• werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

Escrito por Salvador Castro Iglesias en Viernes, 16 Agosto 2013. Publicado en Sociales

Cada día que me levanto por la mañana, lo primero que hago es preparar mi religiosa taza de café y de ahí paso a encender mi computadora para leer primero las noticias más relevantes del acontecer de mi Estado y de México.

            Uno a uno voy leyendo los diarios electrónicos enterándome que en Michoacán ya le dieron matarile a algunos Policía Federales, que si el Gobernador Granier está muy contento con todo el dinero que se robó de las arcas del Estado, que un Juez pretende devolverle al pillo del hermano de Carlos Salinas de Gortari todo el dineral que misteriosamente acumuló durante ese fatídico sexenio, que si las famosas y tan cacareadas demandas interpuestas por las administraciones Municipales actuales en BCS contra los ex ediles del pasado siguen durmiendo el sueño de los justos, etc.

            Todo lo anterior amén de lo que leo y veo también en las famosas redes sociales, montones de posts escritos con una falta total de respeto por el idioma y las buenas costumbres, fotos de chicas con poca ropa y muy poca vergüenza, jóvenes haciendo alarde de su falta de educación insultando con palabras burdas y corrientes a otros jóvenes, políticos haciendo campaña tratando de convencer a los demás de lo buenos, santos, eficientes y honestos que serán algún día si es que los favorece el voto.

            Muchas malas noticias, por supuesto que también veo que entre todo ese montón de basura, existen personas que tratan de alegrarnos el día con noticias, comentarios y pensamientos positivos.

            Siempre he considerado que la comunicación puede ser utilizada para enviar mensajes de diferente forma y sin entrar en debates o cátedras ñoñas sobre si son correctas o no tales formas, creo que la humanidad está dejando de lado, algo que se llama buenas noticias.

           No dudo que en efecto estemos pasando por situaciones graves, difíciles y dolorosas en nuestro país, que sea cierto que a la gente los descabezan, desmiembran, los roban, asaltan y secuestran; ni que la gran mayoría de los políticos y funcionarios públicos abusen del poder para enriquecerse a nuestras costillas y que brille por todo lo alto algo llamado impunidad.

            ¿pero qué pasaría si de repente comenzamos a enviar mensajes alentadores, a predicar con el ejemplo, a creer que no todo está perdido?, darle entrada a las buenas noticias para que en algún momento de nuestra vida las cosas comiencen a cambiar y podamos vernos ante el espejo como un pueblo que a pesar de las adversidades cambió su rostro.

            No pretendo de ninguna manera olvidar ni esconder esa miseria humana que nos está llevando hacia abajo como pueblo, duele en verdad saber todo lo malo que nos pasa y no poder terminar con ello de un buena vez, pero si al menos creer que si cada uno de nosotros hacemos algo positivo, propositivo y accionamos hacia arriba como sociedad, buscando soluciones en lugar de seguir viviendo de las glorias pasadas y las miserias presentes podemos entonces salir adelante.

            En el momento mismo en que las sociedades toman la decisión de hacerle frente a las adversidades los cambios se ven y se siente, la solidaridad de este pueblo Mexicano de sobrado está comprobada, y si eso lo hiciéramos para decir basta a las malas noticias, entonces creo que el cambio se daría a su tiempo.

            También hay buenas noticias, tenemos campeones en muchas ramas del deporte, científicos que día a día nos demuestran su valía, funcionarios públicos que a pesar de ganar muy poco, se comprometen con su trabajo con honestidad e integridad, mujeres que salen a la calle a darlo todo con una sonrisa, jóvenes que buscan un cambio en el orden de las cosas y solo piden una oportunidad para aportar su esfuerzo.

            Claro que hay buenas noticias, todos los días, en cada lugar de nuestro México, solo tendríamos que cambiar de actitud para poder verlas y valorarlas. No podemos seguir permitiendo que nuestros hijos e hijas sigan llenando sus mentes con tanta basura que definitivamente no les serán de utilidad, los medios masivos de comunicación tenemos el gran compromiso de cambiar la forma y el fondo de los mensajes que les enviamos para así poder darles la oportunidad de pensar y actuar con claridad. Debemos impedir que esta sociedad que solo piensa en el consumo de lo material cambie para crear hombres y mujeres pensantes, humildes, creativos, honestos, trabajadores y con un profundo sentimiento de amor hacia su prójimo.

En fin amigos, aunque se lea idílico yo sí creo en las buenas noticias como un medio para ser mejores y salir de esta miseria cultural, social, económica y política que nos tiene sumidos en la ignominia como País.

… Nos leemos mas adelante

Acerca del Autor

Salvador Castro Iglesias

Salvador Castro Iglesias es escritor y conferencista. Fue Catedrático en la Universidad Internacional de La Paz en Relaciones Públicas y Director de Extensión Universitaria en la misma Institución.

 

Director Comercial para AP Publicidad de 1987 a 1990

 

Articulista para revista Análisis desde el año 2000

 

Articulista para revista Ejecutivos desde el año 2010

 

Director y copropietario del semanario la Palabra

 

Articulista en el sitio de Internet sudcalifornios.com

 

Blogero en lapalabrabcs.blogspot.mx

 

Director de TV Azteca en Baja California Sur de 2003 a 2007

 

Escritor y autor del cuento clásico infantil “los Hongos Rojos”

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.