• werr
  • dddd
  • werr
  • qqttg

Crisol Internacional: “Boko Haram- La violencia no descansa”

Escrito por Andrea König Fleischer en Viernes, 08 Junio 2018. Publicado en Cultura, Sociedad

Siempre habrá personas que prefieren taparse los oídos, cerrar los ojos y especialmente  callar la boca, al estilo de los Tres Sabios Monos Orientales, para aparentar no enterarse de alguna noticia sombría, trágica o triste.  Otros, impactados por los medios de comunicación masiva,  persiguen el morbo, la exageración y  el sufrimiento ajeno. Resulta difícil predecir cómo vamos a reaccionar ante alguna noticia trágica: tal vez nos deje sin cuidado mientras que no nos afecte directamente, o quizá, abrumados por la vida cotidiana y sus vaivenes, no le demos cabal atención y ni siquiera una reflexión. Pero tal vez, dependiendo de nuestra formación y experiencias entremos en una especie de shock, consternación e indignación  y hasta de un cierto sentimiento de impotencia  al no poder hacer nada…olvidando que, quizás podemos hacer algo y mucho al informarnos, involucrarnos intelectualmente y organizarnos como individuos y ciudadanos emancipados al sumar nuestro interés a la conciencia y solidaridad internacional. De estudiantes muchos de nosotros anduvimos de activistas luchando por más justicia e igualdad, defendiendo los derechos humanos y nuestra propia libertad de expresión. De profesionistas seguimos por muchos senderos, enfrentando múltiples bifurcaciones para elegir el camino correcto, basándonos en nuestros principios y valores, “sentando cabeza” y ya en la edad madura, reflexionamos sobre las experiencias, resbalones y moretones que nos ha dado la vida misma. Este ejercicio mental nos da la oportunidad de desarrollar un espíritu más  crítico y de honesta preocupación sobre las noticias internacionales realmente alarmantes que están ocurriendo actualmente en el Oeste de África, en Nigeria. Ahí las  atroces acciones de los rebeldes islamistas, llamados Boko Haram (“La educación no islámica es pecado”) han sembrado terror y extremada violencia desde ya casi tres años entre esa población, colocando bombas en iglesias, escuelas y camiones, asesinando personas y aterrorizando a una nación entera. Este grupo rebelde considera al gobierno nigeriano como corrupto e infiel al Islamismo y específicamente a sus leyes extremistas del Sharia*. Recordemos primero el asalto  al edificio de las Naciones Unidas en su ciudad capital Abuja en 2011, dejando un saldo de 23 muertes y  76 heridos.  Sin embargo, salvo este ataque suicida Boko Haram, opera de un modo diferente a otras organizaciones terroristas como Al Quaeda o Shabah, agrediendo cotidiana y localmente  y no internacionalmente, buscando la desestabilización política, la revuelta y el derrocamiento del actual gobierno. Estos actos violentos han estallado en múltiples ocasiones durante los últimos tres años, particularmente durante fechas relevantes en el calendario cristiano, como la Navidad, el Año Nuevo y en este preciso momento durante la Semana Santa, asaltando casas, camiones de pasajeros, negocios y  al escribir estas líneas, secuestrando a más de 120 niñas en una escuela. Los rebeldes también asaltan bancos con el motivo de conseguir más dinero para  comprar más armas, sin perdonar escuelas, mercados públicos e iglesias,  robando medicinas y particularmente vacunas, dejando saldos trágicos de casi 200 víctimas durante los últimos 7 días. Esto está pasando delante de nuestros ojos y conciencias y está causando una situación al borde de una nueva crisis humanitaria internacional y en lo que va del año, casi mil muertes según las estadísticas de las organizaciones especializadas encargadas de la ayuda humanitaria y de la defensa de los derechos humanos. Estos recientes hechos violentos han conmovido a la comunidad internacional, a sus líderes, sus habitantes y sobre todo, a nuestros sentimientos, provocando una solidaridad incondicional con la población de este país africano que ubicado lejos, a más de 10 000 km de distancia de México y de Sudcalifornia, está o debe estar cerca de cualquier alma sensible. Nigeria en cuanto a su población es el séptimo país más grande del mundo. Está religiosamente dividido con un norte musulmán y un sur cristiano. Nigeria al igual que México es un país  culturalmente muy interesante y diverso con más de 500 lenguas nativas. Es como otros países africanos una ex-colonia británica con una frágil independencia de apenas un poco más de medio siglo. Es desde los años sesentas exportador de petróleo y aunque tiene expectativas de crecimiento económico favorable y está además  muy reconocido en el ámbito deportivo por su  competitiva selección de fútbol que cuenta con la Liga Premier y algunos atletas olímpicos.

