• informe
  • werr
  • wer
  • weeee

Temas femeninos: MUEVE TU ENERGÍA SEXUAL, CON UN MASAJE DE PECHO

Escrito por Nínfulas en Lunes, 07 Septiembre 2015. Publicado en Sexualidad, Sexualidad Femenina.

 

Nuestro cuerpo es un sinfín de conocimientos y secretos; ni la misma ciencia ha podido llegar a conocerlo completamente; es bello y misterioso, conectado totalmente... por eso y mucho más, es que debemos cuidarlo y consentirlo. Una de las formas de consentirlo es estimular su propia energía, sobre todo esa parte que es importante para las relaciones de pareja: la energía sexual;  esto te ayudará a lograr revitalizar todos tus órganos internos, células, y como resultado tendrás un bienestar emocional y espiritual.

En este artículo te recomendamos un cuidado especial para el cuerpo femenino, un masaje de pecho; hablamos de una práctica sexual taotista, que en conjunto con la medicina tradicional china, promueven la salud sexual femenina, aumentando y expandiendo el chi —energía de vida— en el cuerpo, manteniendo el balance entre las energías masculinas (yang) y femeninas (yin), lo que te ayudará a mantener una buena salud, longevidad y felicidad.

Los senos están formados por tejidos glandulares y tejidos de soporte (estromales) y su función principal es la de producir leche para la lactancia, pero también forman una parte importante de la anatomía sexual femenina como también lo es la vagina, los ovarios y el útero.

Para realizar este masaje lo primera etapa que debes hacer es la dispersión, busca un lugar donde te sientas relajada, debes de sentarte con las piernas cruzadas de tal forma que uno de tus talones quede a la altura de tu clítoris y ejerza un poco de presión sobre el mismo; Si te es difícil flexionar tus piernas, entonces siéntate en una silla y coloca un objeto redondo cercano a la abertura vaginal, como lo puede ser una pelota de tenis, el objeto de esto es dispersar la energía sexual masajeando los senos con movimientos circulares de adentro hacia afuera, con el fin de lograr un efecto sedante sobre ellos para ayudar a prevenir la formación de nódulos.

El segundo paso es frotar tus manos entre sí para producir calor y colocarlas suavemente sobre tus senos por unos segundos mientras sientes la energía que se crea allí.

Ahora coloca ambas manos - con los pulgares apuntando hacia tu cabeza - a la altura del plexo solar (un poco más abajo del centro de tu pecho). Desde allí, comienza a subir tus palmas hacia arriba mientras envuelven tus pechos por dentro, para luego dibujar un movimiento circular hacia fuera de ellos y regresar al punto de inicio (plexo solar).

Realiza este movimiento con suavidad y ejerciendo una presión muy ligera y relajante sobre tus senos hasta un total de 36 veces. También pueden realizarlo durante 72 veces.

Evita tocar los pezones, pues son muy sensibles.

Las segunda etapa del masaje consiste en hacer movimientos circulares de afuera hacia adentro, esto tiene un efecto tonificante y estimulante.

Posteriormente adopta la misma postura que la etapa anterior, tocando tu clítoris con el talón, y frota tus manos para producir calor, después coloca tus manos sobre tus senos para transmitir esta energía.

Ubica ambas manos sobre tu esternón (área central de tu cuerpo, más arriba de tus senos); desde allí, baja por el centro de tu pecho y luego realiza movimientos circulares envolviendo tus senos de afuera hacia dentro. Repite hasta un total de 36 o 72 veces y evita tocar los pezones.

Se recomienda realizar este ejercicio temprano en la mañana o a última hora de la tarde, esto te ayudará a despejar las vías energéticas y sanguíneas de nódulos y quistes, previniendo el desarrollo de células cancerígenas.

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.