• werrr
  • werrr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Sudcalifornianas y sudcalifornianos:

en Lunes, 23 Marzo 2020.

weerrr

El coronavirus se ha convertido en la mayor amenaza a la humanidad en décadas. No habíamos presenciado una pandemia de esta fuerza de contagio desde hace un siglo. La Organización Mundial de la Salud señaló que los casos mundiales confirmados de coronavirus son ya más de 200 mil y se duplicaron en los últimos 12 días. El ritmo de crecimiento muestra la típica curva ascendente de epidemias y pandemias. Por su parte, la ONU alertó ayer que, de no tomarse medidas inmediatas por parte de las sociedades y los gobiernos el CODVID-19 podría costar millones de vidas. Por ejemplo, el día de hoy, lamentablemente, se reportó que en Italia fallecieron 627 personas en un solo día. Nosotros podemos evitar llegar a esos niveles de tragedia. En México hay ya 164 casos confirmados, pero afortunadamente, ninguno en Baja California Sur. Sin embargo, lo he dicho y lo reitero: debemos estar conscientes que la pregunta no es si el virus llegará, sino cuando lo hará. De acuerdo a la clasificación de la Organización Mundial de la Salud, en nuestro estado seguimos en la fase de importación. Esto significa que el virus en principio llegará de otro lado, comenzará su propagación, pasando a las fases de dispersión comunitaria y, finalmente, al escenario epidémico donde habrá dispersión nacional y brotes regionales. El tiempo que se ha podido postergar la llegada del virus nos ha servido mucho para prepararnos y difundir las medidas de prevención que hoy son ya de todas y todos conocidas. Salvo que se generara una vacuna, lo cual de acuerdo a la comunidad científica es poco posible en el corto plazo, los contagios continuarán. Si bien es cierto que los contagios serán muchos, esto no significa que todos enfermaremos. Casi 8 de cada 10 contagiados no tendrán síntomas y, seguramente, ni se enterará que tuvo el virus. No obstante, al ser portador, pese a no tener síntomas, contagia; de ahí la importancia de las medidas preventivas. De igual manera, muchos tendrán síntomas leves que podrán tratarse en casa. Solo una minoría, aproximadamente 1 de cada 10, podría llegar a requerir atención médica hospitalaria.

A nivel global, y también para nosotros, es esencial que aquellos que sí requieran atención médica; la encuentren con eficiencia y oportunidad en el sector salud. Por ello, es vital que el incremento de contagios sea gradual, poco a poco, para que nuestras clínicas y hospitales no sean rebasados, como sucede en lugares como Italia. Por ello y para ello debemos actuar solidariamente. Hoy, anuncio nuevas medidas. Para avanzar en los diagnósticos de posibles casos de personas infectadas, la Secretaría de Salud, adicionalmente a la telefonía convencional, aplicará telemedicina por medio de videollamadas que pueden hacerse desde sus hogares por medio de sus teléfonos o computadoras. Quien presente resfriado, fiebre mayor a 38 grados, tos, dolor muscular o de articulaciones; así como dificultad para respirar, se puede comunicar al teléfono 612 199 5386 de la Secretaría de Salud. Repito: 612 199 5386 Posterior a esta comunicación, personal médico valorará su situación mediante una video llamada y determinará las acciones a seguir. Esta tecnología estará disponible, a partir del próximo lunes 23 y nos permitirá: escuchar, observar, diagnosticar y dar seguimiento a distancia; a pacientes que presenten síntomas respiratorios leves y que puedan ser tratados en sus domicilios. Les pido, de ser necesario, utilicen esta herramienta. La saturación de las unidades médicas en un momento de crisis, es el principal riesgo para los enfermos graves, que no puedan ser tratados en sus hogares y requieren hospitalización. No acudan a las unidades médicas a menos que se lo indiquen los servicios de salud en el teléfono señalado. Ellos habrán de trasladarles en ambulancias con equipo adecuado de protección contra el contagio y con personal debidamente capacitado. Les recuerdo que, a partir de hoy 20 de marzo, en todo el Estado, se suspenden las clases en todos los niveles, regresando hasta el lunes 20 de abril. Lo reitero: NO SON VACACIONES. Se trata de un momento único en nuestra historia, donde todos y cada uno de nosotros, tenemos que actuar; no pensando solo en uno mismo, sino en los demás. Quedémonos en casa y apliquemos las medidas de higiene y distanciamiento social recomendadas por la Organización Mundial de la salud.

 

Congruente con ello, he determinado que trabajadores del gobierno del estado que sean mujeres embarazadas, mayores de 65 años, inmunocomprometidos que padezcan HIV, cáncer activo bajo tratamiento, insuficiencia renal que reciban servicios de diálisis y, previa validación de la Secretaría de Salud, las personas con discapacidad asociada con complicaciones respiratorias, dejarán de laborar a partir del lunes 23 de marzo; hasta el viernes 17 de abril. Adicionalmente, a partir del lunes 6 de abril, se suspenden por dos semanas las labores para todos los trabajadores del gobierno estatal, reincorporándose el lunes 20 de abril. Debo destacar que las determinaciones señaladas no surten efecto para el personal de la: Secretaría de Salud, Seguridad Pública, Procuraduría General de Justicia y Protección Civil; instancias que habrán de decidir lo conducente, en función de la necesidad y sensibilidad de los servicios que prestan a la ciudadanía durante la contingencia. Además, en áreas de atención prioritaria, deberán establecerse, sin excepción, las medidas necesarias que permitan brindar los servicios que, por su naturaleza, no puedan ser suspendidos. Repito: NO SON VACACIONES. Son esfuerzos que hacemos desde el Gobierno del Estado, para proteger a nuestros trabajadores, sus familias y a la población en general. Les pido sean responsables y solidarios con los demás. Los períodos de receso son para que se queden en sus hogares y juntos evitemos la propagación acelerada del virus. En todos los edificios y oficinas del Gobierno del Estado, continuaremos con la implementación de las medidas recomendadas por la Secretaria de Salud, para prevenir contagios. Si bien la prioridad principal es la salud de todas y todos, desafortunadamente esta emergencia sanitaria será acompañada por una crisis económica.

