• werrr
  • werrr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Tallas XL

Escrito por Ramón Ojeda Mestre en Miércoles, 07 Marzo 2018. Publicado en Columnistas, Cuerpo Sano, Cultura, Noticias, Opinión, Salud, Sociedad

Baja California Sur, especialmente La Paz y Los Cabos, son ya noticias internacionales en materia de alteraciones de la nutrición, la alimentación y la distorsión de la masa corporal. La obesidad o la gordura, pues.

Uno tiene que arriesgarse: es muy difícil escribir sobre este tema sin herir susceptibilidades, e incluso, sin rasguñar los derechos humanos de los afectados por el sobrepeso, la obesidad o la apariencia adiposa, o tal vez el sufrimiento de las familias y los seres queridos de quienes padecen de esa gordura que se ha convertido en un grave problema de salud pública.

Este flagelo, de la acumulación anormal o excesiva de grasa, es perjudicial para la salud y es importante entender que la Organización Mundial de la Salud diferencia estas dos características mediante la medición del índice de masa corporal (IMC), que es la relación entre el peso y la talla que se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos entre el cuadrado de su talla en metros.

Por ejemplo, si usted mide 1.60 metros y pesa 80 kilos, al dividir 80 entre 1.60 al cuadrado le dará un factor de 31 y para la OMS el sobrepeso es cuando usted tiene un IMC igual o superior a 25 y padece obesidad si ese IMC es superior a 30 como en este ejemplo que ponemos. En el caso de los niños y jóvenes es un poco más difícil establecer los índices de sobrepeso y obesidad.

El hecho es que México padece un grave problema de obesidad, de la que han fallecido 2 millones de personas en diez años. El INEGI tiene información contundente al respecto, que nos coloca en uno de los más altos niveles del mundo, a grado tal, que la tercera parte de nuestra población sufre de esta situación que afecta dramáticamente a los niños en niveles nunca vistos y eso doloroso para los padres de familia, para los hermanos y para las propias creaturas.

No sólo es un asunto de nutrición distorsionada, sino que está vinculado al tipo de componentes que le agregan a la alimentación del ganado vacuno, aviar, porcino y, ya a estas alturas, las propias granjas camaronícolas y piscícolas causan también un efecto que agrava el que generaron las cifras de consumo de bebidas embotelladas y de la llamada comida chatarra.

Está clarísimo que no son los niños los culpables o responsables de esa ingesta deletérea, que tantos traumas les ocasiona, sino que somos los padres y las autoridades al permitir que se expendan productos que generan sobrepeso, obesidad y hábitos prácticamente adictivos, como sucede con las bebidas alcohólicas que consumimos los adultos y que nos tienen en una situación preocupante, a tal nivel, que tenemos el primero o segundo lugar ya en obesidad de adultos en el mundo y, lo más preocupante, es tener el primero en obesidad infantil, incluso, México llega a estar por encima de USA en consumo de refrescos con cifras superiores a los 5 mil millones de litros al año.

Por si fuera poco, este año se redujo el presupuesto para el control del sobrepeso, la obesidad y la diabetes. No podemos callar. La obesidad genera diabetes, hipertensión y todo tipo de enfermedades cardiovasculares, ocasiona problemas laborales y una baja autoestima y depresión entre sus víctimas o en las parejas de las diversas edades. No olvide esto por favor: el niño obeso, tiene 80 % de probabilidades de serlo en la edad adulta. Pida ayuda.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Acerca del Autor

Ramón Ojeda Mestre

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.