• werr
  • dddd
  • werr
  • qqttg

Cultura empresarial: PROBLEMAS ATRACTIVOS

Escrito por Jorge Alberto Vale Sánchez en Sábado, 05 Mayo 2018. Publicado en Cultura Empresarial, Cultura Empresarial, Desarrollo humano, Desarrollo organizacional

Todos en algún momento de nuestra vida hemos sentido que ocupamos demasiado tiempo en observar nuestros problemas y poco en encontrarles soluciones. ¿Le ha ocurrido alguna vez al lector sentir que ha perdido rumbo en el alcance de su misión, ya sea personal,  familiar u organizacional debido a algún distractor? Por ejemplo, al analizar nuestra convivencia con un hijo adolescente que reclama atención, cuando en lugar de buscar cómo brindarle mayor comprensión, tiempo y cariño —es decir estar con él, aprender con él y crecer junto con él—, nos involucramos en buscar las razones por las cuales actúa de determinada forma, o investigar si atraviesa por problemas de aprendizaje, personalidad, conducta, drogas, etcétera, provocando un mayor distanciamiento. Es como dirigir la mayor  parte de nuestra atención —si no es que toda— a los problemas, en lugar de buscar la solución que nos lleve a lograr el objetivo planteado.

            Y es que  poner nuestra atención en algo que queremos evitar nos lleva precisamente a involucrarnos en ello. Es como cuando aprendemos a manejar de noche  nuestro automóvil en carretera y por temor de ser “encandilados” por las luces altas de los autos que encontramos, fijamos precisamente nuestra vista en dichas luces. Por supuesto que ya como conductores experimentados aprendemos a no distraernos, concentrando toda nuestra atención en el carril que nos corresponde para llegar al destino deseado. Es decir, aprendemos a no enfocarnos o poner atención en lo que queremos evitar, poniendo en cambio toda nuestra atención sobre el camino que queremos seguir.

            Tratar de no poner atención en algo, esto es, evitar enfocarnos en ello es resultado de poner todo nuestro enfoque y atención precisamente en esa dirección. La única forma real en que podemos cambiar la atención sobre algo que queremos evitar es precisamente orientándola hacia lo que queremos hacer o lograr. Es decir, tener claro hacia dónde se encuentra dirigida nuestra atención es lo verdaderamente importante y de lo anterior se deja ver la relevancia de dirigir nuestra atención no a lo que queremos evitar sino, por lo contrario, a lo que queremos realizar. Si dirigimos nuestra atención a evitar errores, estaremos logrando más de ellos. Si deseamos minimizar errores, debemos entonces enfocarnos sobre lo que queremos hacer con calidad y éxito, no en lo que no queremos hacer. Orientemos siempre nuestra atención hacia donde deseamos ir o hacia lo que queremos hace o crear, en lugar de atender lo que deseamos evitar. Cuidemos enfocar toda nuestra atención en una dirección realmente efectiva hacia nuestra misión: hacia el lado del camino que nos lleva al destino deseado. Enfoquemos nuestra atención hacia donde queremos llevar nuestra vida, familia u organización. No en los problemas, sí en las soluciones.

 

Acerca del Autor

Jorge Alberto Vale Sánchez

sqeee

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.