Las restricciones de viaje y cierre de fronteras de los principales mercados emisores de turistas a Baja California Sur: Estados Unidos y Canadá, han generado ya una disminución en la llegada de turistas y, en consecuencia, en nuestros niveles de ocupación hotelera y demanda de servicios; situación que sin duda habrá de agravarse en el corto plazo. Soy consciente de ello y comparto la aflicción de las y los sudcalifornianos, de nuestros empresarios. Refrendo que haré todo lo que esté en mi competencia y a mi alcance, para apoyar la economía de los hogares y el bienestar de nuestras familias.

Es por ello, que he determinado, en apoyo a la economía popular y de las empresas, posponer el cobro del Impuesto Sobre Nómina y de la Revista Vehicular, correspondiente a los meses de; marzo, abril y mayo. Además, suspender los actos de fiscalización por parte del Gobierno del Estado, en este mismo periodo. Las reglas de operación de esta determinación se darán a conocer en el Decreto, que el próximo lunes, habrá de ser publicado en la Gaceta Oficial del Gobierno del Estado. Por supuesto que, estoy claro que no es suficiente. Se trata de medidas temporales que pretenden, por ahora, que no nos distraigamos con problemas adicionales para concentrarnos en lo que es más importante: la atención a la contingencia sanitaria. En su momento, habremos de considerar apoyos adicionales, cuando el Gobierno Federal, dé a conocer, las medidas que necesariamente habrán de operar para afrontar esta circunstancia, como ya lo han hecho países como: Francia, Canadá, entre otros. Demandamos a la Federación, apurar esta determinación. Es urgente. Está en manos de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, el Servicio de Administración Tributaria, Seguro Social, Infonavit, la Comisión Federal de Electricidad, la Banca de Desarrollo, la Secretaria del Trabajo, de Economía, Agricultura y Desarrollo Rural, Energía, Bienestar; entre otros, utilizar las herramientas y mecanismos disponibles para atemperar, en lo posible, las consecuencias económicas. También exhorto al sector privado comercial, las compañías de telefonía celular, televisión de paga, proveedores de internet, la banca, para que solidariamente prevean la manera de no suspender sus servicios a las familias que se vean afectadas en esta contingencia. Al empresariado en Baja California Sur, les solicito busquemos la manera de evitar que a la crisis que enfrentamos se le agregue un componente social: la pérdida de empleos. Les pido dialogar con sus trabajadores, sus sindicatos y encontrar la manera de que no se pierdan las fuentes de trabajo de alta calidad que tanto nos ha costado crear. Juntos, logramos más. No hagamos más difícil la recuperación. Son tiempos sumamente difíciles. Estamos ante una crisis global humanitaria en la que todos, absolutamente todos, podemos contribuir a aminorar. Mantengamos la higiene en todo momento, lavando manos y evitando saludos de mano, abrazo y beso. Mantengamos la distancia social, evitemos tumultos, aglomeraciones.

 

Tomemos distancia de al menos un metro con los demás, incluyendo dentro de nuestros hogares. Mi reconocimiento más amplio al personal del sector salud, ellos son ahora nuestros héroes y grandes protectores, ellas y ellos nos cuidan, nosotros debemos hacer lo mismo, ser solidarios, reconocerlos, cuidarlos, respetarlos. Sin caer en pánico, debemos tomar en serio lo que ocurre. Otros no lo hicieron y hoy pagan las consecuencias. Sería un grave error pensar que la solución no depende de nosotros, que alguien vendrá a resolvernos el problema. No es así. Se requiere el esfuerzo de todas y todos. Sin la solidaridad de la sociedad, poco o casi nada ayudará lo que pueda hacer el gobierno. No debemos olvidar que en esta contingencia dependemos del comportamiento de otros y los otros también dependen del nuestro. De ahí la importancia de que sea el correcto. No va a haber otra estrategia para superar esta epidemia que no sea actuando todos juntos, en el mismo sentido, con la misma fuerza, al mismo tiempo, con toda responsabilidad y solidaridad. Como ciudadanos debemos cumplir las reglas que nos regirán los próximos días. Todos quienes trabajamos en este gobierno las revisaremos continuamente y buscaremos espacios de oportunidad ya sea para corregirlas o mejorarlas. Ustedes pueden ver lo que está sucediendo a nivel mundial, es una situación que cambia a cada minuto. Pueden también verificar, en tiempo real, la información oficial correspondiente a Baja California Sur, en la página coronavirus.bcs.gob.mx Debemos de tener la capacidad de aprender de las experiencias para no cometer los mismos errores y poder reaccionar de manera efectiva. Les reitero, no hagan caso a rumores, consulten solamente las fuentes oficiales, la confianza será también parte importante de esta lucha. Es momento de refrendarnos nuestra empatía, nuestra solidaridad, nuestro compromiso: con nuestras familias y con los demás. Antes, hemos superado calamidades que hubieran doblado a otros. No a nosotros. Somos gente de bien, de trabajo, de compromiso.

Es hora de subrayarlo y salir, todos juntos, adelante. Muchas gracias

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.