• qeeq1
  • qqqgg
  • qqttg

Mitos, cuentos y leyendas sudcalifornias: TAMBIÉN EN LA BAJA

Escrito por Aldo Ignacio Romero Arce (Aldo Santoro) en Miércoles, 23 Agosto 2017. Publicado en Anécdota, Cuento, Historias de Vida., Mitos, Cuentos y Leyendas sudcalifornias.

Don chino ya estaba harto de criar y cuidar chivas, desde el último puma que les estaba comiendo su rebaño en San Roque. Don chino ROMERO, cansado de esta situación y como última opción, decide trasladar sus últimas seis chivas y tres becerros que le quedaban a un rancho que tenía a unos 10 km del poblado de Bahía Asunción B.C.S.

Todo era normal esos días del año de 1996, don Chino tenía la seguridad de dejar su rancho y venir a dormir con su familia al pueblo, por las mañanas regresar a darles comida a los animales que le quedaban, eso era lo cotidiano. Una mañana como rutina regresa a su rancho, pero cuál sería su sorpresa, su seguridad desapareció al ver la escena.

Su pequeño rebaño de seis chivas había sido acribillado como en una escena de película de terror, una chiva todavía se movía, don Chino no lo podía creer, el miedo lo recorrió al ver los cuerpos de sus chivas sin vida.

Pronto avisó a su familia del suceso, todo el pueblo de Asunción se enteró inmediatamente de la primicia. El mito tuvo su origen en la isla de Puerto Rico. Esta vez no solo ocurría en Estados Unidos, ni en Puerto Rico, menos en Sudamérica, esta vez había ocurrido en este remontado lugar de la Baja California Sur, en México.

“El arroyo de la chiva” como le llamaban los lugareños a la zona, fue el escenario donde don Chino, dentro de su corral, encontró muerta sus chivas. Por qué el rancho de don Chino, se preguntaba la gente al ver la matanza. "Esta vez no fue un puma" aseguraba el ranchero, "el ataque no se parecía para nada al de un puma,  pues este no le hace dos huecos en el cuello  ni les chupa la sangre” otro animal no deja vivo a tres becerros y mata a las puras chivas estando en el mismo corral…

Una chiva en su pata tenía una garra como quemadura en la piel marcada, pero ni una tenía una gota de sangre. Rápidamente se supone un presunto culpable que ya había dado de que hablar en otro lugares del mundo y México el mismo día.

Casi  nadie supo del suceso ocurrido en aquel año debido a la comunicación que era muy difícil para aquellos pueblos; esto ocurrió en medio de un arroyo cerca del poblado de Bahia Asunción donde don Chino Romero tenía su rancho .

Dos fracasos de chiveros calmaron las ambiciones de don Chino, primero un puma, el segundo solo está la prueba de que fue el supuesto "chupacabras”, hasta la fecha nunca ha vuelto a ocurrir un ataque similar en la zona. Distracción o no, por qué en el remoto rancho de don Chino y sus seis chivas, por qué no en la sierra donde rebozan de grandes rebaños; cortinas de humo o no, el hecho es que existió la prueba para don Chino, solo fueron seis chivas muertas porque en realidad nunca lo vimos físicamente pero si  el rastro que dejó en su rebaño…

Esto fue lo que contó Don chino Romero, como es conocido el ranchero en su pueblo de BAHIA ASUNCIÓN, BAJA CALIFORNIA SUR, donde sucedieron los hechos…

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.