• werr
  • dddd
  • werr
  • werr
  • qqttg

Cultura empresarial: ¿VER PARA CREER?

Escrito por Jorge Alberto Vale Sánchez en Sábado, 14 Abril 2018. Publicado en Cultura Empresarial, Cultura Empresarial, Desarrollo humano, Desarrollo organizacional

Un viejo dicho popular reza: ver para creer, haciéndonos sentir la importancia de brindar nuestra confianza sólo ante aquellos hechos y acciones que resultan consumados. En ese sentido, es evidente que durante las últimas tres décadas se ha verificado una notable pérdida de confianza en las instituciones públicas, debido a la puesta en práctica de los nuevos paradigmas sociales generados por la apertura y globalización de los mercados, pero sobre todo por las nuevas tecnologías, que permiten el manejo de información en grandes volúmenes y en forma expedita como es el caso de la red internet y las redes sociales. Ello, aunado a la insatisfacción de nuestras expectativas colectivas  respecto del quehacer cotidiano y los resultados productivos de dichas instituciones.

Lo cierto es que el mismo dicho nos da una posible solución para recuperar credibilidad: realizar acciones coherentes con nuestra misión institucional y con las expectativas de los beneficiarios de la misma, asegurándonos que estos sean partícipes de los logros y que losvean.

Sin embargo, en la práctica, para lograr resultados en los servicios públicos de forma visible, es necesario que quienes hacen posibles dichos resultados con su trabajo crean en lo que hay que hacer antes de verlo; esto es, que en términos reales también es importante aceptar el  dicho contrario: creer para ver. La importancia de creer en un proyecto para poder obtener logros, esto es ver dichos resultados, es fundamental en todo proceso de construcción y ello ocurre porque se tiende a ver o lograr precisamente aquello en lo que se cree; esto es, lo que forma parte de nuestro paradigma.

Si nos preparamos para asistir a una reunión del consejo de administración creyendo de antemano que será una reunión difícil, sin resultados y con una pérdida de tiempo, es prácticamente seguro que encontraremos en la reunión caras largas, hostilidad, grupos que cuchichean poniéndose de acuerdo para estar en contra de nuestros puntos de vista, así como un alto índice de agresividad en los participantes. Es decir, buscaremos y encontraremos razones para justificar nuestra creencia de que será una mala reunión. Y es que nuestra mente busca siempre la manera de no equivocarse, por lo cual si partimos de un mal paradigma y no cambiamos nuestra actitud, no tendremos una reunión buena y satisfactoria.

Por el contrario, si nos preparamos para una buena reunión de trabajo y tenemos una actitud positiva, reconociendo nuestras creencias y puntos de vista sobre la agenda a tratar, encontraremos coincidencias con los participantes de dicha reunión y notaremos grupos deseosos de construir soluciones al igual que nosotros,  avanzando en los temas agendados de forma productiva. Nuestra experiencia en la reunión de trabajo depende en buena medida de las expectativas que tengamos sobre ella.

Es común que en reuniones entre un sindicato y la representación institucional se inicien los trabajos partiendo de una base de desconfianza y en cierto sentido de enfrentamiento, pues en algunas ocasiones la parte sindical parte del paradigma: los directivos buscan hacernos trabajar más, pagándonos lo menos posible,  y por otro lado la representación institucional pareciera partir de un paradigma centrado en: el sindicato busca obtener un pago mayor realizando un menor trabajo. Estas creencias, de entrada antagónicas, harán difícil reconocer puntos de acuerdo favorables para la conciliación. Sin embargo, las relaciones entre sindicatos e instituciones han mostrado avances muy importantes en las instituciones del país, que evidencian la importancia de dejar atrás posiciones contrarias, logrando cambiar el viejo paradigma: estos vs. aquellos y cambiarlo por uno más favorable y productivo: somos todos nosotros. Con la creencia de este último paradigma, la reunión entre sindicato y administración puede partir de la creencia común en la pregunta:¿cómo podemos trabajar conjuntamente de tal forma que ayudemos a que nuestra institución pública asegure un futuro mejor para todos nosotros? Es solamente cuestión de creer para poder construir y después ver.

Acerca del Autor

Jorge Alberto Vale Sánchez

sqeee

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.