• informe
  • werr
  • wer
  • weeee

Temas femeninos: VAGINISMO

Escrito por Nínfulas en Martes, 11 Diciembre 2018. Publicado en Cultura, Sexualidad, Sexualidad Femenina., Temas Femeninos

¿Qué es el vaginismo?

 

Se trata de una disfunción sexual que consiste en una contracción involuntaria de los músculos de la vagina, del tercio inferior de la vagina, frente al intento de penetración vaginal. Se dice que esta respuesta se refleja cuando la mujer está en un encuentro sexual, aunque también puede ocurrir frente a una revisión médica o ante cualquier intento de introducir algo al área genital.

 
Muchos de los síntomas que puede padecer una mujer con vaginismo, son: frustración, depresión, ansiedad, culpa e incluso puede empezar a retraerse y alejarse de la propia pareja a causa de esta problemática.

Aunque no lo crean, se dice que la mayoría de las causas del vaginismo son psíquicas. ​ La falta de información sexual o falta de comunicación, que conducen al miedo o temor; experiencias traumáticas, miedo al embarazo, temor a contraer enfermedades de transmisión sexual, experiencias dolorosas en la visita al ginecólogo, abusos sexuales, etc.

Algunas causas físicas puedes ser:

-Himen rígido.

-Endometriosis.

-Tumores pélvicos.

-Estenosis de la vagina.

-Hemorroides.

-Inflamación de la pelvis.

-Carúnculas uretrales.

 

¿Qué tratamientos se pueden utilizar?

A pesar de que el tratamiento necesario para acabar con el problema dependerá tanto de su origen, como de las características de cada mujer, se debe actuar a varios niveles, tanto psicológicos, físicos o eróticos, como de pareja.

Se pueden llevar a cabo técnicas de relajación, ejercicios de Kegel, trabajo de pensamientos asociados al dolor y la penetración, educación sexual sobre el cuerpo, la desgenitalización de las relaciones y el uso de dilatadores progresivos para la desensibilización a la penetración.

 

¿Cómo se puede superar este problema en pareja?

Definitivamente este problema tiene una repercusión negativa en la dinámica de la relación, pues imposibilita la ejecución de determinadas prácticas sexuales que se consideran habituales o por la inviabilidad de ser padres de forma natural. A estas dos consecuencias, se suma el desgaste que la situación puede suponer para ambas personas, tanto de forma individual como en conjunto.

Es importante tomar en cuenta que la forma de reaccionar de la pareja es fundamental. Si presiona, exige o intenta forzar, el problema se puede agravar. Para superar este problema es necesario que haya comprensión y paciencia por parte de la pareja. También es indispensable no eludir el trastorno.

 

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.