Ahora bien, en respuesta a los incontables actos de violencia el gobierno nigeriano ha implementado medidas actuales drásticas, como por ejemplo: prohibir el uso de las motocicletas en las regiones del norte para evitar atentados, interrumpir actos y los medios masivos de comunicación por motivos de seguridad nacional y ha buscado constantemente un diálogo de paz con el grupo radical armado. Sin embargo, hasta la fecha, las formas convencionales para la resolución del conflicto interno como el dialogo o la negociación han fallado. Serán los mismos gobernantes junto con la ciudadanía organizada y tal vez  con la intervención de otras instancias y agencias internacionales, sí así los desea  la República nigeriana, los agentes para poder hacer válida su estabilidad social y poder vivir con  lo estipulado en la Carta de las Naciones Unidas (1945),  guiándose con las normas del Derecho Internacional y la aplicación habitual de la misma Declaración de los Derechos Humanos Universales (1948), enfrentando diariamente la ardua tarea de buscar otros medios para darle un final a los numerosos actos sanguinarios. Estos otros medios pueden ser la mediación a través de Terceros y la reconciliación nacional motivada por la “injerencia humanitaria” en esta parte de África. Por ello, en este espiral ascendente de violencia una parte de la población civil ha tomado sus propias decisiones al huir de las zonas bajo amenazas y buscar refugio en los países vecinos, asumiendo todos los riesgos y  sacrificios que implica el éxodo de sus tierras para simplemente salvar sus vidas e iniciar una nueva vida como refugiados. Otra manera de protesta ha sido la movilización ciudadana a través de las redes sociales, buscando y creando conciencia y solidaridad colectiva internacional con acciones cibernéticas como hashtag #BornoMassacre, creado después del reciente ataque sanguinario en la ciudad de Borno al Noroeste nigeriano.  Ahora bien, probablemente varios de nosotros hemos vistos durante la última década  películas sobre conflictos políticos y catástrofes humanas similares como: “Lagrimas de Sol”, “Más allá de las fronteras”, “Hotel Ruanda”, “La Interpreté” o más recientemente, “Diamante de Sangre”,” y quizás también la extraordinaria producción canadiense “Rebelde” (“War Witch”), galardonada con el “Oso de Plata en el Festival Internacional de Cine de Berlín”, cintas que impactándonos sólo superficialmente con las actuaciones dramáticas en unos escenarios muy lejanos de México y más aún bajo el glamour hollywoodense que  por lo general nos acostumbra a finales felices; quedamos pensativos, afligidos y un poco más sensibles acerca del tema de la violencia social, racial y especialmente religiosa que tristemente está viva, palpitante y aunque en un sitio remoto geográficamente, realmente a la vuelta de la esquina en otra forma y dimensión con lo que ocurre cotidianamente en ciertas áreas de nuestro querido y muy lastimado México y de la cual TODOS debemos tomar conciencia y una actitud  menos pasiva y de indiferencia para forjarnos un futuro más seguro y quizás algún día logremos, que “la violencia se tome más que un descanso” y nos deje vivir en verdadera  PAZ.

 

P.S.  * Sobre las leyes de Sharía:http://www.arabespanol.org/islam/fiqh/prohibidoensharia.htm

Cronología sobre el origen y los ataques de Boko Haramhttp://www.nairaland.com/694559/origin-boko-haram http://www.usip.org/sites/default/files/SR308.pdf  Resolución de conflictos internacionales:http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/7/3069/11.pd

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.