incluso la tierra, el piso que pienso que me sostiene se mueve
y yo en su directa consecuencia? 
 
No es sólo la fractura de las paredes de mi casa, el florero que se hizo añicos o el perro que después del temblor no deja de tener pesadillas. Es esto de adentro que se ha movido. Lo que por no estar fijo se ha derrumbado: recuerdos, ideas, manías. Es despedirse de los restos del derrumbe, es ver las paredes construidas en pedazos, sentirse desprotegida, expuesta. Y habrá que buscar en los escombros aquello que aún pueda salvarse, quiera salvarse.
 
Entonces el miedo. El insomnio, la ansiedad, la inseguridad en cada pisada,
el temor en cada sonido de ambulancia, la totalidad en cada despedida.
 
Pero el ciclo sigue, bello y perfecto y hay que recuperarse, reconocerse, agradecerse.
 
Sacar fuerza de mi vientre para levantarme de entre los escombros, sacudirme el polvo, afianzar las piernas, apoyar diez dedos otra vez a la tierra sin enojo, sin incertidumbres.
 
Confiar
 
Acompañarme y pedir ayuda, asirse de alguna manera a una palabra de soporte, a una mirada,
a un abrazo, a una mano igual de temblorosa que la mía, otra que tiene miedo.
 
Decidirse por la vida, por el movimiento continuo sin resistencia, por la fluidez del momento.
 
No detenerse, porque el temblor es energía, es reacomodo, es manifestación de vida.
 
He sobrevivido y empiezo por mi, por mi cuerpo.
 
Porque estoy, porque puedo, porque SI…

 

JD

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.